Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Si Enzo se apellidara Jueves

Si Enzo se apellidara Jueves

Escrito por: Dani Benavides20 agosto, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

He querido rescatar de mi acervo filológico El hombre que fue jueves para inspirar la creación de una pieza cuyo objeto es examinar la pertenencia de Enzo Zidane al Real Madrid. La ficción literaria que evoco fue redactada por Gilbert Keith Chesterton a principios del XX y su argumento gira sobre un personaje que ejerce de detective. Recibe el sobrenombre de Jueves. Su cometido es someter a un control férreo a grupos de anarquistas peligrosos. Quizá ese nombre prosaico, cotidiano, que se relaciona con los días de la semana o, en la tradición popular, con el estar en un lugar inadecuado que obstruye el paso podría ser un apellido adecuado para camuflar el tal Zidane, sin duda, un obstáculo inexorable para Enzo.

(Revisado lo anterior debo celebrar mi logro. Ya pueden concederme el plácet para que me elogie a mí mismo. He superado una gran reválida: construir un párrafo sobre Enzo en correcto castellano, con una sintaxis válida y sin que haya tenido que recurrir a la expresión “hijo de” que tan asidua ha sido a nuestros oídos en el último mes. Un mes de duelo para el antimadrisdismo que ha debido hallar recogimiento en las menudencias de ese parentesco).

Decía que en el último mes el nombre de Enzo Zidane ha adquirido un inusual recorrido junto a su hermano. Los hijos del entrenador francés han sido aludidos de las formas más despectivas posibles. Un tropel de gente que no les han visto jugar ha declarado con osadía que los hijos de Zidane no merecían formar parte de la expedición madridista. Como si fueran un relleno o una imposición del entrenador para con el club.

Esa idea ha ocupado un lugar preponderante en los debates y, en cambio, se ha difuminado la discusión sobre aspectos que otrora eran relevantes como el protagonismo de la cantera, los no-dispendios onerosos como indicio de la famosa planificación y la inflación de un mercado vesánico.

Lejos de detenerse en estas cuestiones, los detractores han optado por abrir un debate tímido, pero cáustico y acre que atañe al propio entrenador –pese a consagrar éste en la Supercopa su único baremo: los méritos diarios-. En este pseudodebate se ha apuntado la elucubrada falta de aptitud de sus hijos para dedicarse a la actividad balompédica.

He decidido aguardar a que el tropel de gente pudiera observar a Enzo por primera vez. Nada mejor que presenciar sus maneras en un partido en el que iba a compartir césped con jugadores ya contrastados. Un Enzo que avala la modestia cada vez que reclama que se le conozca con el apellido de su madre. Enzo Fernández es el nombre aconsejable. Así lo decidió junto a su familia. No querían que la huella de su padre adulterara su desarrollo.

Zinedine y Enzo

No obstante, el apellido Zidane es lo suficientemente ubicuo para que no consiga disociarse de su nombre. Y en el caso que nos ocupa la propensión de los diletantes especialistas en hallar resquicios de debilidad en el madridismo se plasma en la repetición de una serie de tópicos con los que zaherir al club: “Juega por ser su padre quien es”, “[…] por decreto”, “[...] por enchufe”. Ninguno de estas osadas voces se molesta en documentarse sobre las características del jugador. Sienten abulia para seguir un partido del Castilla. Si se les interpelara por las destrezas futbolísticas de Enzo responderían de forma confusa con frases estereotipadas semejantes al “Zidane descendió al Castilla a Segunda B”. Probablemente justificarán su controversia confundiéndose de hijo: “Enzo recibe muchos goles por actuar adelantado” o, en caso de identificarlo, ciñéndose a los números “[…] marca muy pocos goles en Segunda B para ser mediapunta, en primera no marcaría ni uno”.

Los anteriores silogismos, poco cerebrales, deberían haber quedado contradichos esta misma semana. A los detractores les llegó su oportunidad de contemplar a Enzo de cerca. Los asistentes al Trofeo Bernabéu pudieron conocerlo. En la segunda parte saltó al césped y su figura emergió revestida de una gran confianza. En ocasiones arrancaba desde banda izquierda para, siempre que podía, asentarse en una posición central y desde ahí sacar lo mejor de su repertorio. Clase, regate y visión de juego. En un momento se atrevió con un disparo desde fuera del área que tuvo que ser repelido de forma apurada por el guardameta francés. Su acción más lúcida fue la asistencia a Mariano en el gol anulado. Un pase preciso, precedido de una bicicleta y un giro solo al alcance de un futbolista que ve el fútbol de forma diáfana.

Mourinho lo convocó a entrenamientos con el primer equipo. También Rafa Benítez. Con Luis Miguel Ramis contó con muchos minutos y con licencia para entrar frecuentemente en contacto con el balón y marcar el ritmo de juego cada vez que estaba sobre el césped. No se puede equiparar el nombre de Enzo al de Paco Sanz, a quien su padre le trataba de añadir a cualquier operación con otro club en la que estuviera implicado un futbolista. El bueno de Paco no tenía ni peto en los entrenamientos. No entraba en los planes de sus técnicos. Tampoco es coincidente este caso con el de Jesús Mariano Angoy, yerno del malogrado Cruyff, quienes dejaron de ser entrenador y portero de fútbol al mismo tiempo. Su sino era estar unidos de forma compacta en lo profesional.

Es cierto que Enzo es un jugador que precisa del esférico. Se siente cómodo como guía ofensivo de su equipo. Talentoso, con una gran conducción con la cabeza levantada que le lleva a filtrar pases por los recovecos más recónditos. Aporta pausa al juego. Dispone de muchos recursos para quebrar al contrario y aguanta muy bien el balón. No habrá muchos futbolistas con su capacidad para intuir el desmarque de su compañero y enviarle el balón con tiento. Es un futbolista distinto. En los tiempos presentes le penaliza su lenguaje corporal. No realiza aspavientos. No exagera entradas del rival, ni cuando son bruscas. No resulta muy expresivo. No es un jugador que destaque por la fuerza, la pugna o el juego aéreo. Sufre lo indecible cuando el campo está impracticable y se resiente si debe trabajar demasiado en la recuperación y no se siente protagonista con el balón.

Como han podido advertir Enzo tiende a padecer especialmente ante el prototipo de rival actual del Castilla, especialmente cuando debe oficiar junto a sus compañeros de visitante. En tantos estadios afectados por la meteorología Enzo ha realizado dos temporadas que valdrían para graduarse en un máster en el otro fútbol que le han otorgado trazas de mejor jugador.

Sus virtudes hay que resaltarlas. Calidad innata transmitida por herencia. Regateador imprevisible y pasador preciso; para él jugar en un campo en perfecto estado es garantía de deleite.

Enzo es mejor futbolista cuanto mejores son sus compañeros y cuanto mejor son las condiciones del terreno de juego en que se desenvuelve. Recrear una posible combinación con Benzema, quien habría caído a zona tres cuartos y que resuelve la acción devolviéndole la pared a Enzo para que éste dé el pase definitivo sobre Cristiano es articular una maniobra de fútbol-ficción muy plausible. Todo muy verosímil. Es cierto que, como le han ocurrido a tantos futbolistas de este club, Enzo integra la corriente del malditismo, es un juglar poético que no levanta la voz, que no hace ruido, que no gesticula apenas y que, por encima de todo, por motivo familiar se convierte en un incomprendido –básicamente porque no se le quiere ver jugar antes de hablar- y en ocasiones esa visión sesgada arraiga entre los madridistas. Tampoco se afana en luchar contra ello. Sigue la escuela familiar.

A Don Zinedine tampoco le agradaba ni un ápice abrazar al personal para conseguir adhesiones incondicionales. Prefería dejar todo a recaudo de sus merecimientos. No temía las prédicas arbitrarias no regidas por hechos futbolísticos.

Enzo

Vuelvo al Trofeo Bernabeu, que tuve la suerte de ver en el campo. Hay un detalle que para mí no pasó desapercibido. A mi lado estaba una compañera de RMTV, de militancia madridista real y acreditada. De gran pericia a la hora de desarrollar sus funciones. En el ecuador de la segunda mitad me transmitió su inquietud con Enzo, “no me gusta, está en el equipo por ser hijo de Zidane”. Me realizó esa confidencia de forma sentenciosa. Con lo reflexiva y sagaz que suele ser, me hacía partícipe de una tesis con la que había sido intoxicada. Yo opté por no replicar. Decidí prestarle una atención especial cada vez que Enzo tomaba el balón con gallardía. Su cara de perplejidad lo decía todo. Al acabar el partido le pregunté expresamente por Enzo, y su respuesta no admitía conjeturas: ”Es muy bueno”.

La volubilidad de las respuestas era muy elocuente y clarificadora. Era su penitencia. Se sentía avergonzada por no conocer al Enzo auténtico, al de verdad, a la figura de la que nadie habla. Mi compañera no alberga ningún motivo para seguir sumida en el error. Enzo es muy bueno. De gran finura y calidad. Tiene que mejorar en otras facetas del juego y se dispondrá a ello.

Como compañero su comportamiento es de sobresaliente. Amigo íntimo de Jaime, el de Chiclana, que ha vivido un último año tormentoso marcado por las lesiones. Jaime era uno de los centrales más prometedores de nuestro fútbol, gracias a su facilidad para sacar el balón jugado con porte y eficiencia. Enzo no deja ni un día de animarle, de convencerle de que debe seguir confiando en su recuperación, porque el fútbol y el gaditano se necesitan. Enzo, sin necesidad de que trascienda en los medios, no escatima tiempo en dedicárselo a su compañero de vestuario. Le honra destinar sus esfuerzos a contribuir al reestablecimiento de un gran jugador, atribulado con su infortunio, y no a montar en cólera por el injusto trato que recibe al coincidir con su padre.

Míchel en su día se quejó amargamente por la desconsideración constante que sufría su hijo Adrián. En este caso, ni Zidane ni Enzo alzan la voz. Son de trabajar en silencio.

Personalmente me encantaría que Karanka y Enzo unieran sus destinos en el Middlesbrough. Sería algo así como juntar a Rimbaud y a Verlaine en una revista con gran público, porque la Premier League cuenta con fieles adeptos. El malditismo estaría presente. Incomprendidos y afrentados por algún medio patrio, estarían ante la oportunidad de seguir demostrando y de que muchos oyentes o neófitos en el fútbol los descubriesen. Ojalá se consume esta posibilidad.

Mientras, adentrándome en los pasajes del texto literario que he seleccionado, opto por apellidarle de forma nerudiana: Enzo Jueves –quizá Fernández es un apellido demasiado convencional y por eso no es empleado- es el nuevo nombre. Va a ser mejor para él no dejar ningún vestigio que lo vincule con su padre. Es algo estrambótico pero real. Debe renegar de su parentesco para que se le pueda ver sin prejuicios. Es todo muy peregrino. No se le permite algo tan habitual.

Tan habitual que, en el propio periodismo, al igual que en los demás oficios, hay hueco para que los descendientes prosigan con el oficio paterno aunque, en alguno de los casos, los continuadores no sean nada del otro jueves.

Vitoriano, como Laso y Karanka. Me fui del CSD para defender al Madrid desde el análisis fundamentado en RMTV.

2 comentarios en: Si Enzo se apellidara Jueves

  1. ¡Qué bueno, Dani, por favor! ¡Y qué justo y preciso! ¡Chapó!
    Encima pones de relieve la mala praxis periodística que tanto anida en los medios que cubren la información deportiva: "Ninguno de estas osadas voces se molesta en documentarse sobre las características del jugador. Sienten abulia para seguir un partido del Castilla. Si se les interpelara por las destrezas futbolísticas de Enzo responderían de forma confusa con frases estereotipadas semejantes al “Zidane descendió al Castilla a Segunda B”. Probablemente justificarán su controversia confundiéndose de hijo: “Enzo recibe muchos goles por actuar adelantado” o, en caso de identificarlo, ciñéndose a los números “[…] marca muy pocos goles en Segunda B para ser mediapunta, en primera no marcaría ni uno”.
    Porque no quieren, porque no les interesa, porque el fin es atizar, desprestigiar de forma insidiosa cualquier asunto del Real Madrid. Sembrar cizaña por sus posturas enconadas contra... ¡contra! porque es eso, estar en contra de todo lo que huela a buen hacer o éxito del Real Madrid.

    Esta inquina campa a sus anchas amparándose en la necesidad de rellenar de la forma torticera que entienden estos personajes: polémica. Por eso todo lo que se trata del Real Madrid, aunque sea nimio, anecdótico, trivial lo elevan a noticia y lo enfocan desde la perspectiva del vaso medio vacío, de forma pesimista, se busca resaltar que es polémico, que es un problema... y sólo lo hacen con el Real Madrid.

    Lo peor es que esas ponzoñosas cantinelas calan, sin aviso, gota a gota, desde los grandes medios de comunicación que intoxican al ciudadano. Pero afortunadamente estamos en los tiempos de RealmadridTV en abierto. Y como bien señala Dani con su compañera, muchos pudieron comprobar con sus propios ojos que a sus oídos les llegaban falacias. Poco a poco. 😉

    Me ha encantado, Dani. Gracias.

  2. El maltrato mediático sufrido por Enzo se suma al linchamiento al que han sometido este fin de semana a su hermano Luca por un fallo en su debut oficial como portero del Castilla.

    Con la de cantadas que ha hehco Casillas y resulta que se ceban con el error del chaval. El nivel de miseria moral de Marça pero sobre todo de Ass con los Zidane (algo que viene desde sus tiempos como jugador del Madrid, cuando se llegó a decir por sus gurús que el Madrid jugaba mejor sin él que con él) no deja de ser una patada el culo a Floper, su verdadero objeto de deseo.

    No nos engañemos, el Presidente (que arrancó las manazas de PRISA del club, cuando estaban a punto de hacerse con él) es la pieza de caza mayor que llevan años esperando cobrarse...

    Saludos

Responder a Vagawain Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram