Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El Pacificador llega a Mallorca

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El Pacificador llega a Mallorca

Escrito por: La Galerna20 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

“Que vuelva ya el fútbol”, decíamos algunos desde hace un par de semanas, “que se acaben los tediosos partidos de selecciones y vuelva el Real Madrid”. Pero ni volvió el fútbol, ni por desgracia volvió el Real Madrid.

“No hay Plan B”, indica gozosamente la Ouija Today. A lo mejor existe y es infinitamente más retorcido de lo que podamos imaginar. Quizás el plan B supone asumir un sacrificio, retomar el papel de Pacificador que a veces olvidamos que está en el ADN del Real Madrid a lo largo de su dilatada trayectoria. Déjennos explicar la teoría, rebobinemos a la previa del partido.

Ilusos de nosotros, nos sentamos con la esperanza de disfrutar de un buen partido de los nuestros, de unos momentos de relax que nos hicieran olvidar la tristeza y el cabreo en que andábamos inmersos al observar la violencia inusitada que nos llega desde Barcelona y que amenaza con extenderse por otras ciudades de nuestra geografía. La desobediencia civil (que Pepe Kollins explicaba ayer a la perfección) nos invade y el F.C. Barcelona, como uno de los principales brazos del movimiento indepe-secesionista, se unió a la misma con la rapidez y el fervor habitual.

Durante la semana apenas se habló del partido de Son Moix, porque otro de los pirómanos habituales en todo incendio, Javier Tebas, se autoproclamó delegado de Seguridad e Interior del Gobierno y decidió aplazar el partido del próximo día 26 entre el CDR (Club Deportivo Radikal), perdón, F.C.B. y el Real Madrid. De nuevo un fuego se provoca en Barcelona y el Madrid acude raudo cual bombero a apagarlo.

Pues bien, en este ambiente enrarecido en el que los culés demandaban/exigían algo (justicia, pero no la de los tribunales, llibertat, pero no la de los catalanes no independentistas), resultaba intolerable que “el equipo de la superioridad moral” marchara en la clasificación por debajo del “opresor” Real Madrid. Las palabras de sometimiento de Mendilíbar, entrenador del Éibar, antes del partido contra el Barça ya hacían presagiar que todo el aparato se ponía en funcionamiento para situar a los culés en primera posición cuanto antes. Si el fútbol es el opio del pueblo, hacen falta toneladas (8 de 11, 2 años sin penaltis, el control de las instituciones) para calmar a las huestes coléricas de radicales que pueblan las calles de la otrora hermosa ciudad condal.

Desconocemos si se produjo la llamada de Moncloa, desde la Presidencia del Gobierno, para que el Madrid recuperara su habitual papel de benefactor de la sociedad, o si lo hizo motu proprio igual que cuando acudió a las llamadas de Lorca, San Sebastián o La Coruña para traer algo de alegría a esas regiones. El caso es que si el Madrid compareció en Mallorca fue para cumplir el trámite que llevara al Barcelona al liderato de la clasificación. Así lo celebran las portadas de los diarios barceloneses:

“Tridente líder”, “¡Líderes!”. Por supuesto, ¿cómo no iban a ser líderes los líderes morales e intelectualmente superiores?

Horas después de la más que previsible victoria del Barça en Éibar, saltó el Madrid al campo de Son Moix con un objetivo claro, aunque incómodo. Poco juego, nula intensidad inicial, nada de acierto. Una alineación con algún ex futbolista en el once titular y a los seis minutos ya estábamos por debajo en el marcador.

La foto de Marca presenta a un Sergio Ramos en pose religiosa, de rodillas y con los brazos en cruz, ofreciendo el sacrificio de la derrota si con ello contribuye a ayudar al prójimo, al modo (y que se nos perdone la osada comparación) de Jesucristo en el huerto de Getsemaní: “si tú lo quieres, así se hará”.

Las “Malas sensaciones” a las que se refiere el titular no lo son tanto por el juego desplegado como por la actitud sumisa mostrada por los jugadores, sin amor propio, pero también sin rabia hacia un arbitraje infame. Solo el Marca menciona en portada el escandaloso penalti a Brahim, un agarrón de varios segundos que nos retrotrae a los mejores tiempos de Mascherano. Cómo sería de claro que hasta Iturralde y Andújar Oliver lo vieron.

Ni una sola mención en ninguna portada al clarísimo penalti realizado a Casemiro o al menos claro agarrón sobre Sergio Ramos, o al peinado de ceja de Babá a Brahim, si bien en el fondo da lo mismo, porque medios, Real Madrid, Éibar, árbitro y VAR se habían conjurado para llevar al Barça cuanto antes al liderato, así que sigan, sigan, todo OK, José Luis.

Este portanalista de guardia vio el partido con Bein USA y los comentaristas dijeron asombrados tras el agarrón a Brahim: “Otro penalti para el Real Madrid y el VAR no avisa al árbitro para que revise la jugada”, a lo que el otro añadió “selected VAR!”. Carcajadas a continuación, todos felices. Hasta en los Estados Unidos se sabe que el VAR selecciona qué jugadas se revisan durante dos o tres minutos (todos los goles del Madrid, por ejemplo) y cuáles no merecen la atención del árbitro.

Poco más que contar en las portadas del día, mínimas menciones al nuevo tropiezo del entrenador mejor pagado del mundo, el Cholo Simeone. ¿Tropiezo? ¡Noooo! Los seguidores atléticos también terminan satisfechos la jornada porque recortan un punto al Real Madrid, su verdadero objetivo en la competición.

Y jornada muy muy feliz para nuestro Rafa Nadal, al que desde aquí mandamos todas nuestras felicitaciones tras su paso por el altar con Xisca Perelló, o Mery, que en esto del corazón no andamos muy duchos y dudamos sobre el nombre de su sufridora novia de toda la vida. Enhorabuena a nuestro campeonísimo, a un madridista de pro, a alguien que no conoce la palabra intensidad porque lo suyo es actitud permanente, enhorabuena a alguien que siempre, como el Madrid, hace felices a los demás. Se cuenta que hubo numerosos invitados a la boda, muchos de ellos ilustres. Quizás los de la sala del VAR de Mallorca aprovecharon la cercanía de la boda y estaban allí de parranda, porque está muy claro dónde no estaban entre las 21.00 y las 23.00 horas de anoche.

Que pasen un feliz domingo y ojalá que el liderato del Barça, bromas probablemente inapropiadas aparte, sirviera para que se calmaran las tensiones en Barcelona.