Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Ser socio del Real Madrid

Ser socio del Real Madrid

Escrito por: Antonio Vázquez28 octubre, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Las brutales pérdidas que acumulan nuestros dos principales rivales (sí, también el Atlético, aunque apenas se hable de ellos) y la responsabilidad de sus respectivas masas sociales en sus crisis me ha hecho reflexionar sobre lo que supone ser socio del Real Madrid. Yo lo soy y, tras más de dos décadas acudiendo a cada partido del primer equipo, he conocido a muchos otros socios. Entre ellos hay muchos a los que considero modélicos, pero también otros que principalmente se dedican a quejarse de cualquier aspecto de la entidad y no advierten los privilegios que supone ostentar la categoría de socio, y por tanto dueño del Real Madrid. Reclaman todos los derechos, pero no contemplan la posibilidad de que existan deberes. Como, por ejemplo, acudir económicamente en ayuda de la entidad en caso de necesidad. Es una medida absolutamente impopular, con la que ya se ha amagado en Barcelona y que ha descartado la asamblea del Athletic, pero también un ejercicio de madurez y responsabilidad. Para el que se conforma con votar cada cuatro años y exigir grandes fichajes pase lo que pase y sin atender a más circunstancias que su capricho, esta posibilidad constituye una verdadera afrenta.

hay muchos socios modélicos, pero también otros que se dedican a quejarse de cualquier aspecto de la entidad y no advierten los privilegios que supone ostentar la categoría de socio, y por tanto dueño del Real Madrid. Reclaman todos los derechos, pero no contemplan la posibilidad de que existan deberes

Muchos de los que son también abonados parecen no ser conscientes del beneficio que obtendría el club si sacara cada una de nuestras entradas a la venta, o de lo poco que nos cuesta presenciar cada encuentro si consideramos el precio en el mercado real de nuestro ticket. Hay millones de madridistas en el mundo que serían increíblemente felices por acudir algún día de partido al Bernabéu, y que valoran extraordinariamente algo que se ha convertido para muchos casi en un gesto rutinario. No hablemos ya de esos socios que usan sus abonos para hacer negocio en la reventa. El Madrid hace mal no siendo mucho más estricto en el cumplimiento de sus estatutos y persiguiendo con rigor estas prácticas que perjudican a la entidad, a aquellos que aguardan durante años o décadas la posibilidad de disponer de su propio abono y también a los aficionados que recompran a precios prohibitivos (aunque ellos estén contribuyendo al problema).

Entre ellos hay muchos a los que considero modélicos, pero también otros que principalmente se dedican a quejarse de cualquier aspecto de la entidad y no advierten los privilegios que supone ostentar la categoría de socio, y por tanto dueño del Real Madrid. Reclaman todos los derechos, pero no contemplan la posibilidad de que existan deberes

Tengo un temor fundado por el futuro del club. El modelo societario por el que nos regimos actualmente acabará más tarde o más temprano. La Unión Europea ya ha advertido en varias ocasiones de que, en algún momento, los cuatro equipos españoles que aún no son Sociedades Anónimas Deportivas tendrán que afrontar esa transformación. Solo queda llegar bien preparados a ese momento e intentar hacer un cambio ordenado y beneficioso. Se contempla un modelo tipo Bayern como el ideal, con la mayoría del capital concentrado en los socios (y a ser posible sin la posibilidad de que se transfiera), además de unas cuantas empresas estratégicas, partners históricos, compartiendo propiedad. El paso se tendrá que dar, pero es mejor llegar a él con un estadio nuevo, las cuentas saneadas y pudiendo sopesar todas las posibilidades. Convertirse en SAD con cientos de millones en deudas, concentradas en uno o varios grandes acreedores, convierte a estos actores en propietarios de facto del club. En esa tesitura, el margen de maniobra para escoger un modelo mixto de propiedad se esfuma.

El modelo societario por el que nos regimos actualmente acabará más tarde o más temprano. El paso se tendrá que dar, pero es mejor llegar a él con un estadio nuevo, las cuentas saneadas y pudiendo sopesar todas las posibilidades

Hay que asumir que el cambio lleva implícito un riesgo. Porque los socios pueden acabar viéndose atraídos por una oferta de compra de acciones (si fueran transferibles, claro está) y que suceda lo que a buena parte de las SAD, monopolizadas por personajes que buscan su lógico beneficio tras inversiones importantes. Recordemos lo ocurrido en otros clubes, ahora en manos de gestores de dudosa capacidad, pero que llegaron a esa posición porque muchos socios vendieron con gusto acciones con las que obtuvieron jugosos beneficios. A ellos es a quienes habría que pedirles responsabilidades. Porque una vez que la masa social pierde el control del club, pasa de dueño a cliente. Y como clientes, todos hemos tenido buenas y malas experiencias.

Florentino nuevo Bernabéu

Es un debate crucial, que tarde o temprano tendrá que afrontar una directiva y sobre el que los socios tendremos que opinar. Es esencial para la estabilidad y futuro de la entidad. A mí me gustaría que los socios siguiéramos pudiendo ejercer como contrapeso al poder ejecutivo, para que se puedan corregir errores como los que vivimos no hace tanto tiempo. Pero entiendo que haya reticencias ante la inmadurez de una parte de la masa social del club, obsesionada con el hoy, reacia a aportar nada que no sea su cuota anual y permeable a la posibilidad de sacar toda la tajada posible de su condición privilegiada de socio, más que a contribuir al crecimiento y la pervivencia de la entidad que legalmente les pertenece.

 

Fotografías Imago.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

9 comentarios en: Ser socio del Real Madrid

  1. Pasas de puntillas por el tema de los socios que venden su abono haciendo negocio... Si nos cargamos a esos con un seguimiento estricto del club (no es tan difícil identificarlos, simplemente no hay voluntad ninguna) quedarían menos de los no comprometidos.

  2. Antonio, a diferencia de lo que expresas en el artículo yo si me fío de los socios. De hecho creo que se equivocan muy poco. Fueron los socios los que eligieron a Mendoza. Fueron los socios los que eligieron a Florentino después, sin mirar el corto plazo ni las copas de europa de Lorenzo Sanz, sino el futuro, y esa visión que compartíamos con el presidente actual. No fueron los socios los que eligieron a Boluda o Martin, y fue la presión de los socios la que se cargó a Calderón. Me asusta la idea de dejar el Madrid en manos de jeques o rusos. Nos ha ido muy bien hasta el momento y no veo la necesidad de cargarse todo eso. Hay muchas maneras de competir y estoy seguro de que encontraremos nuestro propio camino. Siempre lo hemos hecho. El PSG, el City o el Newcastle no son ejemplo de nada. Nosotros marcamos el camino y los demás nos siguen. No al revés. Confiemos en nuestros valores.

  3. El problema de esta sociedad en general es el postureo y ese hipócrita modo de vida que no conduce a nada, ni por hacernos ,nos hace felices.
    Para ciertas cosas, no sólo vale con ese valor que se presuponía al infante/artillero/marinero etc...
    sino que hace falta algo más, en medicina/enseñanza creo que la vocación es imprescindible, pues eso....para ser socio del Madrid no vale con "cómo molan las 13 de rigor" o yo pago los 10.000, hay algo que se palpa en este club que está por encima de las soplapolleces de rigor, hay que poner en valor lo que representa ese escudo y la cantidad de cabronadas que sufrió, sufre y sufrirá nuestra amada entidad, el que no sepa lo que es el Real Madrid.....pues Manolete, si no sabes torear a que te metes.
    En el recuerdo(el mío) hay un hecho del que me gustaría que alguno de los escritores magistrales de esta página nos sacara de ese poltergeist tinerfeño que vimos también en dos partes, y si invitarán a Agustín(Carol Anne ven a la luz) esperemos que no haya tercera parte(tienerfeña) aunque este pasado curso ¿futbolístico? pudo haber sido perfectamente el III,
    en este más que factible chanchugeist no una isla en concreto, aunque sí un archipiélago, del que Indonesia se queda en ná.

  4. Buenas tardes, todo el mundo en La Galerna me conoce, soy primero anti atlético, en segundo lugar anti barcelonista, y en tercer lugar madridista, para mí no hay discusión ni debate, el día que el Madrid sea Sociedad Anónima, yo dejaré de ser madridista, me dará igual que gane o pierda, eso si anti atlético y anti barcelonista para la eternidad
    Saludos blancos y anti talibán

  5. Ser socio tiene sus derechos y obligaciones, de acuerdo.

    Nuestra única manera de poder elegir a nuestro representante es cada cuatro años, si hay suerte, y hay elecciones. No es el caso. Las dificultades burocráticas para ello, son de sobra conocidas por todos nosotros. La única asamblea en la que se le da voz al socio, es a través de la Junta de Compromisarios. Esto merecería capítulo aparte e igual me banean por expresar lo que pienso sobre este órgano y como se puede acceder a él.

    Volviendo al tema de los derechos y obligaciones; entre estos primeros debería encontrarse el poder disfrutar de unos cuantos, aunque sean pocos, m2 cuadrados dentro de las muchas hectáreas que ocupa la actual bunkerizada Ciudad Deportiva de Valdebebas, por ejemplo.

    Un área recreativa que incluya un centro social, instalaciones deportivas, etc.,... Lugar de reunión y disfrute de toda la masa social madridista, como antaño ocurría.

    En cuanto a lo que se comenta en el artículo sobre los abonos y el precio de las entradas... No tengo los datos de lo que supone en la actualidad lo recaudado por los abonos dentro de las partidas presupuestadas del Club, pero supongo que es un porcentaje bastante pequeño.

    Si el ganar unos euros más, supone vaciar las gradas de gente local, socios de toda la vida, peñistas y demás madridistas de bien, en pos de la globalización, del que viene de allende los mares, un día y si te visto no me acuerdo; por mucho que gaste en la tienda y en los restaurantes del estadio; yo me bajo del barco.

    Soy madrileño de nacimiento, socio desde hace 28 años (exactamente desde los 11 años), y abonado desde que nos obligaron a sentarnos a todos. Mis tres hijos son socios desde que nacieron, y gran parte de mi familia también lo es, así como gran cantidad de amigos y conocidos. Hablo desde el conocimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram