Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Fichajes de verano: Amancio

Fichajes de verano: Amancio

Escrito por: Alberto Cosín15 junio, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El 15 de junio de 1962 se certificó y se hizo oficial el fichaje de Amancio por el Real Madrid. El coruñés era una de las grandes promesas del fútbol nacional en la época y se convertía en un refuerzo capital e histórico para el conjunto blanco que haría las delicias de los aficionados blancos los siguientes casi tres lustros.

El gallego se formó en el Victoria desde los 15 años, y con 19 llegó al Deportivo de la Coruña que militaba en la categoría de plata. A comienzos de los años 60 su progresión no pasó desapercibida para los equipos de Primera división y comenzaron a poner sus ojos sobre él. En 1960 aparecieron las primeras informaciones del interés del Atlético de Madrid, Real Madrid y Barça por sus servicios.

El primero fue el Atlético de Madrid en el mes de enero. En una breve nota aparecida en El diario de Burgos, se explicaba la predilección de los rojiblancos, “pero la directiva herculina no está dispuesta a desprenderse del joven jugador, a no ser por una fuerte suma de dinero”. El siguiente fue el Barça. En el verano de 1960, MARCA informaba en su edición del 13 de julio, que Amancio sería traspasado a los blaugranas. Añadía que “la oferta es de dos millones y medio de pesetas” y “aunque la directiva del club no ha facilitado ninguna nota oficial sobre el asunto, por conducto oficioso se sabe que solo falta una conformidad para efectuar el traspaso”.

La operación no se cerró y el que lanzó su ataque en octubre fue el Real Madrid. Así lo publicó el medio gallego A Noche, que detallaba que el conjunto blanco no solo quería a Amancio sino también a Manin, y la respuesta coruñesa fue clara: “igualar lo desembolsado por Del Sol”. Para terminar con cualquier especulación, el contador del cuadro gallego a finales de mes dijo en MARCA que “de momento no entra en los cálculos de la Directiva el traspaso del interior derecho”. Amancio preguntado por todos estos rumores respondía en Pueblo: “No sé, si me voy a dónde me mandarán. Pero yo no me deslumbro por los nombres de clubs. Sé lo que pasa en los ‘grandes’. Son metas el Madrid y el Barcelona, pero ¿quién encuentra oportunidad en ellos? Preferiría un Atlético, un Valencia, un Betis, un Sevilla…”. También el técnico del equipo blanquiazul, Jesús Barrio, habló en una conferencia de prensa del asunto explicando que “oficialmente, no hay nada. Habladurías. Y se ha hablado además del Madrid, del Atlético y del Barcelona, del Valencia, Mallorca etc. Pero como le digo, habladurías”.

En los primeros días de 1961, se afirmó que ‘El Brujo’ iba a disputar un partido amistoso con el Real Madrid ante el Deportivo Español argentino el día 18. El conjunto blanco en ocasiones solía invitar a jugadores de otros equipos por los que mostraba interés para poder evaluarlos más de cerca y en directo. Finalmente, no llegó a vestir la camiseta blanca en aquella oportunidad, pero en el diario Pueblo dejó algunas declaraciones interesantes el día de Reyes de 1961. Respecto al posible encuentro declaró que “muy tranquilo no me será fácil salir. Haré todo lo posible por serenarme, desde luego, pero no es sencillo sacase de encima el temor a que las cosas no rueden bien. Es un partido del que quizá dependa mi carrera como futbolista. No tengo miedo, pero, de momento, si un pequeño complejo, que procuraré vencer: es el de verme en el Bernabéu, quién sabe si objeto de excesiva curiosidad…”.  No cerraba las puertas a nadie y dijo “que tengo especial simpatía por el Atlético, Barcelona y Valencia, pero me interesa más el Real Madrid, como jugador profesional”.

Amancio finalizó la temporada 60-61 a un gran nivel, con 20 tantos oficiales entre el Campeonato de Segunda división y la Copa. Sin embargo, la alegría no pudo ser completa al quedar el Depor en tercera posición liguera a cuatro puntos del ascenso, que fue a parar a Osasuna y Celta. El siguiente curso 61-62 sería el último suyo en el equipo coruñés, y fueron unos meses muy intensos en los que se multiplicaron las noticias de su traspaso en los medios nacionales y gallegos.

En el mes de agosto de 1961, El Pueblo Gallego daba la cifra para el traspaso de Amancio según un directivo del Depor: 5 o 6 millones de pesetas. Un mes después, en septiembre, MARCA informó que un emisario del Real Madrid, Hortensio Martínez, seguía las actuaciones del jugador gallego cada fin de semana. También, Emilio Rey, director de ‘La Voz de Galicia’, y antiguo compañero de colegio Santiago Bernabéu, mantenía al día al dirigente blanco de la trayectoria de Amancio. Además, las facilidades del Real Madrid para la cesión de Gento II a los coruñeses era un aval para lograr en un futuro cercano el traspaso del interior coruñés.

Con la llegada del año 1962 la situación se calentó a medida que pasaba el tiempo, y las tres partes veían cómo el fichaje iba a cristalizar de un momento u otro. En los primeros meses del año hubo el habitual toma y daca de una negociación. El Barça, en el mes de febrero, volvió a la carga, pero ya estaba por detrás de los blancos en la carrera por el fichaje. En un restaurante céntrico, según Marca, se produjo una reunión entre el secretario técnico del Deportivo de la Coruña y un directivo del Barça, Antonio Tamburini. Ambas partes concluyeron que se vería todo al final del curso. Además, el Depor debía informar al cuadro blanco del interés de otros clubes porque habían acordado una opción preferencial, un extremo que confirmó Antonio González, secretario general de la entidad blanquiazul.

Mientras tanto, ‘El Brujo’ continuaba progresando en su juego, marcaba más goles que nunca con la camiseta del Depor y llamó a la puerta de la selección, siendo incluido por Hernández Coronado para varios entrenamientos y partidos de preparación del Mundial de Chile’62, como ante el Saabrücken, Rennes y Osnabrück.

Entre el mes de abril y el de mayo, tuvo lugar el último gran empujón para el traspaso de Amancio al Real Madrid. En la prensa fue denominado como ‘Caso Amancio’ y en los últimos capítulos se comenzó a hablar de dinero y jugadores. También apareció en un medio gallego un intento del AC Milan por los servicios del interior gallego, pero el Dépor solo estaba focalizado en las negociaciones con los blancos. Antonio Calderón llevó las primeras gestiones, aunque en lo económico había distancia. Las primeras cifras oscilaban entre los 6 y 8 millones de pesetas que no convencían a los deportivistas. Según el gerente madridista, en unas declaraciones al Ideal Gallego, había un punto de acuerdo y es que Amancio ficharía por los merengues, pero se mantendría la siguiente temporada en el Dépor, que acababa de lograr el ascenso a Primera división.

Finalmente, Santiago Bernabéu tomó la decisión de no demorar más la llegada y que Amancio vistiese de blanco de cara a la siguiente campaña 62-63, pese al ascenso a la élite del Depor. No iba a resultar fácil reunir el dinero solicitado por el Depor, pero el club blanco temía que Amancio pudiese acabar en otro club y se les escapara como pasó en su día con Luisito Suárez.

A mediados del mes de mayo el Dépor emitió un comunicado dirigido al Real Madrid para que en un plazo de 48h conteste a su petición: 20 millones de pesetas y la cesión de Antonio Ruiz. Si no lo hacen, ofrecerían una renovación al gallego para que sea su jugador franquicia en Primera división. La directiva madridista consideró excesiva las peticiones y dijo “no”, pero no descartó la operación, y pidió tiempo a sus homólogos deportivistas, cuya armonía quedo mermada por las diferentes opiniones con un amago de dimisión del presidente Cebrián incluido.

La operación quedó en punto muerto unas semanas hasta que Bernabéu consiguió el dinero que iba a terminar por convencer al Dépor. Al mismo tiempo, Amancio recibió la mala noticia de que no acudiría al Mundial de Chile’62 al quedar excluido de la convocatoria de Hernández Coronado. Fue una sorpresa para aficionados, periodistas e incluso varios jugadores, puesto que ‘El Brujo’ rayó a gran nivel en la fase preparatoria. Según algunas fuentes, a Coronado no le acabó de convencer el excesivo individualismo del coruñés.

Bernabéu estaba plenamente convencido del refuerzo, y desde Santa Pola les confirmó que lo había fichado, que había que desembolsar 4 millones ya y que el dinero lo pondría Muñoz Lusarreta. Se convirtió en ese momento en el traspaso más caro de la historia del fútbol español hasta la fecha

El 20 y 28 de mayo ambas directivas se vieron las caras en Coruña y en Madrid, porque ambos conjuntos disputaron dos amistosos. En la ciudad gallega el resultado fue un claro 0-3, mientras que en el Santiago Bernabéu los merengues se impusieron por 3-2, con un gran desempeño de Amancio que anotó el primer gol del choque.  El punto de encuentro en las dos ciudades rebajó la tensión y las declaraciones de Amancio en El Ideal Gallego, pidiendo una solución y buscando nuevos retos profesionales, allanó la resolución final. El jugador comentó que “lo más conveniente para el club, para mí y para todos es ‘cambiar de aires’. Aquí me queda poco que hacer”. Además, se extendió afirmando que “por el momento no deseo renovación alguna, aparte de que nada me han dicho al respecto”, y en cuanto a su posible marcha afirmó que “al Madrid o al club que convenga”.

El traspaso se concretó en la segunda semana del mes de junio por 10 millones de pesetas, el traspaso de Miche y las cesiones por una campaña de Ruiz y Betancort. La intrahistoria de aquellos días se resume en que los compañeros de directiva de Bernabéu no veían viable el fichaje por lo astronómico de la cifra e incluso pidieron al presidente que lo dejara pasar. Pero Bernabéu estaba plenamente convencido del refuerzo, y desde Santa Pola les confirmó que lo había fichado, que había que desembolsar 4 millones ya y que el dinero lo pondría Muñoz Lusarreta. Se convirtió en ese momento en el traspaso más caro de la historia del fútbol español hasta la fecha.

Amancio el día 15 de junio llegó a la sede social del Real Madrid en Fiesta Alegre a las diez menos cuarto de la noche. Dos horas después estampó su firma como nuevo jugador blanco. Su contrato era de tres temporadas a razón de un sueldo mensual de 7.000 pesetas y una ficha por curso de 750.000. Estuvo acompañado por Raimundo Saporta, Antonio Calderón, Agustín Domínguez, su nuevo entrenador Miguel Muñoz y por el presidente del Depor, el señor Cebrián. El diario MARCA recogió sus primeras impresiones como jugador madridista en las que manifestó que “fichar por el Madrid es la meta que ansía todo jugador. Por tanto, no he puesto ningún inconveniente para mi ingreso. Ahora que ya estoy en el Madrid, mi ilusión naturalmente es tratar de coger un puesto. Aquel que considere oportuno el entrenador; pero si puede ser de interior, mejor”.

También hablaron Miguel Muñoz y Raimundo Saporta en MARCA. El primero dio su impresión sobre el gallego: “Es un jugador joven, con un gran porvenir por delante, que se incorpora a nuestras filas. Chico bien dispuesto, viene con humildad a ganarse un puesto y tiene calidad para conseguirlo”. Por su parte, el directivo madridista, explicó que “al Madrid le hacía falta un jugador con las condiciones y las cualidades de Amancio. Buen peón, joven, español, batallador, precedido de una gran fama. Era el ideal y había que conseguir su fichaje”.

También detalló las negociaciones con el Depor admitiendo que fueron “difíciles y naturales en estos casos” pero que “Cebrián, el presidente del Depor, comprendió perfectamente nuestras razones y nuestros puntos de vista respecto a las diferencias de criterio que había en cuestiones de precio. Rebajó mucho, muchísimo, la cifra que se ha venido barajando, entre otras razones porque también nuestro traspaso (Miche) y las cesiones de Ruiz y Betancor por la próxima temporada también valen un buen dinero. Son tres hombres que el Madrid, dispuesto a deshacerse de ellos, darían un espléndido fruto económico. Con la fórmula de cederlos, ellos siguen jugando y se mantienen en forma y el club no pierde. Los tres valen mucho, tienen una alta cotización”.

La historia dice que Santiago Bernabéu acertó de pleno con el fichaje porque Amancio se convertiría en toda una leyenda del club blanco y uno de los mejores futbolistas que pasaron por Chamartín. Su juego enamoró a la afición, llegó a ser uno de los jugadores más destacados del mundo en su posición entre los años 60 y 70, y también capitaneó al equipo durante dos temporadas. Un total de 14 temporadas estuvo en el cuadro madridista, jugando un total de 471 partidos oficiales, logrando 155 goles y obteniendo 13 títulos: 9 Ligas, 3 Copas y la Copa de Europa de 1966. Más tarde, en su faceta como técnico, impulsó al Castilla de la Quinta del Buitre y dirigió una campaña al primer equipo.

Foto del avatar
Apasionado del balompié, me hubiese gustado ver en directo a las figuras de los años 30, 40 y 50. Gato y madridista, en mi primera visita al Santiago Bernabéu pude contemplar a Diego Armando Maradona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🎂Cumple 33 años el hombre que le enseñó a Bellingham lo que significaba «chilena», el hombre tranquilo que no flaqueará jamás ante un penalti decisivo, el gran @Lucasvazquez91

¡Felicidades!

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram