Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Solamente Ramón

Solamente Ramón

Escrito por: Pepe Kollins9 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hay quien asocia al Real Madrid con la victoria, pero la entidad blanca es mucho más que simplemente ganar. La prueba de que esto es así es que un presidente que ganó dos ligas en apenas dos años y medio, Ramon Calderón, hoy es recordado por una sucesión de bochornos que solo cesaron con su dimisión en el ecuador de la tercera temporada.

Durante ese periodo, la entidad se transformó en algo parecido a un ayuntamiento de la Costa del Sol en los años noventa. Por primera vez, los que llegaban a la sede del club en espectaculares deportivos y con despampanantes compañías, no eran los futbolistas sino toda una suerte de ejecutivos engominados de estética italianizante, con Nanin y Luis Bárcena a la cabeza. En el Bernabéu se repartían prebendas regadas por Möet Chandon y la corte del alto estado y el mundo empresarial, sita tradicionalmente en el palco del estadio, dio el relevo a una farándula más propia de un estudio de Telecinco en donde hasta un doble de Nicolas Cage era agasajado con histrionismo.

Pero, aunque aquel presidente fue arrinconado en la memoria del madridismo, ni tan siquiera de él esperábamos una conducta que no fuera la propia de alguien que ostentó tal honor. Acostumbra a suceder en muchas grandes entidades que tuvieron ocasionalmente dirigentes que no estuvieron durante su mandato a la altura. Trascurrido un tiempo, el peso de la historia de la institución consigue templar cualquier conducta inapropiada, como si ante la imposibilidad de poder sacar ya rédito del cargo, se encontrase algún gusto en dignificarse por la responsabilidad que se tuvo, por más que no se aplicase en su momento.

En el caso que nos compete, el del Ramón Calderón, parece que cualquier reválida resulta infructuosa. A su ya afición por ofrecerse a los medios antimadridistas como voz autorizada del aficionado blanco, cada vez que el equipo o la institución pasan por un momento complicado, esta vez, ha dado una vuelta de tuerca insultando por Twitter a un jugador de la primera plantilla.

No es la primera vez que sucede. Ya en su etapa como presidente, en una charla que ofreció en el Centro Universitario Villanueva, faltó el respeto a un grupo de jugadores del club que presidía. En su favor, no obstante, se podía alegar que el acto era a puerta cerrada y que su tradicional estilo desenfadado, el de la sala VIP de Pachá o el del momento posterior a los postres en el asador de turno, conducía a ese contexto lingüístico.

Esta vez, ha sido en Internet a ojos de todo el mundo. Calderón, ese presidente al que tanto cuesta al madridista ponerle el Don por delante, ha llamado Limitao al defensa central brasileño del Real Madrid. Es decir, como cualquier trol de poco gusto y poca gracia. No sabemos si su intención en este caso era ofender al internacional brasileño, a su entrenador por ponerlo o a su presidente por ficharlo, pero lo que sí sabemos es que  a quien ha ofendido es al Real Madrid como institución, por su deslealtad hacia uno de sus miembros y por ende al escudo que este defiende.

Y en eso te has quedado para el madridismo, Ramón, en un nombre propio sin ningún derecho a ninguna denominación más.

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx

25 comentarios en: Solamente Ramón

    1. También fichó a Van Nistelrooy, Pepe, Marcelo, Higuain, Robben, y dejó atado y bien atado a Cristiano Ronaldo.
      No lo defiendo, pero tuvo una campaña en contra permanente desde que el primer día de su mandato...