Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La fragilidad del Real Madrid

La fragilidad del Real Madrid

Escrito por: Quillo Barrios8 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tras la fatídica noche en París, Zidane quiso tapar las carencias juntando líneas y consiguiendo un mayor compromiso por parte de los futbolistas. Han pasado varias semanas y yo diría que, salvo la ignominiosa primera parte contra el Brujas en Champions League, ha conseguido su propósito. Además, ha ganado para la causa a Fede Valverde, apuesta personal suya que empieza a responder con creces y a dar la razón al propio Zizou, consciente de que, a falta de fichajes, buena es una irrupción así para el centro del campo.

Dicho esto, hay un problema que, sorprendentemente, no se está abordando dentro del madridismo. Hablo de la fragilidad del equipo. Lo comenté hace unos días en Twitter y me reafirmo aquí: el Real Madrid ya no sabe encajar golpes. Puede ser algo puntual -ojalá-, pero ya son varias veces en el último mes, por lo que convendría atajar el problema o, si todavía no se tiene constancia del mismo dentro del vestuario, localizar el foco.

Ante Levante y Granada vimos un Real Madrid imponente, con ritmo, jugando muy bien al fútbol en los primeros cuarenta y cinco minutos. Sometía al rival, llegaba a puerta con facilidad y goleaba. Un rodillo, vamos. Sin embargo, en ambos encuentros, con 3-0 a favor, recibió un golpe y acabó en la lona. Ni Levante ni Granada necesitaron superar futbolísticamente al Real Madrid para conseguirlo. Les bastó con un momento aislado para meterse en el partido y anular anímicamente al conjunto blanco.

Cierto es que suelen ser errores puntuales -ante el Levante en la acción del gol de Mayoral- o individuales -Areola contra el Granada-, que no se debe a una caída colectiva o a un bajón pronunciado en el juego. Esa es la parte positiva. Zidane sabe, o puede intuir, mejor dicho, que el equipo ha aprendido a tener cierta continuidad en su fútbol. El Real Madrid ya sabe dominar y someter. La parte negativa es que abandona mentalmente los partidos ante el más mínimo contratiempo. Porque, sí, recibir un gol cuando vas ganando 3-0 no es más que un mínimo contratiempo. En condiciones normales sería una anécdota. El típico gol del honor.

El Real Madrid ya sabe dominar y someter. La parte negativa es que abandona mentalmente los partidos ante el más mínimo contratiempo

Por suerte, el día del Levante se pudo aguantar la hemorragia -se ganó por la mínima y pidiendo la hora, pero menos es nada- y ante el Granada sentenció James en un contragolpe en tiempo de descuento. No siempre va a ser así. El Real Madrid necesita esconder su fragilidad o, directamente, espantarla. Tras el parón viene un calendario durísimo -Clásico y una Champions League que se ha complicado en exceso- que va a exigir el máximo del equipo en todos los sentidos. Se recibirán golpes, seguramente más de uno y de dos, pero caer al suelo y no levantarse ya no debería ser una opción.

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

10 comentarios en: La fragilidad del Real Madrid

  1. El problema es que ahora tocaba un sargento y no un colega. Por eso no queria el capitan a Conte o Mou. Por desgracia el Real Madrid necesita un Mou que cargue las pilas para cuatro o cinco años y despues el colega que saque provecho al trabajo y mentalidad conseguida (a si fueron las 4 copas de Europa) pero una vez agotada la energia, tenia que volver otro Capello, Mou o Conte, pero la vacas sagradas representadas en este caso por el capitan SR4 necesita que se ganen su respeto y asi estaremos hasta que venga alguien a poner las pilas

  2. Parte de la fragilidad mental de los jugadores viene de que no se aíslan del entorno, que viven condicionados por él. Encajamos un gol y es una debacle (se desconecten o no). Antes, ganar 2-1 un partido reñido contra cualquiera no era causa de crisis, y ahora sí. Ellos, pienso, juegan condicionados por este ambiente, por esa exigencia del "partido perfecto". Encajan un gol y ya vienen muchos a decirles "veis, la habéis vuelto a cagar". Y debería ser así.

    ¿Solución? Que en el vestuario hablen de esto. Que lo interioricen y que no les condicione. Que sean ese equipo que, cuando encajaba un gol, metía dos más. Pero ahora viven demasiado pendientes de lo que se dicen. No leen la prensa, como decían antes, pero están conectados a las redes sociales, que hace más daño a la moral de un jugador. Las lágrimas de Vinicius demuestran esta presión. Las contestaciones de Bale (soy un jugador de golf, ¿no lo sabías?) confirman que están pendientes y que, en parte, les afecta.

  3. El problema y grande es la afición del bernabéu y el runrún de las narices un fallo lo tiene cualquiera y lo q hay que hacer es animar y no silbar...ya esta bien hombre el enemigo en casa cono si no tuviésemos bastante con los segurolas maldinis castaños carreños además mafia proVarza y patética