Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
A perfect day (o no tanto)

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

A perfect day (o no tanto)

Escrito por: La Galerna18 enero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En días como hoy uno suspira por respirar el mismo aire que el antimadridismo, aquellos etéreos efluvios que permiten al detractor de lo blanco más furibundo disfrutar de debacles ajenas como si fueran glorias propias. Sí, amigos galernautas, si al madridismo sólo le preocupara el mal ajeno, ayer, sin duda, hubiera sido una jornada fetén para disfrutar del arte de la leña del árbol caído.

Anoche por un instante pareció difuminarse la maldición que nos acompaña desde que vapuleáramos al Barcelona en los albores de la temporada, cuando acudimos al teletexto para comprobar los resultados coperos de la jornada. Anoche sonaron los acordes de Perfect Day de Lou Reed mientras nuestros rivales se hundían sin remisión en un féretro futbolero cual Renton en Trainspotting mientras corría por sus venas un caballo galopando.

Anoche ni siquiera el trencilla pudo salvar a un Barça con penalti de diseño propio de Mariscal y su Cobi olímpico. Ya se encargó nuestro Diego López de elevar a un 24% el porcentaje de penales fallados por ElMejorJugadorDeTodasLasErasEonesTiemposyDinastias y apuntalar la primera piedra de la derrota del Barça en Cornella ante el Espanyol, que también es de Barcelona, conviene recordarlo a tenor de las portadas de allí arriba a la derecha.

La fotografía de portada escogida en este sentido por Mundo Deportivo no hace sino trasladar la pérfida sonrisilla de SuperLópez a nuestro rostro para mofarnos en la intimidad y en silencio del rictus de estreñimiento de Gerard, que espera que el culé no insulte al perico en la vuelta del Camp Nou mientras sobrevuelan cabezas de cerdo, botellas de J&B y se escuchan los ecos de ciertas bellas palabras dedicadas a cierto portugués y su madre.

“Son humanos”, proclama Sport y nos preguntamos si en realidad lo son, en tanto y cuanto en ese equipo hay un señor que da bocados a sus rivales, un Jefecito que se va a ir a vivir a China sin que le piten en penalti después de jugar tropecientos partidos y un argentino que cada vez que se sienta con el Iphone en el trono renueva por miles de millones de euros sin que a Sor Lucía Caram y al Obispo de Barcelona se les remuevan los hábitos.

Desde La Galerna trasladamos nuestra enhorabuena al Espanyol al tiempo que asimismo le trasladamos el pésame ante el atracón arbitral que se viene en la vuelta en el Camp Nou en caso de angustias, sudores y problemas.

Antes jugó el Atlético frente al Sevilla en el Wanda. Y cayó con estrépito en apenas diez minutos después de adelantarse ante los andaluces. No verán demasiado escarnio en las portadas porque la noticia, lamentablemente, estuvo fuera del estadio. Aunque esta información no la verán tampoco.

Al menos no la leerán en la Ouija, donde se muestran más preocupados en su campaña de malevolencias e insidias contra el Madrid y siembra de cizañas entre FloPer, ZZ y CR7; en lo que ya constituye una desesperada carrera hacia la jubilación del director Relaño.

De esto no leerán nada en la Ouija. Ni tampoco oirán a Michael Robinson, que se quedó más solo que la una al disparar contra la Grada Fans, comentar nada al respecto.

Lo encontrarán en Marca. En pequeñito y nimio, sí, pero lo encontrarán, así que gracias. Así es, anoche, un joven de 22 años, miembro del Frente Atlético, fue apuñalado en una reyerta entre intelectuales socialpatriotas cerca de la estación de Las Musas.

Pero son la mejor afición de España, oiga. Y no veas cómo animan.

Pero qué va, señores, no se equivoquen, los malos son los abuelos, padres, madres, hijos, hijas, niños y niñas de la Grada Fans del Bernabéu.

Sobre eso sí que escriben los secuaces de Relaño.

Como escribirán profundos tratados si esta noche no cazamos al monstruo de Leganés. Aunque volvamos con un nimio empate del lago en una Copa que –para qué negarlo, se está poniendo muy madridista– nos clavarán la enésima puñalada trapera.

Sin embargo, los verdaderos ataques con arma blanca no salen en las portadas.