Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Florentino, ficha a Isak

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Florentino, ficha a Isak

Escrito por: La Galerna7 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Mal de muchos, consuelo legítimo. O no. El consuelo derivado de que el Barcelona cayese eliminado en Copa del Rey una hora y media después de que fuésemos nosotros los desplazados hacia al andén por Ødegaard, Isak y compañía, es fácil de explicar y tiene poco de ruin (o mucho). Si el madridista se siente aliviado por la eliminación del Barça no es tanto porque ellos tampoco puedan ya optar a ese título (aunque sinceramente: también), sino sobre todo porque quedó anulado el subidón de moral que habría supuesto para los de Setién el verse en semifinales de una Copa relativamente fácil de ganar, sin el eterno rival por medio.

“Cruel”, dice Sport sobre la eliminación de su equipo. La vida es cruel, amics. Crezcan. Maduren. Encajen las cosas como si tuvieran más de doce años.

Es verdad que el Barcelona no jugó mal, que puede incluso quejarse con argumentos de un penalti sobre De Jong (tan claro como el que sufrió Rodrygo en Pucela, aunque de ese en cambio no hable nadie), pero no resta sino asumir con hombría el hecho de que el titánico esfuerzo de los de Garitano tuviera premio. Un premio que no es inmerecido y que enfila a Williams y amigos en dirección a la Final de Copa. “Baño en el Bernabéu”, titula Sport en su faldón fraudulentamente, porque en justicia no se puede resumir así lo mucho que pasó en el templo blanco, pero por lo menos tiene la decencia de dar protagonismo a su eliminación y dejar la del Madrid en un faldoncillo.

Cosa de la que no puede presumir todo el barcelonismo mediático...

En un afán de ventilador aplicado sobre el estiércol que sería más propio de mejores causas, Mundo Deportivo parte la portada en dos para compensar el sufrimiento de su hinchada con la debacle blanca, en un intento poco edificante y romo de desviar la atención sobre el Madrid cuando se supone que son una publicación que trata de lo que sucede en el mundo culé. Pero eso no es lo peor: “K.O. PA”. El peor juego de palabras desde hace mucho. Bueno, desde no hace tanto en realidad. Aún nos tiembla el maxilar de cómo nos estremecimos con lo de “Ansu salsa”.

As hace bien en poner en el foco a quienes son los verdaderos protagonistas, es decir, la Real Sociedad y el Athleti de Bilbao, cuya doble hazaña debe ser considerada más importante que el doble bluff de, respectivamente, vikingos y azulgranas. Nos unimos a la loa al esfuerzo y el talento de ambas escuadras, muy especialmente la de Imanol, sobre quienes tan atinadamente y con tintes proféticos escribió ayer mismo Oier Fano en estas páginas.

Sobre la eliminación de los nuestros, triste y denodada al mismo tiempo, denigrante en algunos aspectos y enaltecedora en otros, podéis leer la crónica de Quillo Barrios y el artículo de Jesús Bengoechea. Fue un partido extraño, casi humillante y casi épico, aunque ambos términos sean aparentemente irreconciliables. El hecho es que estamos fuera, y que la eliminación subsiguiente del rival no debe ocultar el examen de conciencia que hay que hacer, y que visto el semblante de Zidane en la rueda de prensa posterior va a hacerse a buen seguro. El camino a un título que los acontecimientos han revelado como relativamente sencillo de lograr ha quedado clausurado, y eso debe tratarse ahí dentro con la gravedad que demanda el pertenecer al Real Madrid.

De manera compatible con el análisis interno que acabamos de demandar, no se puede dar la espalda a la historia, y la historia nos dice que en una situación así una de las cosas que el Madrid haría ahora mismo es fichar a Isak. Seguramente es difícil y quién somos nosotros para tratar de tomar las riendas de las contrataciones del club, pero si esto es viable nos permitimos sugerirlo.

Ya lo decían muchos madridistas en sus casas, frente al televisor. “Florentino, ficha a Isak”.

Pasad un buen día.