Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿De dónde saca el dinero el Barça?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿De dónde saca el dinero el Barça?

Escrito por: La Galerna23 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El rito más bello de la cultura ghanesa es el del bautismo. El oficiante dejará caer una gota de agua sobre la lengua del niño y pronunciará estas palabras:

-Esto es agua y siempre lo llamarás agua.

A continuación, dispondrá una gota de vino sobre la lengua del bebé y proclamará:

-Esto es vino y siempre lo llamarás vino.

De este sencillo modo, se comienzan a presentar las cosas de este mundo al recién nacido, pero se le da, sobre todo, su primera gran lección vital: el valor de la verdad. No llames otra cosa a lo que no es sino agua. No llames nada que no sea vino a lo que tú sabes perfectamente que es vino. Sé honesto con los demás, y sobre todo sé honesto contigo mismo.

Kevin Prince Boateng, ghanés de origen aunque nacido en Berlín, fue bautizado por el rito ashanti recién descrito. Está obligado por tanto a llamar indefectiblemente agua al agua y vino al vino.

“Si tuviese que elegir, me gustaría vestir la camiseta del Real Madrid”.

“Cristiano Ronaldo es para mí el mejor del mundo”.

Son palabras pretéritas de Boateng, y un ghanés nunca miente. Bien es cierto que Boateng es germano-ghanés (jugó contra su hermano en un Mundial, cada uno con una de ambas selecciones), pero el cuadrículo germano tampoco favorece el cambio de parecer. Sí Boateng se proclamó madridista, Boateng es madridista. El Barça se ha traído un vikingo africano para dar descanso a Suárez, dado que está estudiado por los psiquiatras más prestigiosos el agotamiento que produce la CAC (Conducta Agresiva Compulsiva).

Pues muy bien.

El jugador predilecto de Prince Boateng, que como decimos es Cristiano Ronaldo, volvió ayer a Madrid y depositó 18 millones de euros para el fisco, amén de aceptar una pena de 23 meses de una prisión que no conocerá. Cristiano se paseó (alguien dirá se pavoneó) con sus mejores galas y sus mejores sonrisas, de la mano de Georgina, hasta el punto donde debía arreglar sus asuntos con el juez. Iba guapísimo, como en un bautizo, por ejemplo uno ghanés.

-Ha llamado usted alguna vez agua a una cosa que no fuese agua? Se le acusa de haber ocultado vino llamándolo algo diferente.

-Señor juez, yo soy portugués. Y soy de puta madre.

“El que paga descansa”, dice As. Más descansa el que cobra, apostillamos nosotros. Como por ejemplo De Jong, de quien se dice que cobraría 16 millones en el Barça, que lo tiene bastante atado.

Aquí nos vemos obligados a aplicar el test del bautismo ghanés al FC Barcelona, formulándole la pregunta que todos vosotros le haríais.

-Señor VARtoméu, ¿de dónde sacan ustedes tanto dinero? El planeta entero sabe que están tiesos pero ello no les impide seguir gastando en jugadores. ¿No estarán ustedes llamando agua a lo que en realidad es apoyo financiero del independentista Govern de la Generalitat? No tenemos constancia de que así sea pero, siendo ustedes uno de los principales brazos propagandísticos del movimiento sedicioso, es muy difícil sustraerse a esta posibilidad. ¿No serán ustedes, como dice Fantantonio, un club-estado también, o un club paraestatal? ¿No será eso lo que les permite competir en salarios con monstruos petroleros como el PSG? ¿Y qué va a decir la UEFA y su fair play de los salarios que pretenden ustedes pagar?

Apliquémonos también a nosotros mismos (una cosa no quita la otra) el test del bautismo ghanés. No nos engañemos quedándonos solo en el aspecto financiero. No llamemos vino a lo que es agua, y admitamos que De Jong es un extraordinario jugador por el cual habría sido bueno que el Madrid pujara. El Barça va a hacerse con Xabi Alonso, Beckenbauer y Cruyff en una sola pieza.

Con quien sí se ha hecho, y ya hace tiempo, nuestro club es con el brasileño Rodrygo, que está deslumbrando. El Madrid está acostumbrado a apuntar tan alto como es posible, pero no tan lejos. La nueva política, centrada en el talento ultrajoven, es posible que tarde en dar sus réditos. El madridismo nunca se ha distinguido por su paciencia. O estos chicos se dan prisa en crecer o va a hacer falta un cambio sociológico en toda regla.

Pasad un buen día.