Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Plantapinos del Mojonar, provincia de Soria

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Plantapinos del Mojonar, provincia de Soria

Escrito por: La Galerna4 octubre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Tres futbolistas ocupan las primeras planas de la prensa patria. El primero de ellos es Leo Messi.

Sí: Leo Messi, el jugador para el que la prensa afín al eterno cuartofinalista de la Champions ha agotado los calificativos. Ahora rebautiza estadios (lo de Wembleo nos parece hasta ingenioso, seguramente tenemos el día tonto, y eso que no hemos fumado lo mismo que ellos) y no camina sobre el Támesis porque sin duda no ha querido profanar con sus huellas las aguas donde en su día se bañó Joan Gaspart. Joan Gaspart es un poco como el bautista que precedió al Messías, y el Támesis sería al Jordán lo que Gaspart y Leo serían a San Juan y Jesucristo, respectivamente. A lo mejor sí hemos fumado lo mismo que ellos.

El hecho diferencial es que, mientras aquel baño del entrañable Joan en el 91 celebraba la primera Copa de Europa culé, nada concreto celebra el caminar sobre las aguas de Leo en la noche de ayer, pues no apareja ningún título. Las muy meritorias acciones de Leo sobre el campo no suelen aparejarlo. A este respecto, solo nos resta citar la genialidad de Juanma Rodríguez a resultas del encuentro de anoche, genialidad que le hemos tomado prestada como título de nuestro portanálisis de hoy:

"En la fase de Grupos de la Champions Messi no es de este planeta pero en octavos pasa a ser de Plantapinos del Mojonar, provincia de Soria".

Certerísima sentencia de Juanma. Os recomendamos, por lo demás, que no busquéis Plantapinos del Mojonar en Google Maps, y mucho menos en la provincia de Soria.

El que Leo Messi disputara anoche un encuentro excepcional en Londres no demuestra que sea el mejor, como machacona y dogmáticamente pregonan desde todos los púlpitos cada vez que el argentino brilla contra el Levante o en la liguilla de grupos de la Liga de Campeones. Lo que demuestra es que puede volver a ser el mejor, porque sin duda lo fue. Ahora no lo es, porque el mejor no cae tres años seguidos en Cuartos de la mejor competición del planeta. Que corrija eso, que vuelva a ganar la Champions, y luego discutimos si ha vuelto a ser el mejor o si, por el contrario, la gloria pretérita sigue estándole vedada.

El segundo futbolista del día es Griezmann, que viene a la portada de Marca con todos los honores de un héroe de Fornite, que es una cosa a la que juegan Griezmann y los hijos de Jesús Bengoechea sin que esta coincidencia deba preocuparnos más allá de lo que se preocupan dos niños de 10 y 8 años cuando les matan al llegar a las dunas.

Griezmann es “de oro”, nos alecciona Marca, no sabemos (nos haremos los tontos) si en referencia a cierto Balón del mismo material precioso que se entrega allá por enero. Así que no descartamos que lo de “de oro” vaya por ahí. Como dejándolo caer, vamos. Es así que si Griezmann es “de oro” debería serle concedido el Balón homónimo, ¿o no? Para que nos quedara bonita esta especulación  deberíamos acaso sacar ahora a colación al rey Midas, que convertía en oro cuanto tocaba, un poco como Rubiales. No sabemos si nuestro rey Midas sería aquí el propio Griezmann o alguien de la redacción de Marca, por ejemplo Roberto Palomar, cuyo apellido adelanta lo que supone adentrarse en sus artículos, donde se oye un gorjeo múltiple e incómodo y de los que sales con manchas amarillentas en el traje. Igual, bien pensando, no nos sirve Palomar como rey Midas ni fumando lo que fuman los de la prensa catalana o nosotros mismos.

El tercer jugador es Mariano, a quien Ouija Daily trae en pequeñito, ahí arriba, un poco como Cataluña en las fantasías de Guardiola. Su buen rendimiento en Moscú debería traer consigo más minutos, que es lo que sugiere As. Ya nos duele coincidir en algo con Ouija Daily, pero si hay que sentarse a cenar con el Diablo para paliar el hambre en África se hace, como dijo Bono tras reunirse a tal fin con George Bush Jr. Relaño no se parece a George Bush Jr. porque (las cosas como son) habla mucho mejor y no confunde al presidente de Eslovaquia con el de Eslovenia. Tiene un problema, eso sí, con lo de la BBC, que él escribe (hoy vuelve a hacerlo) bbC. Eso es algo que sí podría pasarle a George Bush Jr., que sufre una dislexia tan galopante como el odio de Relaño a Florentino. Hoy le acusa desde su editorial de estar demasiado obsesionado con “tunear” el Bernabéu. “Tunear” quizá venga de “tuno”. ¿Fue Relaño tuno de la facultad de periodismo? Lo visualizamos perfectamente, pandereta en ristre.

En esta noche clara de inquietos luceros
lo que yo más quiero te vengo a decir.
Que en mi resquemor siempre estás
y no puedo olvidarte jamás.
Porque yo nací para ti
y aplicarte mi acoso en el As.

Pasad un jueves absolutamente inolvidable.