Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Jémez doing things

Jémez doing things

Escrito por: Mario De Las Heras1 abril, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hay una exitosa cuenta en Twitter llamada Keanu doing things (@keanuthings), en la que se muestra al actor Keanu Reeves en distintas imágenes de su vida con sencillos comentarios a pie de foto. Yo ayer durante el partido en Las Palmas no pude dejar de pensar en crear una cuenta a imagen y semejanza de esta, pero con Paco Jémez de protagonista. Jémez doing things (@jemezthings) sería un éxito inmediato de público. No tengo dudas.

Jémez está hecho para ser fotografiado, como Keanu, en lugar de para entrenar equipos de fútbol. En realidad me he sentido un poco como Marcello Rubini con este partido. Más que fútbol (a pesar de Paco: ese fútbol intenso e invisible y esencial que recibe tantas manitas como parabienes desde un mundo loco, loco, loco) yo he visto famosos de todo tipo, socialités, excéntricos y friquis sobre el césped insular como para hacer una crónica rosa.

Creo que la primera foto de mi cuenta @jemezthings sería una de Paco, naturalmente. El estadio de Gran Canaria, la grada soleada y él de pie, muy erguido, casi curvado, firme en el tendido de sombra, elegante de salón de bodas con su traje y su corbata, mano en barbilla pensando (mientras eso sucede se puede sentir el retumbar de los pasos del tiranosaurio), en medio de una reverberación como de vapores de gasolina, y con la mirada perdida en la yerba como si hubiera encontrado a los protagonistas de Cariño, he encogido a los niños.

Jémez

En el pie de foto pondría, sin alharacas: “Paco Jémez contemplando la vida pasar”. Sé que estoy un poco obsesionado con la idea, algo perdido ahora mismo quizá, pero es que la tarde no empezó bien para un análisis sereno cuando supe que el portero local se llamaba Chichizola. Chichizola suena como a insulto argentino para el pobre Higuaín o para el individuo a quien nuestro Boss de La Galerna le dedicaba honorables y bellas palabras.

Ha sido todo confuso a pesar de que Benzema fallaba menos goles de los que concedía, magnánimo (saldo positivo para el Madrid), como siempre, y de que los pases de Modric se sucedían en cascada con una soga colgante en medio desde la que se lanzaban al agua los niños felices bajo la atenta mirada del capitán Vallejo. Por contra, el otro día vi con mi hija Candela, orgullosa madrina de La Galerna, una película de dibujos animados sobre el gorila Copito de nieve, y ayer no pude dejar de verlo correr por la banda derecha no sé muy bien si por el color del pelo o por su pericia con el balón.

Entretanto, Paco Jémez hacía cosas como abrir mucho los ojos igual que si tuviera botones abreojos en esos bolsillos suyos del pantalón donde la mayor parte del tiempo tiene las manos pegadas, una locura (también puede que debida a que uno escribe después de leer What to do about it, de Francis Scott Fitzgerald), y yo vi a Keylor peinado como el lugarteniente del malo de Cocodrilo Dundee. He tardado en reponerme pero al fin lo he hecho porque sé que Keylor es bueno en todos los sentidos, como Gareth (ambos tan perseguidos), al que me gustaría ver siempre como ayer: corriendo libre con esa mandíbula heroica al frente a modo de mascarón de proa en el que ondean sus guedejas como banderas.

Mario De Las Heras
Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

3 comentarios en: Jémez doing things

  1. Jémez hace tiempo que sufre un proceso galopante de "Clementización" y me explico. ¿Recuerdas aquellos maravillosos 90 en que las noticias deportivas de los telediarios consistían en "al Madrid le ha pasado esto y aquello, bla, bla" y, después, que opinaba Javier Clemente sobre lo que le pasaba al Madrid? Pues eso. De hecho, los últimos equipos a los que entrenó el rubio de Barakaldo fueron de Primera a Segunda y de Segunda a Segunda B, así que yo creo que le importaban un pimiento, lo único que le ofrecían, era la oportunidad de tener una rueda de prensa en la soltar su "pellizco de monja" al Madrid.

    Jémez es el sustituto natural de Clemente, un Clemente con "cámara selfie de 13 megapíxeles", por así decirlo. Vociferante, mediocre y bocachancla, pero pasado por el "método Guardiolavsky": lo importante es la idea futbolístico/estética, el credo actual del futbol patrio. Si recordáis otra vez, en aquellos años en los que el Madrid destacaba por la calidad técnica de sus jugadores, Clemente fue el profeta del fútbol de 8 defensas centrales y "echarle más huevos" que nadie, con Pizo Gómez como mártir y aquella Cope de García como Sanedrín, constituyéndolo como el credo de aquellos años.

    Un saludo!