Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Homenaje a Bale

Homenaje a Bale

Escrito por: Mario De Las Heras14 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Parece una pauta que las últimas despedidas de futbolistas del Madrid hayan sido y vayan a ser frías, incluso desagradables. Como si se quisiera impedir cualquier oportunidad de agradecimiento. El Madrid espera y espera, como una batería de fusileros la carga de la caballería, y al final dispara. De la crueldad del despido no se salva ni el Madrid. Uno podría pensar que el Madrid también debería ser diferente en esto, pero sería absurdo organizar un homenaje por cada jugador descartado.

Yo recuerdo con especial cariño el homenaje a Butragueño. Matías Prats, padre, diciéndole al Bernabéu: “¡Gritad conmigo, Buitre, Buitre, Buitre... Adiós! Tengo la impresión de que ha sido el primer y único homenaje a un madridista. Yo no recuerdo otro. Sí otros homenajes fechados y espontáneos, pero ninguno tan natural, tan sensible y fisiológico como el de Butragueño. Quizá por ahí vayan los tiros. Hace falta un impulso popular, un clamor efervescente que produzca el homenaje como Dios manda.

Si esto fuera así, se comprende lo sucedido en los últimos tiempos. Antes de que puedan ser homenajeados, los futbolistas son degradados, desprestigiados, desahuciados. La opinión pública, el madridismo (parte esencial en esa expulsión deshonrosa del ejército en constante juicio sumarísimo) se queda sin bonitos recuerdos. El alma arrancada de esos jugadores, como los galones, nos deja unos restos, o lo que parecen unos restos, de lo que fueron. Y cuánto fueron algunos. Y de cuánto fueron injustamente despojados.

 

 

El caso de Bale es en mi opinión uno de ellos. Parece el oficial de las cuatro plumas, dejado por sus amigos sin honor. Yo no creo que Gareth Bale sea Butragueño en el sentido en el que Butragueño fue Butragueño. Nunca hubo ese sentimiento de propiedad de la grada respecto a él, lo cual no es ni siquiera negativo, pues entonces lo sería igualmente con la mayoría de los jugadores. ¿Quién ha sido Butragueño salvo Butragueño?

Pero cualquiera diría que Bale nunca funcionó al estilo de otros que pasaron sin pena ni gloria (y sin títulos) por el Madrid. El proceso de degradación pública ha sido tan efectivo como para que hoy ya casi no se recuerde que es una de las bes de la inolvidable BBC, ese acrónimo para la historia del fútbol. A pesar de esto, tengo la impresión de que con el tiempo se hablará de las cosas de Bale como hablaban en la barbería de El príncipe de Zamunda (esa desternillante metáfora del madridismo) de las cosas de Rocky Marciano.

Un día, mucho tiempo después de esta lapidación, alguien se acordará (ojalá no sea antes por los méritos en un equipo rival, aunque sería justo y poético de algún modo, igual que de algún modo yo me alegraría) de una carrera, de un gol del galés y comenzará a transmitirse la leyenda. Será como si, libre de prejuicios, del feo presente, libre de los odios recalcitrantes, de las descalificaciones rebuscadas e inventadas, fuera de este clima desasosegante, al fin triunfaran la estética y el talento de Bale, como los de Van Gogh.

Sólo lejos de esta gris niebla madridista, Bale será recordado con cariño y reconocimiento por su impronta (por mucho que en la barbería del Bronx se empeñen en sacarle punta a todo, rebajándola, qué sería de ellos si no) y por sus indiscutibles éxitos de leyenda del Madrid. Pero antes de todo eso debería apagarse ya esta semana el injusto menosprecio y, por encima del destino que lo espere lejos de Madrid, el Bernabéu (arriba y abajo) debería de hacerle un homenaje justo, sencillo, y Bale darse la oportunidad de recibir el homenaje que se merece, porque se lo merece, aunque no sea como el de Butragueño.

Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

23 comentarios en: Homenaje a Bale