Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Se cuece otro Tenerife

Se cuece otro Tenerife

Escrito por: Jesús Bengoechea8 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Los más jóvenes no conocen más que de oídas lo que le sucedió al Real Madrid dos años seguidos en el último partido de Liga que, tanto en 1992 como al año siguiente, se disputó en el Heliodoro Rodríguez López. Saben tal vez que el Madrid perdió en Tenerife dos Ligas consecutivas, y en ambos casos en la última jornada, pero son bastante ajenos a las circunstancias.

El Barça se llevó in extremis aquellas dos Ligas, y las consiguió en parte por el buen hacer del Barça de Cruyff y en parte por el mefistofélico control del contexto por parte de la entidad blaugrana en los últimos compases del campeonato. Desde el Barça se creó el caldo de cultivo mediático, arbitral y futbolístico necesario para propiciar el derrumbe del Madrid en la mismísima línea de meta.

En el primer Tenerife se invalidó un gol de Milla en posición reglamentaria por un par de metros, amén de ignorarse una clara mano en área isleña a remate de cabeza de Hierro. En el segundo Tenerife se escamotearon dos penaltis de libro por derribo a Zamorano. No había VAR, la herramienta que con tanto ahínco está intentando ahora deslegitimar el club de Bartomeu.

Desde el Barça se creó el caldo de cultivo mediático, arbitral y futbolístico necesario para propiciar el derrumbe del Madrid en la mismísima línea de meta

Otra cosa de la que apenas se ha vuelto a hablar es el intento de soborno al propio Milla, narrado por el futbolista a José Ramón De la Morena y ratificado por Milla en entrevista a La Galerna. Un excompañero del centrocampista en el Barça le llamó para ofrecerle dinero a cambio de que contribuyera a la derrota de su equipo. Sobre este tema también se ha corrido un muy tupido velo. Pueden parecer insinuaciones que nos parecen alejadas del mundo del fútbol. Pero recordemos que hablamos de una entidad que, por aquel entonces, estaba presidida por una persona que terminó en prisión por comprar a inspectores de Hacienda.

En el ámbito mediático, declaraciones del propio Núñez poniendo en duda la profesionalidad de jugadores del Tenerife que habían militado en el Madrid, caso de Agustín, contribuyeron a espolear el ánimo de dichos jugadores (que en el primero de los dos Tenerifes nada se jugaban en lo deportivo) para asegurar que su estadio constituyera la tumba deportiva de los blancos en el último estertor de la Liga.

Por último, el futbolista del Tenerife Manolo Hierro reconoció abiertamente que habían cobrado del Barcelona una sustanciosa prima por ganar al Madrid en la primera de sus dos debacles tinerfeñas.

Todo indica que ese mismo control de la tramoya, proverbial en el club catalán cuando se llega a los momentos decisivos, lo pone de manifiesto ahora, cuando apenas faltan cuatro jornadas para que finalice una Liga que el Madrid puede ganar dependiendo sólo de sí mismo... o eso cree.

Todo indica que ese mismo control de la tramoya, proverbial en el club catalán cuando se llega a los momentos decisivos, lo pone de manifiesto ahora, cuando apenas faltan cuatro jornadas para que finalice la Liga

De momento, la presión sobre el colectivo arbitral llega por tierra, mar y aire. Tierra es la infantería de la prensa escrita, radio y televisión no solo con sede en Cataluña, sino con sus poderosas ramificaciones en la capital también. Mar es la armada casi invencible de los tradicionales aliados del antimadridismo no culé, que tan sencillo es siempre adherir a la causa sin casi necesidad de pedírselo. Aire son las bombas atómicas de Enola Gay Bartomeu acusando públicamente al VAR de favorecer al Madrid. Van con absolutamente todo, y eso que aún quedan cuatro partidos. Antes de esto empezaron a presionar tótems del barcelonismo como Piqué o Setién, suponiendo que Setién pueda ser tótem de algo.

El control de los medios y de las instituciones (también Tebas ha añadido leña a la hoguera volviendo a mentar su leitmotiv de la llamada de Florentino a Rubiales) está a la vista. Falta por saber si ya están rulando también los maletines (a cambio de ganar y/o de perder), o si este recurso más oneroso se reserva para un momento más cercano al final por causa de la pavorosa estrechez financiera que atraviesan los amics del rinconcito.

Todos atentos.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

26 comentarios en: Se cuece otro Tenerife

  1. Jesús, totalmente de acuerdo contigo. Yo viví aquellas dos derrotas y cómo se corrió un tupido velo sobre el intento de compra a Milla, y el de las primas a terceros (que estaba prohibido con sanciones de pérdida de puntos etc.). Y esto se le parece sospechosamente, aumentado por el mayor volumen mediático que hay ahora, y agravado por un hecho, una victoria del Madrid sólo se vende en el entorno madridista, una derrota tiene muchos más clientes.