Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La noche en que una galerna sopló en el palacio

La noche en que una galerna sopló en el palacio

Escrito por: José Luis Llorente Gento28 abril, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En un partido memorable, épico, con el sello más profundo de la casta exclusiva que impone el sello madridista, el Real Madrid, ahora ya sin Tavares, consiguió una victoria que añade otro episodio en la brillante historia del equipo de Laso.

Si usted considera que he optado por la hipérbole en la presentación, deseche la idea. Aún alterado por la gesta, mantengo la cabeza fría, como si todavía fuera un protagonista en la cancha. Escribo apenas concluido el partido con las pulsaciones de la emoción disparadas por el sobresalto a causa de una reacción imposible; también, por la continua lucha durante cuarenta minutos a pesar de que durante treinta y nueve minutos el partido le fue adverso. Un 17-0 de parcial último ante el Efes —señalado de forma unánime como el mejor de Europa en estos momentos— que recuerda a las grandes remontadas de Nadal. Creo que hoy todo el mundo en España entiende la grandeza de esta comparación. ¡Pues el Madrid estuvo a la altura de este madridista insigne!

La fe de Llull movió montañas de emociones entre sus compañeros que desarrollaban un denodado y desacertado esfuerzo. Con el menorquín al mando de la revolución, la confianza apareció por fin. Y fue una lástima que no hubiera público, quizás una suerte, porque el Palacio, de tanto retumbar, se habría venido abajo.

Rudy

El Madrid jugó un partido defensivo muy serio. Con defensas alternativas, conseguía que el ataque del Anadolu no fluyera de forma continua, sino a rachas, a empellones.

Sin embargo, el ataque madridista se atascaba aún más que el turco, sin ritmo, escaso de tino. La defensa rival se espesaba y el aro se convertía para los madridistas en el ojo de una aguja.

El monumental esfuerzo para no perder la estela del talentoso grupo otomano apenas daba frutos, pues si la diferencia no crecía de forma irremediable, oscilaba siempre más allá de los diez puntos. Nuestro equipo se acercaba a esta frontera con tanta desesperación como con facilidad los Micic, Beaubois y compañía se alejaban de nuevo. Laso probaba quintetos, pero no conseguía cuadrar lo que buscaba.

La dinámica del partido era tan regular como las mareas del Cantábrico, donde la furia de la galerna se levanta de forma súbita e incontenible. Pasado el minuto 35, cuando ya nadie esperaba nada más que una derrota apenas honrosa por el brío incesante, la galerna se desató.

Llegaron triples de forma tormentosa, desenfrenada, cinco casi consecutivos, más de uno por minuto. Primero Llull, que levantó la primera brisa. Pero, en seguida, Abalde, otra vez Llull, Thompkins y, por fin, Rudy. El fino esgrimista fue la pieza que le faltaba a Laso para completar una formación que carburaba. Llegó Rudy y el equipo se ajustó como un proyectil. Rápido, poderoso, imbatible. Un parcial milagroso para otros —¡por favor, señores, estamos hablando del Real Madrid de Laso! — de 19-2 que consiguió culminar la remontada, y, sobre todos, que volviéramos a soñar. Una vez más, gracias, señores.

 

Fotografías: Imago.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Escritor. Conferenciante. Columnista. Exjugador del Real Madrid y la Selección Española de Baloncesto. Se pasa la vida remontando.

11 comentarios en: La noche en que una galerna sopló en el palacio

  1. Confieso que estuve a punto de dejar de verlo en el segundo cuarto: estaba siendo una humillación y no había visos de que eso pudiese cambiar. El final fue una auténtica gozada.
    Dicho esto, y teniendo en cuenta el enorme mérito de este equipo cuyo quinteto inicial a comienzos de temporada (Campazzo, Escolta, Deck, Randolph y Tavares) no tenía presencia hoy, en el partido más importante del año, la plantilla necesita una profunda renovación.

    1. Si pierdes porque el rival es mejor y tu estás luchando a muerte, nunca puede ser una humillación. La entrega es lo que marca la línea,
      lo otro es resultadismo puro

  2. Soy "hombre" , lo de "hombre" es quizás un poco excesivo en mi caso, jeje je, de baloncesto aún más que de fútbol. A los hechos me remito. Ayer vi el partido de baloncesto y solo los 20 minutos finales de los Benzema y compañía. También es verdad que , en mi fuero interno, estaba presente de manera clara una sensación de que íbamos a ganar el encuentro contra el Efes, pero no así contra el Chelsea. En cualquier caso, tengo claro, tal como vengo comentando desde hace días, que tanto en fútbol como en baloncesto , quedaremos eliminados dentro de no mucho. Eso sí, creo que dignamente. Fijaos si lo tengo claro, ojalá me equivoque, que me parece todavía más imposible la clasificación del equipo de fútbol. Ya vimos lo "fuertes" que están los "blues". Son casi tan buenos como los nuestros, técnicamente; pero superiores, bastante superiores, en el aspecto físico. Volviendo al deporte de la canasta, el baloncesto madridista me ha hecho disfrutar mucho . Ayer, también. Frente a un equipo superior, sobre todo si no podemos jugar con Tavares, Randolph, Campazzo, Deck...Pero es que ,con Laso y sus colaboradores, llevamos una década con unos jugadores entregados a su profesión. Tienen el orgullo muy bien colocado. A uno, un tanto resabiado por la vida, estos tíos le emocionan porque transmiten verdad. Porque , pese a ser una y otra vez, puteados por los "àrbitres", siguen "erre que erre" porfiando en la victoria. Que el Efes nos deje sin FF no hay que vivirlo como un drama, Al contrario, ante el mejor equipo del continente, han demostrado categoría superior. Si les eliminan, tendrán más tiempo para prepararse cara al final de liga. Ese ha de ser el objetivo principal. Hay equipo para conseguirla. Tavares. Poirier, Tyus, Vukčević y Thompkins más el resto de baterías. En las buenas y en las malas, siempre Real Madrid.

    ¡ Ah. se me olvidaba !. Ya puestos, me gustaría poder retener 3 añitos más a Garuba y Vukčević . El summum y un sueño húmedo es que Micic luzca de blanco excelente.

    1. Micic ya se ha comprometido con Oklahoma para la próxima temporada.
      Y el base elegido y ya comprometido con el Madrid, Henry ahora en baskonia, puede hacer un "deck" e irse ya a Minnesota.
      Toca buscar para elevar el nivel, mientras tanto a competir con lo que haya. Jugarán mejor, nos podrán ganar, pero nunca serán mejores. El Madrid no cae menos que los demás, pero es el único que siempre se ha levantado

      1. Sabía que Micic se va al NBA. Al parecer se irá irá en loor de multitudes. habiendo ganado la Euroliga. Pero, que se tire un par de añitos allí y cuando vuelva...puix, eso. ¡ Vente pa Madrid !.

        Sobre Henry, gran jugador aunque inferior, en mi opinión, a Doncic, Micic, Larkin y Campazzo, no lo veo, caso de irse, más de un año en la NBA. Considero que no es un jugador suficientemente veloz como para jugar ,medianamente bien, de base o escolta en la NBA. Otra cuestión es que se quiera ir e, incluso, que lo fichen. Es posible, desde que victor clavel ingresó en la NBA...ya me creo que hasta los culers leandro bolsonaro o pierre odiola puedan hacerlo. Es puro business, los jugadores mercancías y los agentes "et alter" pillando cacho.

        1. No está nada claro que Henry se vaya a la NBA. Su situación es muy distinta de la de Deck. A este los Thunder le ofrecieron un pastizal porque les sobraba del presupuesto no gastado, que tenían aprobado por la NBA. Los Timberwolves, que son los que querían Henry, se han gastado has el último $ y solo le pueden ofrecer el mínimo que les permiten y no le garantizan más años. Así que es bastante probable que se quede por aquí.

  3. Yo estaba a punto de tributar una ovación virtual al equipo por haber llegado hasta ahí. Mi ovación ahora será doble, pase lo que pase. Creo que el Efes es mejor que nosotros en este momento y con nuestras circunstancias, pero eso sólo quiere decir que para ganarlos hay que realizar heroicidades. Pues a intentarlo.

  4. Hace años, muchos años, oía junto a mi madre los seriales radiofónicos de "otra" época y se me viene a la mente uno cuyo título veo reflejado en este ilustre personaje, que aúna lo romántico de otra era y lo actual "Lucecita" que bonita es la ingenuidad de la infancia y que grande es nuestro Sergio Llull, nunca el agradecimiento llegará a la altura su grandeza.
    Cuanta Lucecita nos hace falta, y cuántos faros que nos alumbren.

Responder a Francisco Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram