Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Diario madridista de la Eurocopa (días 1, 2 y 3)

Diario madridista de la Eurocopa (días 1, 2 y 3)

VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Viernes, 11 de junio de 2021.

Me despierto con vida, menos mal, lo contrario habría sido un engorro. Es el cumpleaños de una buena amiga y la felicito por WhatsApp, porque si la llamo por teléfono no lo va a coger, y si contestase, sería para recriminarme que la hubiese llamado. Llamar por teléfono suele ser un acto criminal, se comienza cometiendo pequeños hurtos, se sigue robando joyerías por el método del alunizaje y se termina degenerando hasta telefonear cuando no hace falta.

Como llamar por teléfono está muy feo, me había reunido días antes de manera presencial con Jesús Bengoechea porque tenía que notificarme algo importante. Apareció con gesto adusto, autoritario y a la par no exento de tacto y cariño. Vamos a hacer flasback y les cuento lo que ocurrió:

 

[Suenan arpegios de arpa.]

—Paquito, alguien tiene que pagar los platos rotos del año en blanco del Real Madrid.

—Bueno, Jesús, el equipo ha dado una lección de compromiso, ha llegado vivo hasta el final de las competiciones importantes y todo ello habiendo sufrido un récord de lesionados, arbitrajes poltergeist y una pandemia vírica.

—Sí, Paquito, sí, si lo entiendo, pero alguien tiene que responsabilizarse de esto.

—¿Y tengo que ser yo?

—Pues tú verás; estás en peor forma física que Isco, tienes peor porcentaje de acierto en el tiro a puerta que Vinícius, corres menos que Marcelo y eres menos habilidoso que Mendy escayolado.

—Hombre, visto así…

—Lo siento, pero no hay marcha atrás. Nos hemos reunido el órgano de gobierno de La Galerna, Florentino y el portero de la finca, que ya sabes que es muy madridista, y hemos decidido culpabilizarte por unanimidad.

—¿Y cuál es el castigo?

—Tendrás que escribir un diario madridista de la Eurocopa. Sabemos que también será doloroso soportarte para nuestros lectores, pero tras sopesarlo hemos decidido que es lo correcto.

—Ah bueno, tampoco es para tanto.

—Pero habrás de ver todos los partidos de España.

En ese momento quedeme blanco. Intenté tirarme por la ventana para librarme de semejante tortura, pero Jesús me asió por la sisa y evitó mi final. Además, me dijo que tendría que elaborar informes de posibles fichajes para Florentino.

Apelé al Tribunal de Estrasburgo, pero no me libré de la pena.

[Suenan arpegios de arpa.]

 

Volvemos al presente, es viernes por la tarde (o por la noche) y al parecer comienza la Eurocopa. Turquía-Italia. Decido no verlo, no creo que se entere el jefe. Cotilleo luego y veo que Italia arrolla 3-0 al Imperio Otomano. El juego de Italia fue insigne y dejó a los turcos inmóviles. Que se fastidien, por destrozarle la mano a Cervantes. No obstante, que Italia empiece bien un torneo no es buen presagio para ellos. Hasta aquí mi análisis táctico del encuentro.

Italia Turquía Eurocopa

 

Sábado, 12 de junio de 2021

Hoy no trabajo, pero tengo que cumplir el castigo de hacer el diario de la Eurocopa. Me voy a comer con mi amiga, la que cumplió años ayer. Como estoy muy afectado por el centenario del nacimiento de Berlanga, no puedo ver ninguno de los tres partidos que se juegan y en su lugar vuelvo a ver Patrimonio Nacional, El verdugo y La vaquilla, acompañadas de Ribera del Duero. Ya pensaré luego qué me invento para salir del toallero. Perdón, del atolladero. Disculpen la errata. Viva el vino.

 

Domingo 13 de junio de 2021

Acompaño a vacunarse a mi amiga y me da reacción a mí. No llego ni a entrar en el hospital, me quedo fuera, pero se me pone mal cuerpo, noto algo raro dentro. Otro signo más de que algún día acabaré feneciendo.

Volvemos caminando del centro vacunológico y atravesamos por El Retiro, concretamente por los Jardines de Cecilio Rodríguez, que fue un jardinero estupendo a quien siempre quiso parecerse Xavi Hernández, y ante la imposibilidad de lograrlo, Perlita de Catar desarrolló su inquina hacia los céspedes de los campos donde no gana.

Al atravesar dichos jardines, nos topamos con una jauría de pavos reales de coloridas colas enhiestas (no Iniestas, que era el compañero de Perlita de Catar) entonando estridentes gritos amorosos hacia las pavas. Mas ninguna pava presta atención a ningún pavo y los ignoran por completo. Ante tamaño desaire, el pavo más grande, herido en su orgullo, decide perseguir a un jubilado que, este sí, no puede resistirse a sus encantos. Minutos después, el jubilado pone un huevo que procede a empollar. La pareja humana del jubilado ponedor es ahora quien se enoja, gritando improperios a su marido (de quien dice que es más feo que Spasic) y al pavo con quien se acaba de aparear. Le llama calzonazos (al marido), le quita la tarjeta de El Corte Inglés, la cartilla de ahorros de Caja Madrid y se marcha con gesto digno y paso firme. En el fondo, ella siempre quiso que su esposo se liara con un pavo real para poder ser libre y dilapidar los ahorros de toda una vida en las rebajas.

Pavo Real

Fotografía del pavo real en cuestión. El jubilado ponedor no ha autorizado a difundir su imagen ni a decir que se llama Ernesto.

 

Como me encuentro mal, no podemos esperar a ver qué o quién nace del huevo y nos marchamos a comer. Después, ya recuperado, vuelvo a mi casa solo.

Estoy preocupado porque ya se han disputado cuatro partidos de la Eurocopa y no he visto ninguno. Preveo una sanción del órgano de gobierno de La Galerna, mas compruebo con júbilo que el maratón Berlanga que nos chupamos ayer tiene su utilidad porque por la tarde juega nada menos que ¡el Imperio Austrohúngaro!, encabezado por Alaba, frente a Macedonia del Norte, que es un país sin litoral, por lo que desconocen la fabada. De modo que se alimentan de fruta, solo toman el postre en las comidas y su himno nacional es la canción de los Fruittis.

Desde ese mismo momento quedo prendado de la selección Austrohúngara y me declaro ferviente seguidor suyo, pasando a convertirse sin discusión alguna en mi favorita para ganar la Eurocopa. Mi objetivo será maquinar entre bambalinas para allanar el camino de Alaba y compañía hacia la conquista del entorchado europeo.

Compruebo que la selección del imperio Austrohúngaro la entrena el marqués de Leguineche, quien decide alinear para el partido contra Macedonia a José Luis López Vázquez de volante derecho. Pese a que acusan al marqués de nepotismo por alinear a su hijo, a la postre se comprueba una decisión acertada, porque su selección gana por tres goles a uno a Macedonia.

Reconozco que me da pena por Dimitrievski, portero macedonio recientemente entrevistado en La Galerna. Un guardameta que es la pera y nunca sale a por uvas.

Llega la noche y ya siento el terror de tener que ver mañana a la selección española. Pido al Señor que me lleve para no tener que hacerlo y me acuesto.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

12 comentarios en: Diario madridista de la Eurocopa (días 1, 2 y 3)

  1. Con bastante menos obligaciones me he perdido yo todos los partidos, y los que me quedan. No creo que vea ni la final, aunque la gane España y me inviten a todo lo que tome. No ya Berlanga, lujo innecesario, me basta una película en blanco y negro de Louis de Funes en versión original, y ya puedes quitar el tostón UEFA sin dudarlo. Como se suele decir cuando un partido te importa un pito: que gane el mejor, pero por favor, que no me lo cuenten.

  2. Pues yo al final me he liado la manta a la cabeza y estoy viendo todos los partidos igual: nada.

    No entiendo los lamentos de Francisco por tener que ver a España, si no juega, como atestiguan las portadas.

  3. Basicamente en la Eurocopa hay dos tipos de equipos: los que corren y los que no. Los que corren son Italia, Inglaterra, Francia y Holanda. Los que no todos los demás. Bueno luego está Croacia que no es que no corra, es que directamente andan y despacio, no vaya a ser que suden. De verdad que se está imponiendo un fútbol de una mediocridad insoportable. Un jugador normalito como Depay parece Garrincha revivido. No me extraña que muchas de las estrellas tengan más de 32 años, es que a este ritmo van a poder jugar hasta los 40. No hay regates, no hay velocidad, no hay primer toque. No hay nada. Encima se ha impuesto el 532 que hace aún más soporíferos los partidos ya que la mayoría de los laterales no son carrileros y no desbordan. Malos tiempos para los románticos.

  4. Yo veré algunos partidos, si me dejan en casa, pero el de España sí lo voy a ver, aunque pienso en Jordi Alba como capitán y se me abren las carnes. Su nombre y la palabra capitán son excluyentes. No puedorrrrrrrr. Hay algunos jugadores, pocos, lo confieso, que no me caen mal del todo. Al menos sé que no voy a sufrir, lo veré relajadamente, con una Mahou y unas patatas fritas.
    Por cierto, me encantan los diarios de Paco, todavía me acuerdo del del confinamiento.

  5. Yo tampoco la estoy siguiendo, tan sólo seguí con cierto interés el Bélgica-Rusia por si el zampabollos hacía algo. No fue el caso.

    Aunque pude disfrutar de Romelu Lukaku, un pedazo delantero que en el RM no hubiera tenido sitio por no saber combinar o algo así.

  6. Veré los partidos de España, pero con algo menos de tensión que el partidillo contra Lituania, que fue mi primera asistencia a un estadio en 15 meses, y estaba algo nervioso por si no me acordaba de cómo se hacía eso de ver un partido de fútbol in situ.

    Del resto, la verdad es que no me llama nada.
    El partido inaugural, que quería verlo (sí, de verdad, quería), me lo perdí porque creía que era el sábado.

    Luego, he visto media primera parte de Gales, por si Bale, que puede ser nuestro fichaje estrella para la temporada que viene, hacía algo reseñable. Fue que no.

    También dejé puesto el partido de Bélgica mientras hacía otras cosas. Ese, como lo puse sin sonido, porque no aguanto a los comentaristas en general y a ese en particular, pues me perdí el primer gol porque ni me enteré de que lo habían metido, y el tercero lo vi repetido porque levanté la vista tarde.

    No estoy mirando ni los resultados, y como mi principal fuente de información en este tipo de eventos son los compañeros del curro, y ellos tampoco están viendo nada, pues realmente no tengo mucha idea de cómo van las cosas.

  7. Me veo conceptualmente incapaz de apoyar a la misma selección que fouto, rubiales, lama, lucho, Monchi , Hernández Hernández y clos Gómez...como tampoco quiero que pierda cuán los rufianes de turno , pues no veré ninguno de sus partidos. Hala Madrid!!

  8. He visto el "espectacular" ( a decir de los periolistos de Tele 5) partido de España contra la todopoderosa Suecia. Y me pregunto, Marco Asensio les da mil vueltas a los Olmo, Sarabia, Ferrán, Oyarzabal, Fabián, etc. Y ha sido cuasititular en el Madrid. Pedri aporta muy poco. Seguro que Ceballos no lo haría peor.
    Si no viene Haaland, habría que tocar a Isak. Él solo se ha fabricado dos goles que no lo han sido de milagro.

  9. El partido contra Suecia es muestra palpable del Tinglao. Un campo en un estado vergonzoso, un patatal, cuyo estado no es nombrado por los comentaristas una sola vez. Un equipo aburrido, romo, sin delantera del cual se ensalza que encierra a la ultrasólida Suecia. Unos aficionados que silban con razón al bluff Morata y que son insultados por los juntaletras por ir en contra de la seleccion tinglaola.
    Respecto a lo que comenta un compañero sobre si Isak tendría sitio en el Real Madrid, yo opino que si Jovic fracasó, Isak no lo veo tampoco. La caniseta blanca tiene que ser para gente que derribe la puerta, no para alguno que haga dos florituras en un partido importante. En ese sentido, sólo me valen top 5 mundiales, el resto, son balas de fogueo. Hasta estaría dispuesto a aceptar a Lukaku como último recurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram