Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Conchabados

Escrito por: La Galerna27 octubre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. En días como hoy lamentamos haber tomado la decisión de haberle dado a La Galerna, en su día, el aire retro que la caracteriza. Si nos hubiéramos ahorrado el toque vintage del blanco y negro, el titular que antecede a esta pieza podría ir a dos colores, y de este modo resaltaríamos nuestro propio ingenio como hace Mundo Deportivo con esos guiños bicolor que son marca de la casa. ¿Recuerdan aquel mítico "Se retARDA" para aludir a la demora del fichaje de cierto jugador turco, con las primeras letras en blanco y las que coinciden con el apellido del futbolista en amarillo? Ay. Cómo nos habría gustado haber podido titular "CONCHAbados", con las letras que coinciden con la palabra del momento en (verbigracia) erótico rosa, como los conejos que aparecían al comienzo del clásico setentero de Woody Allen "Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo (pero nunca se atrevió a preguntar)". Lo de "bados", en cambio, lo dejaríamos en un aséptico blanco, dado que no significa gran cosa. O a lo mejor sí. Le preguntaremos al experto en "neologismos" Jorge D'Alessandro. Pero no nos entretengamos. Pibe, dale.

as.750 (26)Sigue la polémica en torno a las palabras de Mascherano al juez de línea del Barcelona-Eibar (para redondear la muestra de ingenio, el árbitro debería haber sido Velasco Carballo para que alguien hubiera podido titular "CONCHA VELASCO Carballo", rematando el carácter chusco y joseluismorenesco de todo el asunto, pero -ay- otra vez no), y la controversia alcanza de lleno a lingüistas prestigiosos como el propio D'Alessandro o Quim Domenech. Se diría que el resto de cosas de la vida han sido alcanzadas por el fenómeno de la globalización pero no así el fútbol, campo (de juego) semántico donde un español no tiene derecho de haberse enterado de que concha en Argentina significa coño.  Solo a través de la asunción de este argumento se entiende eso que dice Tebas de que "no está claro que en un contexto español las palabras la concha de tu madre (o de tu hermana, que está en mejor edad) sean un insulto". Quién le manda al juez de línea ver películas de Ricardo Darín, vamos a ver. Que le sancionen ya.

Tebas también dice (y de ahí nuestro titular imposiblemente bicolor: "CONCHAbados") que le dolería mucho que Mascherano se perdiera el Clásico. Uno lee titulares así y recuerda a Tebas manifestando, quizá no con esas mismas palabras, pero poco más o menos, cuánto le dolería que Cristiano NO fuera sancionado por gestos infinitamente menos lesivos para la dignidad de nadie (o de la madre de nadie, o de la hermana de nadie) en un contexto español, portugués o alsaciano. Uno se pregunta, de hecho, por qué concha tiene Tebas que explicitar lo que le dolería y lo que no. ¿No está ahí, nos preguntamos ingenuamente, ese señor para otra cosa? "Me dolería mucho un uñero, caso de sufrirlo". ¿Procederían unas declaraciones de esa índole por parte de Tebas? ¿No convendría que al menos especificara en qué contexto geográfico (español, hondureño o de la provincia de Tete -en la frontera entre Mozambique y Zimbabue-)  le causaría pesar la presencia de ese molesto dolor en el dedo?

Urge saber ya, en todo caso, de una vez por todas, si Mascherano se refería a la madre o a la hermana del linier. Media un abismo entre una cosa y otra. Mencionar la vagina de tu madre es una cosa que está muy fea, pero que se torna agradecible elogio caso de ser la vulva de tu hermana la mentada por el contertulio. En La Galerna sugerimos que pregunten a las propias interesadas, quienes muy probablemente, por efecto del karma universal o del cuerpo místico del cual todos formamos parte, habrán notado en sus propias carnes la mención (o la falta de la misma) por parte del defensa de San Lorenzo. Las menciones de la concha son como las menciones en Twitter: no pasan desapercibidas, y las mujeres objeto de las mismas las perciben ora como una molesta punzada casi ginecológica (caso de ser madre la aludida), ora como un cosquilleo discretamente placentero (caso de ser hermana la persona objeto de la alusión). Hay madres y/o hermanas de los propios D'Alessandro y/o Domenech que saben perfectamente a qué nos referimos. Preguntad, preguntad si no.sport

mundodeportivo.750 (24)La prensa catalana se hace igualmente cargo del controvertido asunto de la concha (ni la del Festival de San Sebastián, entregada año tras año por jurados de muy discutibles gustos, genera tanto debate), pero sobre todo se hace la picha (de la ginecología pasamos a lo urológico, y todo por el mismo precio) un lío con cuestiones numéricas que, en cambio, y a diferencia del complejo asunto de la concha, no deberían dar para mucha duda, y sin embargo resulta que sí. "Un tridente de dos", reza el titular de Sport. Estos señores se quedaron seriamente tocados con sus cuentas veraniegas. Aún sentimos mareos y vahídos paralizantes al recordar aquellos "Tridente para el sextete", "Del triplete al cuartete" y "Rumbo al sextete vía quintete pero sin tridente" que se sucedieron en la canícula. No nos extraña nada que se hayan quedado reguleros de cálculo matemático. Acabemos con tanto sinsabor compartiendo con Neymar y Suárez la hamburguesa que el segundo le debe al primero según la dedicatoria escrita en el balón de su último hat-trick. Pero una cosa: ¿fue un hat-trick de tres o de dos? Marchando en todo caso una hamburguesa (y unas conchas Codan). Festival de hormonas y colesterol en La Galerna.

marca.750 (28)Con Marca y Keylor Navas cer