Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Diario de un madridista confinado (día 5)

Diario de un madridista confinado (día 5)

Escrito por: Francisco Javier Sánchez Palomares21 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Sábado 20 de marzo de 2020

No suena ningún despertador a las 6:00, pero es el día de la marmota. Llevo la cuenta desde el lunes y toda la semana ha amanecido por la mañana. Ya es casualidad. Lo que no es casualidad es que la mayoría esté respetando la cuarentena como si se la hubiese impuesto el mismísimo Miljan Miljanic, cuyo nombre parece una declinación del latín con un toque balcánico. Fue el primer entrenador del Real Madrid que introdujo a un preparador físico para someter a la plantilla bajo su yugo eslavo. Y no es casualidad que se respete el confinamiento en términos generales porque hay más personas cabales que no cabales. En este caso, se puede decir que la excepción confirma la merma.

En Madrid hemos cambiado la hipertensión por ir a comprar al híper en tensión. Los protocolos se siguen adaptando y ahora estas superficies controlan el aforo y el acceso de los clientes, les proporcionan guantes, gel hidroalcohólico y tras pagar, la persona de la caja desinfecta todo antes de dar paso al siguiente cliente. Otra persona se dedica a desinfectar también carros y cestas de la compra. El intercambio de dinero en metálico se realiza a través de un platillo, como en los bares de los ovnis.

Al igual que los que no respetan el confinamiento fomentan el coronavirus, tampoco ayuda fiscalizar el buen humor ni quedarse en el suelo protestando una falta anterior en lugar de levantarse rápido para ayudar al equipo. En la realidad no hay VAR y ningún árbitro va a cambiar lo ya sucedido, aunque sea injusto.

Es elogiable el reconocimiento a los sanitarios porque son las estrellas de este equipo. Al igual que el personal de los supermercados o los que se encargan de la logística. Tampoco podemos olvidar que para que pasemos esta cuarentena con agua, luz, gas, internet, comida, limpieza, recogida de basuras, etc., es necesaria una legión de personas que no pueden parar. Que todo eso siga en pie los días que vienen dirá mucho de nuestra sociedad.

Tras este último párrafo tipo palomita de Buyo para la galería, les informo que esta noche se ha descorchado otra garrafa de cinco litros de gran reserva Vegas del Rivilla en esta casa. Un vino casi tan sublime como aquella breve conjunción de Guti y Benzema en el equipo que dio a luz un precioso taconazo en Riazor que nació para comérselo, con tres kilos y medio y cincuenta dos centímetros. Guti fue consciente de la situación y tuvo que decir basta y salir del Real Madrid porque había tanto arte junto que no «ce podía aguantáh».

Mañana se celebrará una nueva inexistente jornada de Liga de la que serán informados puntualmente a través de La Galerna. Mientras tanto, cuídense.

No debemos infravalorar al rival, pero una vez salvaguardado lo imprescindible, hemos de tener la valentía suficiente para lanzarnos a por él con los mismos arrestos que el Madrid de Mijatovic se tiró a la yugular de la todopoderosa Juve de Zidane y Del Piero en 1998 y capturó la Séptima Copa de Europa a bocados.

 

Día 1

Día 2

Día 3

Día 4

 

 

 

8 comentarios en: Diario de un madridista confinado (día 5)