Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Falta pegada, pero no estamos tan mal

Falta pegada, pero no estamos tan mal

Escrito por: Pepe Kollins20 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Un empate siempre es un resultado desconcertante en un clásico. La sed de victoria se agudiza tanto en estos casos que los aficionados buscan una interpretación oculta en las tablas del marcador que les desvele de qué lado cayó realmente la moneda. ¿Quién sale mejor parado del clásico?

A priori, casi todos los madridistas admiten que fue su equipo quién jugó mejor, si bien lamentan la oportunidad perdida. Desde un punto de vista colectivo la mejora del Madrid es indudable para cualquiera con un mínimo de objetividad, progresión que podemos afirmar que ha sido inversa en el caso azulgrana, casi ya relegado a la suerte que deparé Messi.

No obstante, en parte del madridismo no han escaseado los lamentos, en este caso enfocados a la “falta de pegada” del equipo. “No hay gol”, aseguran. “El equipo mejora pero no es suficiente porque no marcamos”, nos sentencian. “Jugamos bien pero no le hemos podido ganar al Barça, al Atleti, al Valencia o al PSG”.

Una crítica con cierta base, pero en mi opinión desacertada en sus conclusiones. Aunque es cierto que la mayor mejora del equipo puede conseguirse con algún jugador que aporte una mayor cuota goleadora, eso no quita para constatar que el Madrid dista muchísimo de la situación del año pasado. Actualmente, el equipo blanco es el segundo máximo goleador de LaLiga, cuando el año pasado a estas alturas era el quinto con 7 goles menos. Solo cuatro equipos de los treinta y dos de la Champions esta temporada, han marcado más goles que el Real Madrid.

Karim Benzema es el máximo goleador de LaLiga junto a Leo Messi, con 12 tantos. Rodrygo se ha destapado como un gran finalizador y promedia uno gol cada 120 minutos de juego, sumando 6 en el total. El centro del campo que estuvo muy apagado en esta faceta la temporada pasada ha alcanzado los 11 goles (8 en liga y 3 en Champions). Casemiro, Kroos y Modric han marcado ya juntos solo un gol menos que en todo el curso anterior. Y, en la defensa, Sergio Ramos llega ya a los 5. Y todo esto, sin que apenas hayan podido aparecer, por lesiones, dos de los tres jugadores que más deberían producir de cara a puerta: Bale y Hazard.

Por lo tanto, el Madrid tiene un gran margen de mejora en el frente del ataque, sobre todo en esa banda derecha donde nuestros principales rivales tienen a Salah, Messi, Mbappé o Sterling. Pero eso no quita para que el equipo esté en unas buenas cifras y sobre todo que esté generando muchas ocasiones de gol, que es lo que la temporada pasada ni soñábamos.

Pero es que hay que hacer énfasis en el otro aspecto: el defensivo. Un factor capital, sobre todo en clave Liga, pues está acreditado que los pocos goles encajados pesan más que los goles anotados, a la hora de conseguir el campeonato.

Pues bien, también en esa faceta el Real Madrid, 12 goles en contra, es el segundo clasificado por detrás del Atleti con tan solo dos goles menos. Y ahí el Barcelona, con 20 dianas encajadas, se desploma hasta la 6ª o 9ª posición, empatado con otros tres equipos.

El Barça lleva un promedio de 44,7 goles encajados. Para hacernos una idea, en las 10 ligas ganadas por los azulgranas en los últimos 20 años, en ninguna de ellas superaron los 40 goles, el promedio de goles encajados en esos diez títulos fue de 29. Tan solo dos veces superaron los 44, en una ocasión fueron cuartos y en otra sextos, tras la jornada 38.

Por lo tanto, no deberían los madridistas hacerse cruces con el posible margen de mejora en el ataque, que siendo cierto no supone ningún impedimento para que el equipo mantenga buenas opciones para proclamarse campeón.

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx

18 comentarios en: Falta pegada, pero no estamos tan mal