Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Empieza la Liga, ¿empieza el Madrid?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Empieza la Liga, ¿empieza el Madrid?

Escrito por: La Galerna16 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Empieza la Liga y lo que no sabemos si empieza es el Madrid. Es decir, el Madrid tendrá que empezar de todas todas, pues no en vano jugamos mañana en Vigo el primer partido si la uralita lo permite. Lo que no sabemos es qué Madrid empezará: ¿será uno de tránsito hacia el Madrid que de verdad se jugará los títulos esta temporada, es decir, uno con dos o tres refuerzos de garantías respecto a lo que hay? ¿O es que realmente lo que hay es básicamente lo que habrá, y por consiguiente toca abrazar esta plantilla como la definitiva, haciendo para ello acopio de tantas dosis de resignación como de buena fe?

Cada hora que pasa, pensar en la primera opción resulta más y más utópico. Zidane parece instalado en una suerte de órdago al club: o Pogba o me quedo con lo que estoy, algo que bordea la amenaza con el descalabro en lo que se intuye potente tensión interna. Y Pogba va ser imposible, primero por el desmesurado precio con que lo tasa en United, y segundo y más importante porque el mercado de compras ya se cerró en la Premier y difícilmente va el ManU dejar irse al francés sin poder acceder a otra pieza que lo sustituya.

Hay otra variable que dificulta la opción de la llegada de refuerzos, y es la renuencia de los que ya están para abrir hueco a dichos esfuerzos. Ninguno de los elementos que a priori eran transferibles parece aceptar ese papel, con lo que no hay hueco para más. Poco se puede hacer al respecto, nos da la sensación. Así pues, y salvo sorpresas de última hora, todo hace indicar que esto es más o menos lo que hay. Lo que hay es aproximadamente lo del desastroso año pasado menos varios suplentes de entonces más nuevos suplentes de ahora y más Hazard. El Madrid (y más concretamente su entrenador) envió al mercado un mensaje de saldo final que ha movido a sus componentes a asumir que el club de Concha Espina poco más o menos regalaba sus sobras. Ahora trata de hacer calar el mensaje contrario, y es posible que a última hora lleguen ofertas razonables por Bale o James, pero lo harán (si lo hacen) sin tiempo para que el Madrid pueda después incorporar elementos que los reemplacen. La prisa por traspasar a jugadores de cierto peso (en algunos casos con clubes rivales como destino) tampoco se ha revelado como la mejor opción posible. Queda tiempo y pueden pasar cosas ("cosas pueden pasar") pero hay que reconocer que a día de hoy la ilusión (Jesús Bengoechea nos hablaba de ella hace poco) anda bajo mínimos.

Y  a partir de ahí resta esperar una resurrección sobre la que se impone una razonable capa de escepticismo. Dice nuestro colaborador Emil Sorel que estos jugadores no es que ya no quieran sino que ya no pueden, que en el cruce de sus miradas se reconocen ya como perdedores y que eso no tiene solución. Habrá que verlo. Habrá que ver si es así. Y habrá que esperar la venida de última hora de una  varias caras nuevas que restituyan el ansia, la fe, el orgullo.

El resto de portadas del día nos traen sus dimes y diretes, sus fruslerías, la vacua rumorología de un verano futbolísticamente imposible.

Pasadlo bien.

 

26 comentarios en: Empieza la Liga, ¿empieza el Madrid?

  1. A mí hay dos cosas de la planificación de pretemporada que no me han gustado. Una: no se ha tocado la línea de defensa, que es donde está el problema principal desde la temporada pasada. Dos: la manera torpe e incomprensible de minusvalorar los recursos que, en teoría, deberían haberte dejado más dinero en ventas, y aquí las culpas se reparten entre entrenador, prensa y parte de la afición. Esa actitud lloriqueante de "¡por favor, sacadnos de encima a estos jugadores, no los queremos ni en pintura!" ha sido tan lamentable y ridícula como pegarse un tiro en el pie.
    Dicho esto, habrá que confiar, ¡qué me remedio queda! No es que me embargue la ilusi