Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
"El Madrid nos hacía sufrir mucho"

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

"El Madrid nos hacía sufrir mucho"

Escrito por: La Galerna29 marzo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Nos sucede con frecuencia (cada vez más) que nos parece que la noticia no está en ninguna de las cuatro portadas que comentamos aquí. Cuando tal cosa sucede, esperamos que comprendáis que hagamos un pequeño detour y vayamos allá donde pensamos que se nos necesita, sin perjuicio de que os pongamos también las portadas para que podáis opinar sobre ellas, detestarlas o admirarlas si procede (aquel verano que no paró de nevar, como decía Sabina, que salvo error u omisión, inopinadamente, aún no había sido citado en esta sección). Las portadas del día son estas, pero no es de ellas realmente de lo que queremos hablar.

as.750 (65)

mundodeportivo.750 (71)

marca.750 (73)

sport.750 (73)

Son como veis portadas bastante asépticas y en líneas generales correctas. Que si este puede ser el once de Zidane en el Camp Nou (cuatro días para el Clásico), que si habrá homenaje a Cruyff en el minuto catorce del mismo, pasando por los posibles fichajes del club catalán y la hipotética cercanía de la retirada de Casillas. Todo fenomenal, salvo que nosotros hemos venido aquí a hablar de nuestro libro, como habría dicho el maestro Paco Umbral en el barullo de una tertulia inane.

Jordi Cardoner, vicepresidente del área social del Barcelona, ha concedido una entrevista al diario argentino Clarín en la que se despacha a gusto con una ensalada de tópicos contra el Real Madrid. Decimos tópicos por no utilizar la palabra mentiras. ¿Y por qué no utilizarla?, nos preguntamos de súbito. ¿Por qué dejarnos  arrastrar por la corriente de máximo cuidado ("no vayan o ofenderse") que posee a todo aquel que se refiere al Barça, incluso cuando quienes tratan de ofender son ellos, como con tanta frecuencia sucede?

Corrijamos pues.

Jordi Cardoner, vicepresidente del área social del Barcelona, ha concedido una entrevista al diario argentino Clarín en la que se despacha a gusto con una ensalada de mentiras contra el Real Madrid.

Dice Cardoner: “Nosotros sufrimos una dictadura como en la Argentina, que fue la del General Franco. Y en esa época había un equipo favorecido que ganaba las copas de Europa y era el Real Madrid. Y que nos hacía sufrir mucho. Estábamos en una situación compleja y nos preguntábamos por qué Di Stéfano no jugó en el Barcelona cuando ya se había puesto nuestra camiseta. Antes cuando la gente no podía gritar visca Catalunya, gritaba visca Barça y eso significaba otra cosa. Hoy, quienes quieren expresar un grito de independencia lo pueden hacer libremente".

Por su parte, en declaraciones a la prensa afín, otro vicepresidente culé, el señor Jordi Mestre, después de dejarnos pasmados amenazando al Celta ("arrieros somos") por no haber querido regalarles a Nolito, arremete también contra el Madrid, deslizando una asquerosa insinuación relativa a la presunta buena suerte de nuestro club en los sorteos de Champions League. Lo hace lanzando la piedra y escondiendo la mano, en el conocido estilo de redomada cobardía que caracteriza al directivo culé medio, esa inefable mezcla entre lo melifluo y lo taimado que tanto se cultiva por allí. “Es sorprendente que al Madrid le toque otra vez un equipo de los más flojos y a nosotros uno de los más complicados. Es suerte pero no deja de ser curioso", dice el sujeto, a quien no leímos decir nada sobre la suerte del Madrid cuando a estas mismas alturas del campeonato nos tocó a nosotros el Atleti, como les ha pasado a ellos ahora. Si es "suerte" entonces no es "curioso", como con toda la mala intención del mundo (del Mundo Deportivo, en este caso) desliza el dirigente culé.

Todo esto nos es familiar, y nos es familiar en un contexto parecido. Todo esto se produce precisamente en el momento en que el Real Madrid se ha volcado en la solidaridad con el Barça por el fallecimiento de Cruyff. El Madrid, decimos, se ha volcado tanto a nivel institucional como a nivel aficionados. No cabía hacer otra cosa, es cierto, pero el madridismo ha sido ejemplar en este duro trance culé. Está visto cómo responde el Barça a la solidaridad y aun el cariño del madridismo por su pérdida.

Decimos que todo esto nos es familiar. El Real Madrid tuvo que discutir con la UEFA para que le dejasen lucir unas camisetas de apoyo a Abidal, al inicio de un partido de Champions, cuando el defensa francés batallaba contra el cáncer. La respuesta culé al gesto madridista no se hizo esperar. Una semana después, varios jugadores de su plantilla aparecían en una campaña publicitaria luciendo la palma de la mano abierta, en alusión a la reciente goleada (5-0) que le habían endosado al club blanco.

Los patrones de comportamiento se repiten en la historia y (utilizando un verbo muy en boga) retratan a quienes los manifiestan. Ahora, en el contexto del apoyo del Madrid en su tragedia, el Barça se descuelga con la patraña cien mil veces repetida de la incidencia de Franco en las míticas Copas de Europa de los cincuenta, como si Franco hubiera pintado algo en Europa en esa etapa. En el contexto (sí) de un madridismo volcado en el llanto y la celebración del gran icono culé, que acaba de dejarnos, el Barça se dedica justamente a intentar desprestigiar, una vez más, a los grandes iconos de la Historia del Real Madrid, tratando de atribuir sus glorias pretéritas a las influencias (?) de un dictador. Cuando el Madrid, en la tragedia del Barça, le acompaña en la celebración de su historia, el Barça trata de mancillar de nuevo la Historia del Madrid mientras paralelamente sigue alimentando rep