Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Courtois no hace frufrú

Courtois no hace frufrú

Escrito por: Mario De Las Heras5 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El portero belga es el fuerte desde el que se lanza el Real Madrid

Hace dos años (dos años ya) escribí que había que vender a Courtois. Desde luego era una afirmación chocante, pero la intuición (un poco derramada, para epatar) me lo pedía. La situación era extraña y Thibaut también era un extraño. Era un Courtois empequeñecido. Parecía que se había convertido en el gigante inerme Toro Moreno y que, como él, nos lo habían endilgado como si fuese el anterior Courtois que ya no era: el del Atleti, el del Chelsea y el de Bélgica.

Ahora me siento como Escarlata O’Hara después de todo Lo que el viento se llevó. Como si yo hubiese sido la Escarlata caprichosa y coqueta que se deslizaba entre los lujosos salones de las casas coloniales sureñas mientras las faldas le hacían frufrú. Aquel artículo de Courtois ha hecho frufú cuando lo he vuelto a leer. Pero no me voy a empeñar en Ashley como Escarlata. Courtois era Rhett Butler y yo no lo veía. Pero ahora sí. Cómo no verlo.

A veces cuando le veo estirar sus gadgetobrazos o sus gadgetopiernas, o reaccionar como una trampa para ratones con sus dos metros de estatura y su envergadura de albatros, de pronto le imagino sonriéndome burlón, acodado en cualquier columna (los postes de su portería son las columnas) con su bigotito inconfundible. Y cómo controla las tierras. Ese palacete suyo (por el que yo camino de puntillas) es inexpugnable. Y yo lo quería vender, Escarlato descreído.

Ha habido guerras, epidemias y carestías y Courtois ha resistido para empujar al Madrid desde la meta, que es desde donde se rehacen los equipos. Con un portero así todo es posible. Es esa pequeña victoria a las puertas de la derrota, el glorioso fracaso del asedio, que descoloca al atacante. Este Madrid campeón es como de don Pelayo Courtois, que le ha dicho a sus compañeros y a nosotros, los madridistas: “Tranquilos, que aquí estoy yo”.

Ramos felicita a Courtois.

Ya no tenemos que pensar en la portería porque ese tema está resuelto. Eso descarga a los jugadores de campo y al entrenador, como si pudieran contar siempre, en caso de urgencia, con una casa caliente con chimenea y olor a guiso gobernada por un Thibaut con mandil y un rodillo para los huéspedes molestos. A nosotros, los aficionados, también nos serena porque falta nos hace serenarnos. Los aficionados hablamos y hablamos y nos quejamos como gallitos hasta que, de repente, aparece Courtois y entonces nos callamos.

Que es lo que nos gusta, en realidad, aunque no nos guste. A mí no me gusta que me callen, pero sí me gusta que me calle Thibaut porque, entre otras cosas, así no tengo que hablar, algo que la mayoría de las veces sobra. Thibaut nos calla con sus paradas y su impronta y se hace el silencio, esa cosa tan rara y difícil de ver en el fútbol. Thibaut Courtois es el silencio. Es la paz entre el bullicio. Y yo pongo a don Santiago por testigo de que jamás volveré a decir que hay que vender a mi portero.

 

Fotografías Getty Images.

 

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

11 comentarios en: Courtois no hace frufrú

  1. Volver a leer aquel artículo, y alguno de los comentarios de entonces, es un buen ejercicio de humidad para cualquier comentarista de la actualidad futbolera, y cómo no, para los forofos.
    Saludos.

  2. Recuerdo comentarios poniendo a caldo a todo el que se movía con este tema y su colateral, el fallido fichaje de Kepa. Se acusaba de incompetencia, de nepotismo ( con Luca Zidane por medio) y de mil cosas más obviando que seguramente el belga ya tenía un compromiso verbal con el club. Luego, con Courtois ya aquí , y su difícil primera temporada, siguieron las criticas y la matraca de Kepa y el portero para diez años.
    Pero como el tiempo suele poner a cada uno en su sitio, la situación actual es que Courtois se ha reafirmado como lo que es, uno de los tres mejores porteros del mundo, y que el Chelsea después de haber pagado 80 millones se está planteando muy seriamente desprenderse de Kepa.
    La operación Courtois es , como la de Kroos, un ejemplo de buena gestió