Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
En busca del fuego

En busca del fuego

Escrito por: Mario De Las Heras24 julio, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Yo quiero hablar de todos esos que a partir de ahora casi habrá que ir a buscarles, será como ir a buscarles, a la Argentina, al Perú o al Paraguay. El villarato, "villanato" me apunta el corrector ortográfico (un corrector ortográfico magnífico), ya no es esa palabra que provocaba sonrisitas veganas de superioridad, resoplidos herbívoros, como de alce, o silencios vegetarianos. Se ha descubierto que muchos que hoy ya se estarán tiñendo el pelo, dejándose crecer las barbas de respetabilidad, cambiando de lado la raya del peinado o poniéndose gafas de improviso para parecer de pronto impresionantes naturistas, en realidad comían carne. Algunos hasta con las manos.

Casi estoy viendo como otros hacen las maletas imaginarias, se montan en sus coches atestados y ponen rumbo fuera de sus fronteras. Naturalmente (naturísticamente) es una huida físicamente imaginaria. El viaje es mental. Hay muchos de esos que están acostumbrados a estos viajes repentinos. Cogen lo imprescindible y tiran y cuando llegan son otros. Otros que nunca sonrieron como superiorísimos veganos, o resoplaron como grandes herbívoros, o callaron igual que si sólo hubieran comido lechuga en su vida.

El villarato (el villanato) era carnoso. El villarato era incluso grasiento. Yo veo un enorme animal cocinarse a vueltas sobre las brasas de una hoguera en la Real Federación Española de Fúrgol mientras todos esos hombres con pieles esperaban y recibían su parte. Muchas partes diferentes de ámbitos diferentes. Esos hombres, todos esos hombres también diferentes tendrán los dedos manchados de grasa. Unos dedos manchados de sonrisitas, de Twitter, de resoplidos, de artículos, de silencios, de declaraciones con mucha grasa.

Ha terminado una época y a partir de ahora la Farsa será mayor que nunca, tan grande como siempre fue en esa caverna que en realidad existía en ese lado y no en el otro y de la que desde fuera sólo se veían unas sombras exquisitas cuando por dentro se hablaba a gruñidos o se negociaba a palos (dicen que también se enviaban pescados envueltos, pero esa es otra película) como si toda la vida, veintinueve años, se hubiera pasado en busca del fuego.

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

7 comentarios en: En busca del fuego

  1. Muy buen artículo.
    Lo del "villanato" queda de cine...

    Pero tienes que llevar al taller el corrector ortográfico; porque sin darte cuenta, de manera totalmente accidental, has escrito la palabra "farsa" en mayúscula, sin ser nombre propio ni principio de frase; y el corrector no te lo ha corregido....
    Seguro que es una avería de poca importancia... Un manguito flojo o algo así...

  2. No hay que cantar victoria antes de tiempo. Que haya caído Villar no quiere decir que haya caído su entramado mafioso. Eso será más difícil de erradicar de lo que fue empaquetar al capo. Hay mucho en juego y siempre habrá alguien dispuesto a coger las riendas.

  3. Sin Duda alguna aunque haya caído la cabeza de la serpiente, la bicha no está muerta, esperemos que el tiempo haga su trabajo y nos traiga la luz que nos falto durante 29 años.
    Yo me conformaría con que el racing de Santander fuera tratado de idéntica forma que el fútbol club Barcelona, Real Madrid, Athletic club de Bilbao,etc.
    Digo esto del Racing porque fue sancionado sin jugar la copa durante un año, el motivo, los jugadores querían cobrar!! Que insensatos, pensar que reciban a dar el mismo tratamiento que el Barcelona.