Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
4-2: Tormenta Valverde

4-2: Tormenta Valverde

Escrito por: Quillo Barrios5 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Fede Valverde venía cumpliendo cada vez que tenía la posibilidad de jugar. Ofrecía rigor táctico, despliegue físico y criterio a la hora de jugar el balón. Sin embargo, los que siguen al uruguayo desde su etapa en el Castilla comentaban días atrás que veríamos otro Valverde el día que se soltase y decidiera explotar sus virtudes.

Así fue ante el Granada. Valverde se desató y nos permitió ver una versión extraordinaria desde el minuto uno. Poderoso físicamente y con una lectura táctica impecable, el uruguayo dominó el centro del campo y hasta hizo sombra al mismísimo Casemiro, cuyo partido no fue ni mucho menos malo. Puede sonreír Zidane, gran valedor de Valverde, y también el madridismo, ya que, según parece, ha nacido un centrocampista de peso. Ahora falta lo más difícil, que es asentarse sin morir en el intento.

Fuera de Valverde, el Real Madrid volvió a cuajar uno de esos partidos que exhiben sus virtudes y carencias con una crudeza abrumadora. Demostró que puede jugar de cine, divertir y golear, pero también que es frágil y que sigue haciendo aguas en balones laterales y acciones de estrategia.

El guión fue parecido al del día del Levante. Benzema abrió el marcador muy pronto aprovechando una asistencia memorable de Bale con el exterior de la zurda. El atleta -así le llaman los que intentan menospreciar su impacto en el juego- dejó ver, una vez más, que no sólo vive de arrancadas y espacios. Hay mucho fútbol bajo el rostro controvertido e impasible del galés.

El Real Madrid se vino arriba tras el 1-0 y logró firmar los mejores minutos de la temporada. Velocidad de crucero en el juego, ritmo alto, asociaciones en todo el campo y llegadas de los centrocampistas a zona de remate. El Granada no sabía -y tampoco podía- frenar el vendaval. Hazard, que había fallado hasta los envíos más fáciles, encontró el gol con un remate preciso y precioso ante el que nada pudo hacer el portero visitante. 2-0. Respiró el belga -necesitaba el tanto- y también el Bernabéu, ansioso por ver la mejor versión del ex del Chelsea.

La nota negativa estuvo en la lesión de Kroos, que tuvo que ser sustituido por Modric a la media hora por problemas musculares. El alemán había jugado todos los minutos de la temporada y su cuerpo dijo basta. Mensaje claro para Zidane, que deberá gestionar con más tino este tema.

Tras el descanso, el Real Madrid mantuvo el dominio, aunque bajó las revoluciones, consciente de su superioridad. Pese a ello, el 3-0 aterrizó en el marcador al cumplirse la hora de encuentro. Valverde robó en el flanco izquierdo, Hazard condujo y Modric la puso en la escuadra. La realización enfocaba la celebración del croata, pero rápidamente se fijaba en Fede como si fuera un gesto de justicia poética. Merecía salir en la foto.

A partir del 3-0, siesta. Hasta Areola quiso dormirla. El problema es que un portero nunca puede permitirse semejante lujo. El guardameta merengue lo hizo y acabó cometiendo un absurdo penalti que supuso el 3-1. El Madrid, imponente y seguro hasta ese momento, se vino abajo. Sigue sin saber encajar los golpes. Instantes después de ese tanto vino el 3-2, con Varane mostrándose incapaz de seguir su marca y Areola anclado bajo el larguero.

Zidane vio peligrar el resultado y decidió dar entrada a James por Bale. Algo de calma en el centro del campo y más pausa. Salió bien. El colombiano robó hasta tres balones en menos de cinco minutos -su implicación desde principio de temporada es indiscutible- y bajó el telón con el 4-2 en tiempo de descuento. Tres puntos más en uno de esos partidos extraños que viene disputando el Real Madrid esta temporada. Al menos la mayoría concluyen con victoria -en Liga-. Próxima parada, Mallorca.

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

25 comentarios en: 4-2: Tormenta Valverde

  1. Puestos a comentar tópicos, enésimo partido en que el rival sale a cometer faltas y nos llevamos la primera amarilla, e incluso la segunda en una falta sobre Carvajal con tarjeta al propio Carvajal.