Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Baloncesto
Caín y Abel

Caín y Abel

Escrito por: Pepe Kollins16 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El destino es caprichoso pero puede que no haya casualidades y que todo cuanto sucede esté, en última instancia, relacionado. Así se entendería mejor que casi al mismo tiempo Nikola Mirotic fuera eliminado, a las primeras de cambio, de la Copa del Rey y que Luka Doncic emergiera con gran estrella en el All-Star Weekend 2020.

La consagración de uno y el fracaso del otro se sintetizan en dos escenas que hablan por sí solas. Por un lado, la del montenegrino tumbado en la pista del Martín Carpena abatido por su suerte, incapaz de levantarse, no por el dolor físico sino por el peso anímico de quien se da cuenta de que ha vuelto a meter la pata una vez más. No en vano, se marchó del Real Madrid antes de que el equipo ganara todos los títulos, posteriormente renunció a jugar con la selección española justo cuando se proclamaron campeones del mundo y finalmente abandonó la NBA con un rol importante en un buen equipo, para acabar desparramado por el suelo de un pabellón de Málaga.

Al otro lado del charco nos encontramos a Luka Doncic, disputando el Rising Stars Challenge, primer evento del All Star que enfrentaba a jugadores de primer y segundo año distribuidos entre un combinado de Estados Unidos y un equipo de estrellas de todo el mundo. Cuando quedaban unos segundos para el descanso, a Trae Young, el archirival de Doncic desde el draft, se le ocurrió retar al esloveno a lanzar desde medio campo. “¿A que no te atreves?”. Y obviamente, lo que pasó a continuación solo podía terminar de una manera: Luka no dudó ni en segundo en lanzar desde su propia pista y la pelota entró en la canasta. El delirio en las gradas del United Center de Chicago.

Pero lo ocurrido en ambos escenarios ya se podía aventurar. Mientras que el día anterior, Doncic había recibido la visita del ex presidente Barak Obama que se mostró especialmente interesado en conocer al jugador de Dallas, Mirotic se tuvo que conformar, en la previa, con una fotografía junto a Ibai Llanos, que se encargó de gafar al barcelonista, si es que quedaba algo por gafar.

Pero ha sido el día después de ambos jugadores lo que más ha llamado mi atención. Ayer, en la columna semanal que Nikola Mirotic escribe en La Vanguardia, el jugador del Barça dedicó su texto a resaltar que renunció a seguir en la NBA para fichar por al Barça, porque lo contrario hubiera sido “un ejercicio que me convertiría en Caín y yo quería ser Abel”.

Ver para creer. A no ser que el relato bíblico haya cambiado mucho, Caín es el arquetipo de la traición familiar, del que abandona a los suyos, llegando al extremo de matar a su propio hermano por envidia, al recibir aquel la bendición de Dios. Y Abel todo lo contrario. Mirotic, por tanto, interpreta que de haber dicho que no al Barcelona para continuar en la mejor liga del mundo, hubiera traicionado a los suyos. Quién sabe, igual Nikola nos engañó a todos y siempre fue barcelonista. De hecho, esta semana había declarado que quería ganar el trofeo “con este escudo”. Con este porque, con otro que ya no le gusta tanto, ya lo ganó. Pero, en cualquier caso, lo que nos ofrece más dudas es que Abel Mirotic sea un bendecido.

Si lo es, por ejemplo, Luka Doncic. Alguien que compite, hoy, por ser uno de los mejores jugadores de la NBA, la sensación del campeonato, el chico al que todos quieren ver, como reconocía una superestrella como Paul George: “intento ver todos sus partidos” o una referencia para Jimmy Butler, jugador franquicia de los Heat, que tras meter 38 puntos declaró: “hoy me he sentido como Luka Doncic”. En cambio, lejos de olvidar sus raíces, ese chico hace tres días, en la rueda de prensa inaugural del All Star, declaró ante una nube de cámaras y periodistas norteamericanos que “echo de menos al Real Madrid”, para posteriormente confesar que estos días seguiría la Copa del Rey: “la vamos a ganar”.

No mentía Luka. Ayer pudimos comprobar como en la segunda sesión de preguntas que tuvo que atender en Chicago, sentado en la tarima de la sala de prensa, frente a los periodistas, Doncic tenía su móvil sobre la mesa, orientado hacia él, para poder ver, mientras tanto, la semifinal de Copa que se estaba disputando entre Valencia y Real Madrid. Luka se dio cuenta de que un cámara lo estaba captando a su espalda, se giró e hizo el signo de la victoria.

Ahora, ustedes, saquen sus conclusiones sobre quién es Caín y quién es Abel.

 

 

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna @pepekollins

8 comentarios en: Caín y Abel

  1. Ya en su último año en el Real Madrid se vislumbró que Nikola sería un buen jugador, pero jamás un gran jugador, uno de esos que marca una época. La cabeza es traicionera y todo lo bien que funciona la de Luka, que se aprecia en gestos, tuits, detalles con el público, parece que es lo opuesto en la de Nikola, con frases que no vienen a cuento, sinsentidos que además se muestran falaces al instante.
    Y ahora a por la Copa del Rey, y a esperar el tuit de felicitación de Luka. Gran rival, gran ambiente, ¡¡¡vamossss!!!

    1. Exacto, la cabeza, siempre la cabeza.
      En el partido que elimina a la farsa, mirotic es el máximo anotador si... Pero en sus últimos 4 minutos en pista no mira al aro ni una sola vez.
      No recuerdo a Lukita arrugarse ni una sola vez. Recuerdo un partido en Vitoria con el resultado ajustado, amagar el pase por la espalda, con una sola mano pasarlo entre las piernas de atrás a adelante y dejar una bandeja-globo que incluso los rivales tuvieron que aplaudir. Creo que fue ese mismo partido el que finiquito con un triple a una mano, saltando hacia atrás sobre un pie... Un genio!

      Es la diferencia entre el que tiene miedo a fallar pq cuando falle no tendrá donde ir, y el que sabe cuál es y dónde está su casa.

      Cabeza.

  2. Cómo ha retorcido la historia de la Biblia el "amigo Mirotic" en el artículo. Se tendría que hacer una chuleta en la mano en la que dijera: Abel, bueno; Caín, malo. Como Homer Simpson: Lenny, blanco; Carl, negro.
    Así vería que es Caín.

  3. Yo casi lo comparo con Mozart y Salieri en la película Amadeus, ya que en la realidad creo que no fue tanto como cuenta el filme. Esa rivalidad, sobre todo por Salieri Mirotic, el esforzado y con conocimientos que es sobrepasado constantemente con el talento descomunal de Mozart Doncic.
    Es envidia y despecho a una afición, a un público,a una institución que le dió todo y que el se sintió el niño bonito hasta que la vida le puso en su sitio. Eres muy bueno, pero no eres el mejor, y como bien se dice, con lapsus de aparición en momentos importantes, mientras que el supertalento Doncic es todo lo contrario con una edad insultante.
    Tampoco en la NBA le echan de menos allí donde está, incluso le parte la cara un compañero de equipo, algo deleznable por supuesto. Con lo bien que estaba yo en el Madrid, que encima lo está ganando todo desde que no estoy, pero no me querían como yo me merecía pensaría, me obligaron a marcharme. Todo ese caldo de cultivo lo aprovecha el diablo para meter inquina y hacerle dar el paso, el no retorno, el vender tu alma por el éxito que no tuviste y que te han prometido, aparte de unas buenas monedas de oro que visto lo visto buenas son.
    Para este chico se ha convertido en un asunto más que personal. Será su condena, le comerá por dentro, tendrá dudas constantes y remordimientos de conciencia. Porque lo que está haciendo no es creible.
    Si triunfara el mal, no me queda duda que el angel rubio vendría a nuestro rescate, para restaurar el equilibrio en la galaxia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Real Sociedad, 16 — Real Madrid, 16.

Vestuarios, duchas, lujuria, ubres...

¿Conoces los amoríos de @viniciusjr y @mikel10oyar con las vacas de Setién?

En @lagalerna_ te lo contamos TODO:

🐄🐄🐄🐄🐄🐄🐄

https://www.lagalerna.com/con-vacas-y-a-lo-loco-cronica-del-real-sociedad-16-real-madrid-16/

"La historia madridista demuestra sobradamente que aquellos plenamente identificados con nuestro escudo han sido quienes mejor lo defendieron en las buenas y en las malas".

Lo último de @JuliaPaga te invitará a reflexionar. https://bit.ly/3dEw73e

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram