Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La Undécima, solo con Ancelotti

La Undécima, solo con Ancelotti

Escrito por: Cristina Cubero10 julio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Milanello en la previa de un Milan-Barça. Genaro Gattuso, calabrese y ahora propietario de la pescadería más frecuentada de Milano, me invitaba a almorzar en el comedor de futbolistas poco antes de que Ancelotti me concediese una entrevista en exclusiva para Mundo Deportivo. Carletto fumaba sin parar, su cara oronda transmitía la buena vida que llevaba en un club donde casi todos le querían. “¿Algún día entrenará al Barça?”, le preguntaba al final de la entrevista. “Nunca. Yo querría entrenar al Real Madrid, es el club que mejor me representa”. Hace once años que Carletto respondía con tanta contundencia a la pregunta de una periodista recién llegada de Barcelona y siendo él entrenador de un gran Milan. Carletto sí había nacido para entrenar al Real Madrid.

ancelotti smoking

Después de conquistar la Décima y el año en el que los ‘anti-mourinhistas’ CR7, Sergio Ramos y Casillas decidieron inmolarse de diferente forma, va Florentino Pérez y se lo carga. Cristiano Ronaldo se hizo el harakiri bailando sobre la tarima de Kevin Roldán y dejando al Real Madrid huérfano de ese referente futbolístico que marcaba las diferencias. Cristiano pasó del general del ejército que caricaturizó Blatter a centro de todas las mofas, por su bombín de lentejuelas y su arrítmico ‘meneito’.

Sergio Ramos, capitán auténtico del vestuario, se despistó en plena eliminatoria con el Atleti tonteando con el Manchester y al final pesa ese mensaje que acuñó Rivaldo en el Barça: “Necesito un 50% de cariño y otro 50% de incremento en la ficha”. Huérfano el Real Madrid de referente futbolístico y anímico, sólo faltaba que Iker Casillas decidiera abdicar, porque si ha habido un Rey con mayúsculas en el Madrid ha sido Iker, referente en los grandes triunfos del madridismo, un chaval de Móstoles, hijo de Guardia Civil, sencillo y grande a la vez.

A Carletto, que canta desde niño, le dejó colgado la Santísima Trinidad del madridismo pero tenía argumentos para seguir ganando. La mejor noticia de la pre-temporada para el FC Barcelona fue la decisión de Florentino de regalar la cabeza del entrenador de la Décima, decapitado en plena temporada, tal como desveló Lucciano Moggi. Se ha ido Florentino al otro extremo, un técnico español, de la casa, obsesionado con el trabajo, que pretende recuperar a Cristiano y poner orden en el vestuario. Un entrenador, Rafa Benítez, con indiscutible peor estilo llevando el traje que Mourinho o Ancelotti, y que viene de dejar una tibia sensación en el Nápoles. Sí. Ganó la Champions con el Liverpool… pero con Xabi Alonso. Ay, ay, ay, cuanto escuece aún lo de Xabi…

Con Ancelotti, Cristiano conquistó el Balón de Oro y la Décima. Seguramente, con el italiano en el banquillo y un equipo recompuesto habría llegado la ‘Undécima’ porque Ancelotti es uno de esos entrenadores de equipo grande, así que mucho mejor ver a Carletto en la grada del Bernabéu convertido en entorno muy a su pesar. El italiano fue capaz de torear desde la sala de prensa y si no hubiera sido por la ‘espantá’ de sus cracks seguramente habría conquistado algún título la pasada temporada.  Pero mientras él ejercía de apaga incendios, otros en el club echaban gasolina en cada una de las hogueras.

Recuerdo perfectamente a Carletto once años atrás diciéndome que el Real Madrid era el mejor club del mundo. Lo veo cantando el himno del Real Madrid al celebrar la Décima y sólo puedo decir, “Gracias, Florentino”. Uno que había nacido para ser entrenador del Real Madrid ya sólo puede ser entorno.

 

Barcelona, 20-09-1968 Periodista desde hace 27 años Cobertura en 6 Mundiales de Fútbol 6 JJOO 5 Copas América 8 SuperBowls 14 ediciones del Balon de Oro o Fifa World Player @criscubero

8 comentarios en: La Undécima, solo con Ancelotti