Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Bale: la necesidad de un líder express

Bale: la necesidad de un líder express

Escrito por: Franzel Delgado16 noviembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Al Real Madrid le ha sentado inmejorablemente bien el aire fresco y renovado que ha traído consigo Santi Solari desde su llegada al banquillo. Fantástico jugador, entrenador en crecimiento y hombre de la casa, tiene registros inapelables desde que tomó el timón del primer equipo (4 victorias en 4 partidos, y 15 goles a favor y 2 en contra). A prácticamente nadie se le hubiera ocurrido aspirar a más cuando se anunció su toma de posesión interina. Su caída en el vestuario pareciera haberla hecho con el pie derecho y sus decisiones deportivas demuestran personalidad suficiente para ser la cabeza de un grupo tan especial.

Sin embargo, desde mi punto de vista y como ya les he comentado en otras oportunidades, creo que tras ese esperanzador arranque el gran reto de Solari para poder alcanzar éxitos deportivos (y mejorar sus opciones de sostenerse en el mediano/largo plazo en su cargo) es lograr mantener -además del equilibrio, la armonía y la implicación de toda la plantilla- la fe inquebrantable de cada uno de sus componentes en las posibilidades del equipoPara esto, deberá dar con ese líder potencial en el vestuario que se sume a Sergio Ramos para generar la masa crítica necesaria que resulte en que todos se crean capaces de todo. No puedo evitar sentir que Solari y Ramos, actuales líderes indiscutibles del equipo, necesitan a alguien más con capacidades de impactar de manera contundente en la actitud y en la confianza de sus compañeros, así como en los contrarios, en los aficionados y en la prensa en los momentos más difíciles. Y siento que Gareth Bale es el jugador con más condiciones y presencia para lograr sumarse al tándem que conforman el entrenador y el capitán, y fortalecer así la posición del grupo.
A tan alto nivel, considerando equipos que tienen plantillas “top”, las ventajas competitivas en lo deportivo que tienen unos respecto a otros son ínfimas, prácticamente inexistentes. Más allá de los gustos particulares, estaremos de acuerdo en que es sumamente difícil para cualquiera no cegado por el fanatismo establecer diferencias importantes entre el potencial deportivo de unos y otros, por lo que la única manera de intentar generar una ventaja competitiva trascendente entre equipos de ese nivel es fortaleciendo y consolidando al máximo de sus posibilidades elementos no deportivos, uno de los cuales es el liderazgo.
Contar con líderes contrastados en el momento en que llegan las etapas críticas de la temporada, ésas en las que no hay mañana tras la derrota, bien podrá ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. Es ahí, cuando se entona el himno de la Champions en un partido de vuelta de la fase del KO donde sólo vale una gran remontada, cuando 8, 9 ó 10 jugadores buscan ansiosos la mirada convincente de esos caudillos que les hagan creer que el milagro es posible. Hoy, el Real Madrid cuenta con magníficos jugadores, pero intuyo que se pueden sentir algo huérfanos durante las horas más oscuras, más aún si por alguna mala jugada del destino Sergio Ramos no estuviera disponible para la cita.
En ese sentido, pienso tajantemente que tendrían que sumarse esfuerzos para lograr convertir a Bale en el responsable de ese rol, un jugador con posibilidades inmejorables para ello. Debe ser un motor para el resto y un motivo de pánico permanente para los jugadores y aficionados contrarios. Debe ser la solución a los problemas, el que se saca el conejo de la chistera cuando aparenta no haber salida, el que de un plumazo hecho balón a la escuadra firma la sentencia de muerte del rival. El de Cardiff lo tiene todo para serlo, pero Solari debe hacerle tomar conciencia de eso y enseñarle lo que tiene que aprender para convertirse en ese líder.
Que muchos líderes nazcan siendo líderes producto de sus habilidades y capacidades naturales no quiere decir que otros que no gocen de esa suerte no puedan lograr adquirirlas y desarrollarlas como parte de su proceso de crecimiento. Para mí es imperdonable que se les diga a las personas que “no tienen la capacidad de hacer tal cosa”, o que no tienen lo que hace falta para cumplir determinado rol. Pienso fervientemente que eso es una maligna forma de subestimar al ser humano, quien a lo largo de su evolución ha demostrado ser capaz de adaptarse a todo, de superarlo todo y de poder convertirse en quien quiera ser. Eso sí, la tarea requiere indispensablemente cubrir los siguientes aspectos: una categórica toma de conciencia, excelente formación y asesoría e incesante trabajo. Las estadísticas demuestran que el éxito en todos los ámbitos de la vida está mucho más vinculado al trabajo y a la perseverancia que al talento. Por las dudas, Bale ya tiene este último, ahora necesita trabajar para adquirir habilidades extradeportivas para complementarse y convertirse en un futbolista único.
Estoy convencido de que Solari tiene condiciones personales para hacer una gestión inteligente dirigida a moldear la personalidad del galés, y dotarlo de ese plus que lo convierta en el faro de su Real Madrid y en un jugador de época, icono eterno del madridismo. Ojalá lo logre, porque ese detalle bien podría ser la diferencia entre un suspenso o un aprobado para su gestión al final de la temporada, y como consecuencia, una decepción o una alegría más para todos los madridistas del mundo.
Suerte, míster.