Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis
Análisis arquitectónico del nuevo Santiago Bernabéu

Análisis arquitectónico del nuevo Santiago Bernabéu

Escrito por: Fernando Pulpillo19 abril, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El pasado 12 de abril, el periódico El País lanzaba un artículo en el que varios arquitectos españoles opinaban sobre el diseño del nuevo Santiago Bernabéu. Las críticas fueron directas aunque quizá poco justificadas. Y no porque no puedan llevar razón sino porque no se argumentaban demasiados porqués.

A raíz de esto surge la pregunta de cómo debe enfocarse el análisis de cualquier obra arquitectónica. Y, para comenzar a entenderlo, lo primero que debe remarcarse es algo que en arquitectura es un dogma de fe: se trata de la única ciencia en la que un problema puede tener dos soluciones completamente opuestas y ambas totalmente válidas. Esto, como no, da pie a multitud de opiniones e interpretaciones y la de este texto es una de ellas.

Pero para comenzar el análisis del nuevo Santiago Bernabéu es necesario detenerse previamente en el contexto. En el estado actual del estadio. ¿Cómo es? ¿Dónde está? ¿Qué carencias urbanas tiene?

Análisis del estadio y enclave actual

El estadio blanco puede considerarse una especie en extinción. Existen muy pocos en el mundo que tengan una ubicación tan céntrica en la ciudad en la que se sitúan como el Bernabéu en Madrid. Esto por supuesto tiene enormes ventajas, aunque también algunos inconvenientes. Inconvenientes que el proyecto aprobado va a intentar paliar, manteniendo aquello que ya hace especial al estadio: su situación. Y es que tiene mucha lógica que la decisión de no construir un nuevo templo en Valdebebas se desechase, entre otras cosas, por este aspecto. El Bernabéu se va a renovar manteniendo su actual ubicación, respetando así su historia. Se conserva aquello que lo hace único. No hay que irse muy lejos para ver el enfado de nuestros vecinos del Manzanares tras abandonar el Vicente Calderón. El Wanda Metropolitano es espectacular, uno de los grandes centros deportivos del mundo ahora mismo y, con el tiempo, se llenará de recuerdos que harán "olvidar" (en parte) ese enfado. Lo positivo que tiene el nuevo Bernabéu es que podrá escribir nuevos recuerdos sin necesidad de borrar los anteriores.

Dicho esto, desde el punto de vista urbano, el emplazamiento del estadio tiene ciertas dificultades de acceso. Los que estén leyendo esto y sean asistentes habituales podrán dar fe. Tanto en el tráfico rodado como en el peatonal, los alrededores no son el paradigma de la comodidad (ver imágenes 1 y 2) y este será uno de los puntos fuertes que el proyecto palie. Porque los edificios no deben limitarse exclusivamente a su uso interior. No puede olvidarse su impacto colectivo. El nuevo estadio supondrá una mejora urbana y social para la ciudad de Madrid.

Imágenes 1 y 2. Aspecto actual de los viarios exteriores del estadio

Por último, desde el punto de vista puramente arquitectónico, hay algo muy llamativo. Si hacemos memoria sobre muchos otros estadios clásicos de nuestro país, la imagen que seguramente se nos venga a la mente sea una interior. Las enormes gradas del Camp Nou, la cubierta curva de Anoeta o el videomarcador del Vicente Calderón son aspectos totalmente distintivos cuando pensamos en ellos. Sin embargo, en el Bernabéu, su exterior es casi tan característico como el interior. Las torres y la materialidad del hormigón en todos sus elementos de fachada generan una imagen externa muy singular (ver imágenes 3 y 4), lo cual genera cierto debate sobre cómo tratarla en la reforma proyectada. Sobre este aspecto se reflexionará posteriormente.

Imágenes 3 y 4. Fachadas del estadio actual


Análisis del proyecto de reforma

Realizado este pequeño barrido a modo de análisis previo, ya estamos en disposición de comenzar a valorar qué supone el proyecto ganador del nuevo estadio Santiago Bernabéu.

Desde el punto de vista urbano supone toda la mejora sobre el espacio público que el actual no tiene: creación de dos plazas, una paralela a la Castellana (ver imagen 5) y otra en esquina junto a calle Padre Damián (ver imagen 6), apertura de vía peatonal en calle Rafael Salgado y mejora de accesos y de aparcamientos. Estos últimos serán subterráneos y permitirán así aumentar la superficie urbana que se dedica al tránsito peatonal. La plaza principal, que será la que se ubique en la zona del actual centro comercial La Esquina del Bernabéu, será la encargada de gestionar todo el tránsito de lo público a lo privado, de la calle al estadio. El centro comercial será demolido para ganar espacio y abrir al Real Madrid a la ciudad, creándose en este punto la entrada principal al estadio. Una esquina desde la que el Bernabéu pueda contemplarse en todo su esplendor, sin obstáculos. Una lugar desde el que tener una perspectiva completa del templo blanco.

(Imagen 5. Espacio público junto a la Castellana)
(Imagen 6. Espacio público en el actual Centro Comercial La Esquina del Bernabéu)

Si paseamos ahora mismo por los aledaños del Bernabéu tenemos la sensación de que todo ese espacio público es demasiado independiente al estadio. No forman un todo. Pareciera como una simple cesión de suelo urbano que la ciudad hace al club. Ahora, con la reforma, es todo lo contrario. Es el propio club el que regala a Madrid un nuevo lugar donde "hacer ciudad". Un espacio vinculado directamente al Real Madrid y, de hecho, gestionado por la entidad. Si le unimos la nueva imagen exterior obtenemos un regalo en forma de atractivo social e incluso turístico.

Analizado ya el aspecto urbano, pasamos a valorar el edificio en sí. ¿Cómo se valora arquitectónicamente el nuevo diseño del estadio? Este es, sin duda, el punto más controvertido, pues, como se citó al inicio de este texto, no existe una respuesta única. La frase "Todos los caminos llevan a Roma" podría ajustarse a la perfección aquí si la completásemos