Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Keylor, pura vida por siempre

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Keylor, pura vida por siempre

Escrito por: La Galerna8 diciembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Como nos recuerdan las dos portadas de la prensa deportiva madrileña (que no madridista), mañana se juega en nuestro estadio la Final de la Libertadores entre Boca y River. Estamos felices de que así sea. El Real Madrid responde cuando se le necesita, con independencia de que le convenga o no.

¿Le conviene al Real Madrid celebrar esta Final? Son muchas las razones por las que cabe pensar que, por añadidura, así es. Razones que tienen que ver con prestigio. Con marca (y no hacemos aquí referencia, aunque estemos en la sección donde sale todos los días, al diario dirigido por Juancho Gallardo). Con imagen: no hay más que constatar la envidia más o menos solapada con que diferentes representantes mediáticos del FC Barcelona han encajado el desvío de la Final al estadio del eterno rival.

Por lo demás, la ciudad se ha llenado de hinchas de Boca y River, que de momento se están comportando de manera pacífica y que están dejando importantes ingresos para el sector hotelero y hostelero madrileño. Si las cosas continúan bajo control en términos de orden público, no habrá ninguna razón para lamentar el momento en que Florentino Pérez ofreció el Bernabéu, sino que habrá que celebrarlo como un servicio de nuestro club al fútbol mundial, al hispanoamericano en particular, al argentino más en particular todavía y a la villa de Madrid. Los mecanismos de seguridad (deportaciones en el aeropuerto incluidas) están funcionando ejemplarmente hasta el momento, y las limitaciones en número de entradas para los clubes, unido al precio de los billetes de avión, parecen haber ejercido de elemento disuasorio para barrasbravas y demás indeseables.

Ojalá, como todos deseamos, asistamos a una fiesta pacífica del fútbol en un escenario espléndido e inusual para sus protagonistas. Por lo demás, estamos seguros de que hay más hinchas de Boca y River en Madrid que los que Marca y As coinciden en sacar en sus portadas. ¿O acaso se trata de los cinco argentinos más guapos que han llegado a Madrid, con lo cual merecen copar las portadas de ambos rotativos?

Con todo, y en el ámbito estrictamente madridista, la noticia que nos afecta y nos entristece es la que recoge el faldón superior de As: Keylor Navas podría irse. ¿Acierta la Ouija, por primera vez y sin que sirva de precedente? No hace falta ser un lince para acertar en este caso. Keylor es uno de los mejores porteros de la elite mundial. Acaba de ganar tres Champions seguidas como portero titular del Real Madrid. Se encuentra, por increíble que parezca si se expone así, eclipsado ahora por otro guardameta que le ha quitado el puesto. Tiene buenas ofertas, tanto en lo económico como en lo deportivo, que le permitirían un tramo final de carrera muy interesante. Lo raro sería que no se planteara salir.

A veces, en la vida, el que no se pueda reprochar nada a nadie no hace las cosas menos tristes. No se puede reprochar al Real Madrid que aprovechase la oportunidad de hacerse con (tal vez) el mejor portero del mundo a un precio irrisorio, por mucho que la portería ya estuviera fenomenalmente cubierta con Keylor. No se puede reprochar a Solari que, teniendo en sus filas a Courtois, le ponga de titular. Y no se podría reprochar a Keylor que esta situación quisiera hacerle volar lejos, por más que la hipótesis de ver partir a uno de nuestros héroes nos destroce el corazón. Ya decía Serrat que nunca es triste la verdad: lo que no tiene es remedio.

No obstante, nada nos haría más feliz que el hecho de que Keylor considerara la opción de quedarse. Andamos justos de héroes y, siendo egoístas, nos brindaría una paz interior inigualable el saber que hay uno sentado en el banquillo. ¿Tenemos derecho a ese egoísmo? Probablemente no. Probablemente lo que nos corresponda ahora, precisamente por gratitud con el héroe, es dejarle ir sí así lo quiere. Pero sólo si así lo quiere, claro está. Por lo demás, esta es tu casa, hermano. Gracias por habernos hecho felices. La decisión que tomes bien está. Eres Real Madrid para siempre hagas lo que hagas. Un mito. Un referente. Pura vida para siempre.

La prensa cataculé muestra, por otro lado y para terminar, la misma falta de imaginación que la madrileña. Misma foto para ilustrar los prolegómenos del derbi catalán, esa única ocasión en el año en que el Espanyol, tan de Barcelona como el otro, accede a las portadas de la prensa regional.

Pasad un buen día.