Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Quemados, pero no hundidos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Quemados, pero no hundidos

Escrito por: La Galerna28 febrero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cabría fundir a negro y cerrar hoy esta sección por inventario mientras nos cagamos en todo en la intimidad, tal y como corresponde a las gentes educadas. El golpe es muy duro, y para mayor escarnio se une a una lista de golpes que ni Tyson, queridos y dolientes galernautas. Pero una publicación que nació intempestivamente tras la eliminación del Madrid en Champions por parte de la Juventus de Morata ya viene curtida desde su origen y, en consecuencia, sabe lamerse las heridas, practicarse a sí misma la sutura, cojear aun con cierto garbo y seguir andando por este campo de minas que parece no tener fin. Así que mirada al frente, fuerzas de flaqueza y de tripas corazón. No sabemos si todos estos aciagos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia, pero sí sabemos que, entre otras muchas cosas, el Madrid es la posibilidad de volver a levantarse.

Marca Portada 28.02.16Sí, tal y como dice Marca, "naufragio sin excusas del Madrid ante un Atlético serio y eficaz". Ni una coma podemos añadir ni quitar (aunque la frase no tenga comas) a esta afirmación. Ayer presenciamos una perfecta demostración de impotencia de un equipo que no supo en ningún momento abrir la nutrida defensa colchonera, perfectamente organizada a base de rigor y acumulación de jugadores. Frustración y melancolía eran las sensaciones que dejaba cada amago de ataque madridista ante las puertas blindadas por el Cholo, ese entrenador inmune a la crítica.

No hubo manera, aunque creemos que sí hubo eso que se viene llamando actitud, tan necesaria como insuficiente. La seriedad y eficacia del Atlético se bastaron y casi se sobraron para salir victoriosas del Bernabéu; una seriedad y una eficacia al parece elogiables si y solo si adornan como excelsas virtudes al ejército de Simeone, y no y solo no si a un equipo como el Madrid se le ocurre echar mano de ellas para intentar ganar un partido. En este segundo caso la seriedad y la eficacia se convierten en los más aberrantes de los defectos, tal y como mandan los cánones de la doble vara de medir que campa a sus anchas como notable insulto, ya no solo al madridismo, sino sobre todo a la inteligencia.

Así que destrozo, tal y como reza el titular de Marca, y fin de la Liga, tal y como no escondió Zidane en rueda de prensa. Estamos de acuerdo con ambas crudezas, y ahora solo esperamos que el equipo pueda recomponer no solo su orgullo, sino también su juego para que este calvario sea lo menos sangrante posible y para que la posibilidad de la Champions pueda tener visos de realidad.

As Portada 28.02.16Tenemos que agradecer al diario As que sea el único que mencione un penalti de Gabi a Danilo, de esos que no sabemos cómo es posible no pitar, salvo que la Liga, como bien dijo en verano el oráculo Diego Pablo, esté peligrosamente preparada para que la gane la madre que nos parió (disculpen ustedes el exabrupto, pero hasta nos hemos contenido). Sin embargo, esa mención al enésimo penalti no pitado casi se nos pierde en una portada que parece encantada de titular como titula ("En la capital manda el Atleti") y que parece aún más encantada -miren ustedes la foto alusiva- con las torpes y altaneras declaraciones postpartido de Cristiano.

Sí, lo hemos dicho: torpes y altaneras en alguna de sus partes. Y ello aunque después hayan sido matizadas por él mismo -cosa que hay que tener muy en cuenta- llegando a expresar que no se considera mejor que nadie y que, al hablar del nivel de resto de la plantilla, se refería tan solo al nivel físico. Esta matización tal vez suene a intento algo forzado de apagar su propio incendio, provocado por su comprensible necesidad de autorreivindicación tras la interminable (y en muchos puntos, descarnada e injusta) crítica a la que está sometido el portugués. A nosotros no nos gustaron las declaraciones, o mejor, algunos puntos concretos de las mismas, pero ello no obsta para que cierta contextualización contribuya a explicarlas; una contextualización que, tan astutamente, los chicos de la prensa saben construir para luego olvidar, una vez conseguidas las jugosas declaraciones.

La jugada es perfecta para los medios. Aprovechan una dolorosa derrota para cercar a la estrella del equipo -que salió a dar la cara- con sucesivos dedos en la llaga hasta que -dientes largos y boca babeante- la estrella suelta alguna imprudencia que mejor sería solo pensarla o si acaso decirla en privado. Bravo, muchachos. Misión cumplida. Hito antológico del periodismo, de ese periodismo que sale cada mañana camino de Chamartín con el cuchillo entre los dientes no para contar lo que pasa, sino para cazar a su presa, cueste lo que cueste y aun en el fango. No seremos nosotros quienes dejemos sin cuestionar algunas frases de Cristiano -señalar públicamente a los compañeros es cosa censurable-, pero tampoco contribuiremos a que este árbol no nos deje ver el bosque yermo y desalmado de cierto periodismo deportivo patrio; ese periodismo que fuerza la realidad a base de preguntas capciosas como ataques, ese que busca pillar al protagonista en un renuncio, ese que hace de este bendito juego un terreno para la trampa, la polémica y el bulo. Esperamos que Cristiano -ayer humano demasiado humano- sepa en otra ocasión no darle a ese periodismo lo que quiere.

Mundo Deportivo Portada 28.02.16Sport Portada 28.02.16Notamos cierta contradicción en la felicísima prensa deportiva catalana. Mirando sus portadas no sabemos si el Madrid se quema -metáfora escogida por Mundo Deportivo- o se hunde -ejemplo del Titanic asumido por Sport-. Dirán que para el caso es lo mismo, y tal vez tengan razón, pero cabe advertir, tal y como decíamos al principio, que el Madrid es, entre otras muchas cosas, saber rehacerse de sus cenizas y, a la vez, salir a flote de sus propios naufragios. Unos naufragios que, dicho sea de paso, se dan en cualquier pequeño charco ya incluso antes de entrar a remar en él, por obra y gracia de la profecía autocumplida de una exigencia y de una cacería pública desde el minuto uno de cada pretemporada. Vencer a todos los elementos, cosa que no tiene que hacer el Barcelona, se nos antoja ciertamente difícil, y más cuando apenas unos pocos vientos se atreven a soplar a favor.

Por supuesto no somos tan ingenuos como para esperar mano tendida de la prensa catalana, pero no habría estado mal hacer constar, por ejemplo, el matiz que el mismo Cristiano añadió a sus iniciales declaraciones, interpretadas con exceso de libertad por Sport como crítica al proyecto de Florentino. Ya decía Ortega que la verdad se forjaba a base de perspectivas, pero oiga usted, hay perspectivas que directamente son mentira, las diga Sport o su porquero.

Sí, quemados, muy quemados, pero no hundidos. Sentimos decepcionar a quien así nos quiera ver, pero en esto de ser del Madrid la asignatura de estar hundidos no forma parte del programa de estudios, le pese a quien le pese. Toca remar y remaremos, vaya si remaremos.