Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Real Madrid y Rapid de Viena piden disculpas a Jota Jordi

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Real Madrid y Rapid de Viena piden disculpas a Jota Jordi

Escrito por: La Galerna9 enero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, amigos. Se frota los ojos el panorama futbolístico hispano-arábigo ante el rutilante desfile de fútbol ejecutado ayer por el Real Madrid ante el Valencia en la semifinal de la Supercopa de España a cuatro ideada por Rubiales y disputada en Yeda. Lo de “a cuatro” es importante porque, como veremos, los desesperados intentos por desacreditar esta victoria vienen relacionados con la definición de los participantes en la lucha por este título.

Por lo demás, las reticencias deportivas y hasta morales que ha acarreado esta Supercopa se vieron no silenciadas, pero sí matizadas por el espléndido juego realizado por los hombres de Zidane. Si esta competición ha propiciado una exhibición así, bienvenida sea, dan ganas de decir, aunque los reparos éticos en relación al régimen saudí permanezcan intactos y sean muy respetables.

Quien no tiene reparos en rendir sus portadas al juego solidario y preciosista practicado por los de Zidane es la prensa patria, que habla de “sinfonía” “deslumbrante” en su vertiente madrileña y hasta de “paseo” y “festival” en la acerca catalana. Fue tal el caudal de juego ofrecido por este Madrid de los centrocampistas que hasta el relañismo postRelaño sería capaz de pergeñar un documental sobre el gol de córner directo de Kroos y Rafa Benítez ofrecería charlas por todo el mundo sobre el golpeo con el exterior de Luka Modric. A falta de que la exhibición traiga consigo el efecto colateral del debate destructivo inseparable al éxito blanco (ahora se organizarán programas enteros en torno a la conveniencia de jugar con uno, dos o tres delanteros), la sensación en esta mañana de sonrisa amplia es que la rendición es casi total.

 

Claro que hay matices en el reconocimiento de la prensa cataculé a la excelencia del Madrid. Esta gente no da un halago sin que le acompañe el preceptivo pellizco de monja, la proverbial cicatería en la administración del piropo o rival. Esa cicatería puede mostrarse en detalles tan risibles como el sintagma “buen Madrid” para referirse al Madrid espléndido de ayer, o en las comillas que Mundo Deportivo le pone al gol “olímpico” de Kroos. Ese “olímpico” va entre comillas como podéis ir entre corchetes o signos de interrogación o entre dos emojis de sendos truños. El caso es no perder la ocasión de introducir un sesgo despectivo contra el Madrid, incluso en medio de un supuesto halago. Esas comillas en “olímpico” son, ya que estamos en “olimpiadas”, lo más parecido a los “atletas” de Guardiola que se ha inventado en materia de signos de puntuación.

Con todo, la resistencia a aplaudir al Madrid por la obra de arte de juego y presión que facturó ayer no viene por cuestiones técnicas ni tácticas. Dado que no podemos protestar por lo bien que jugó el Madrid, protestemos ante el hecho de que se le permitiera jugar así de bien, ante el hecho mismo de que el Madrid estuviera allí para hacerlo.

Enternecedor este periodista valencianista, por ejemplo. No le gustan nada los criterios para la elección de los participantes en el torneo, criterios que suponen un insulto a los cientos de miles de valencianistas saudíes que habrían llenado el estadio para ver jugar a los ches sin necesidad de invitar al evento al pérfido y muy franquista Real Madrid.

Pero más divertido aún resulta este chiringuitero culé.