Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Que Dios reparta suerte (y Messi cacahuetes)

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Que Dios reparta suerte (y Messi cacahuetes)

Escrito por: La Galerna16 marzo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El sorteo de los Cuartos de Champions tendrá lugar, como quien dice, dentro de un ratito, y créasenos si decimos que no estamos nerviosos. De los presentes en el bombo de Nyon, el único equipo que produce verdadero pánico es el único que no nos puede tocar.

Los otros siete son equipos respetables y peligrosos en similar medida. El que no es peligroso porque cuenta con muchos futbolistas de primerísima fila lo es porque opondría ante nosotros una férrea estructura defensiva de esas que tan nerviosos nos ponen, sobre todo en la presente temporada. Lo único que parece claro es que, sea cual sea el resultado traído por el veleidoso bombo, se producirá una valoración posterior por parte de la prensa muy similar a la que magistralmente se malicia Athos Dumas en este despelotante artículo, ayer publicado en esta vuestra página.

El prodigioso artículo de nuestro Nostradamus (o NostraDumas) particular no fue la única cosa regocijante que leímos ayer. Observad esta joya de Mundo Deportivo.

La cosa es como parece ser, por más que las cosas sean a veces demasiado bellas para ser verdad. El tabloide inglés Mirror Sport quiso hacer un juego de palabras entre volverse loco o desmelenarse (to go nuts) y hacer un túnel, caño o porra (nutmegging), de ahí el difícilmente traducible "Messi goes nuts" con que titularon su crónica del Barça-Chelsea. Decimos que es un juego de palabras difícilmente traducible pero que, asumiendo el inevitable lost in translation, podía haber quedado en un "Messi se vuelve loco" caso de querer desembocar en el castellano. Una salida quizá algo ramplona pero firme y segura para el pequeño atolladero lingüístico. La traducción de Mundo Deportivo, sin embargo, no tiene nada de ramplona (sí de otras cosas, pero no de ramplona) y se adentra en en el terreno de lo antológico: "Messi reparte cacahuetes", nos sueltan los amics, y se quedan ahí, con el First certificate aún para septiembre pero el Google translate ya perfectamente engrasado para la próxima.

El cachondeo que reinó ayer tarde en redes sociales con la voluntariosa traducción de Sportivo tuvo su contrapunto en las numerosas muestras de solidaridad cosechadas por el redactor en cuestión, cuya identidad todo el mundo ignora pero al que ya se conoce como Shelley en según qué ambientes. Shelley Puigvert i Pons, para ser más exactos. "El diario inglés directamente habla de <<Messi reparte cacahuetes>> para dar a entender la superioridad del crack azulgrana sobre el resto". Hay una terminación nerviosa del píloro que todavía no nos duele de reírnos, pero no pensamos que la excepción vaya a ser tal durante mucho tiempo más.

Es que es una cosa muy grande. Como me encuentro en el texto nuts, que parece ser que es algo como de frutos secos, y no sé qué hacer con ello porque no tengo ni idea de que nuts es también un coloquialismo para aludir a la locura, decido que Messi repartió cacahuetes entre los jugadores del Chelsea, para "dar a entender la superioridad". ¿Estaba Messi indirectamente llamando chimpancés a sus compañeros de profesión con el presunto reparto de supuestos cacahuetes con los que dar a entender su superioridad? Si Mundo Deportivo cree que Mirror Sport es capaz de concebir una ocurrencia tan absolutamente cafre, sólo puede ser porque Mundo Deportivo, por su cuenta y riesgo, la ha concebido ya, lo que preocupa, preocupa mucho. La conclusión es de una contundencia lapidaria: esta gente vive en un mundo en el cual Messi mete goles a los vulgares mortales como un visitante al zoo aventaría cacahuetes a la jaula del mono o del oso hormiguero. Es de un freudiano que produce escalofríos, esto de los cacahuetes.

Pero vayamos al sorteo, que seguiremos en directo dentro de muy pocas horas, como decíamos.

Diversas cábalas, como veis, traen a sus frontispicios los cuatro jinetes del apocalipsis a cuenta del sorteo. Nosotros pocas cábalas más queremos añadir. Como imploraba Sinatra, Luck, be a lady. O, como de modo más castizo nos deseaba Gabinete Caligari, Que Dios reparta suerte

Y Messi cacahuetes.

Os lo estaremos contando aquí (lo del sorteo) en vivo y en directo.