Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Nuestro vino

Nuestro vino

Escrito por: Fred Gwynne5 diciembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

“Era mi dolor tan alto,
que la puerta de la casa
de donde salí llorando
me llegaba a la cintura
Juro que después del esperpento de Cádiz  intenté ser autocrítico. Lo juro. Lo que fuese con tal de aligerar un poco tanta vergüenza. Tenía más dolor que Altolaguirre y necesitaba recapacitar sobre todo aquello que había hecho que cayésemos de una competición casi sin estrenarla. Estaba reflexivo perdido. Con ganas de autocrítica, de tiempos nuevos y de que Robespierre llenase el cesto del cadalso con unas cuantas cabezas.

El problema es que, aunque lo intenté, acabaron por quitarme las ganas. Es más, había incluso empezado un par de artículos tratando este mismo tema desde la sensatez y la cordura pero acabé por tirarlos a la papelera. Si este juicio público por el grave error del partido de Copa fuese comedido y sensato, yo sería el primero que me sumaría a él, pero ha sido tal el aluvión de odio, ensañamiento, humillación y burlas que ha recibido el Real Madrid que me he visto obligado a mandar la autocrítica directamente a la mierda.

Uno ve este enésimo linchamiento y se le aparece Gila contándole una vez más el famoso chiste de la paliza:

- El otro día volviendo a casa con mi mujer vi a cuatro tíos pegándole una paliza a un hombre y me dije: ¿Me meto o no me meto?... Al final me metí y buff... ¡Vaya paliza le metimos entre los cinco!

Y no, me niego. No pienso participar en nada en esta paliza totalmente desproporcionada al Real Madrid. En nada. Me niego. Ni autocrítica, ni dimisiones, ni ridículo, ni leches. Nada. Me da igual quién haya metido la pata, me da igual el artículo 16, el 24, el 122 o la madre que los parió. Me da igual que haya llegado el fax, que no haya llegado o que ese fatídico día apareciesen  todos borrachos al trabajo. Me da igual, exactamente igual. El Real Madrid es el único equipo del mundo que puede perder una competición en los despachos (sin que nadie lo encuentre deshonesto, sin que nadie se rasgue las vestiduras por lo que siempre decían que era una indignidad) pero no puede defenderse en ellos. Tendrá un juicio justo y será ahorcado al amanecer.

Harto. Estoy harto de que otros equipos estén llenos de imputados que caminan por los juzgados como por el césped de su estadio sin que nadie repare en ello mientras el Real Madrid, haga lo que haga, se convierte en el hombre que está tirado en el suelo y todo el mundo vapulea. Me niego a reflexionar, me niego a pedir responsabilidades, me niego a la autocrítica, me niego a este circo. Toca cerrar filas. Toca defensa numantina, aunque Numancia acabe convertido en el salón de mi casa.

Igual dentro de unos días pienso diferente. Igual. Puede que Mr. Hyde dé paso al Dr. Jekyll y vuelva a mi ser para renegar de este escrito. Pero hoy no. Hoy, cuando todo el mundo se carcajea del Real Madrid, no pienso reflexionar. Hoy se pueden meter la reflexión, la autocrítica y las risas por donde les quepa.

Como bien dijo José Martí: “Nuestro vino es agrio…pero es nuestro vino”.

vino

Fred Gwynne
Soy un hombre hecho a mí mismo. El problema es que me sobraron algunas piezas. SOL O CONTIGO. Persigo playas.

15 comentarios en: Nuestro vino