Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis Gestión
Análisis arquitectónico del nuevo Santiago Bernabéu

Análisis arquitectónico del nuevo Santiago Bernabéu

Escrito por: Fernando Pulpillo19 abril, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El pasado 12 de abril, el periódico El País lanzaba un artículo en el que varios arquitectos españoles opinaban sobre el diseño del nuevo Santiago Bernabéu. Las críticas fueron directas aunque quizá poco justificadas. Y no porque no puedan llevar razón sino porque no se argumentaban demasiados porqués.

A raíz de esto surge la pregunta de cómo debe enfocarse el análisis de cualquier obra arquitectónica. Y, para comenzar a entenderlo, lo primero que debe remarcarse es algo que en arquitectura es un dogma de fe: se trata de la única ciencia en la que un problema puede tener dos soluciones completamente opuestas y ambas totalmente válidas. Esto, como no, da pie a multitud de opiniones e interpretaciones y la de este texto es una de ellas.

Pero para comenzar el análisis del nuevo Santiago Bernabéu es necesario detenerse previamente en el contexto. En el estado actual del estadio. ¿Cómo es? ¿Dónde está? ¿Qué carencias urbanas tiene?

Análisis del estadio y enclave actual

El estadio blanco puede considerarse una especie en extinción. Existen muy pocos en el mundo que tengan una ubicación tan céntrica en la ciudad en la que se sitúan como el Bernabéu en Madrid. Esto por supuesto tiene enormes ventajas, aunque también algunos inconvenientes. Inconvenientes que el proyecto aprobado va a intentar paliar, manteniendo aquello que ya hace especial al estadio: su situación. Y es que tiene mucha lógica que la decisión de no construir un nuevo templo en Valdebebas se desechase, entre otras cosas, por este aspecto. El Bernabéu se va a renovar manteniendo su actual ubicación, respetando así su historia. Se conserva aquello que lo hace único. No hay que irse muy lejos para ver el enfado de nuestros vecinos del Manzanares tras abandonar el Vicente Calderón. El Wanda Metropolitano es espectacular, uno de los grandes centros deportivos del mundo ahora mismo y, con el tiempo, se llenará de recuerdos que harán "olvidar" (en parte) ese enfado. Lo positivo que tiene el nuevo Bernabéu es que podrá escribir nuevos recuerdos sin necesidad de borrar los anteriores.

Dicho esto, desde el punto de vista urbano, el emplazamiento del estadio tiene ciertas dificultades de acceso. Los que estén leyendo esto y sean asistentes habituales podrán dar fe. Tanto en el tráfico rodado como en el peatonal, los alrededores no son el paradigma de la comodidad (ver imágenes 1 y 2) y este será uno de los puntos fuertes que el proyecto palie. Porque los edificios no deben limitarse exclusivamente a su uso interior. No puede olvidarse su impacto colectivo. El nuevo estadio supondrá una mejora urbana y social para la ciudad de Madrid.

Imágenes 1 y 2. Aspecto actual de los viarios exteriores del estadio

Por último, desde el punto de vista puramente arquitectónico, hay algo muy llamativo. Si hacemos memoria sobre muchos otros estadios clásicos de nuestro país, la imagen que seguramente se nos venga a la mente sea una interior. Las enormes gradas del Camp Nou, la cubierta curva de Anoeta o el videomarcador del Vicente Calderón son aspectos totalmente distintivos cuando pensamos en ellos. Sin embargo, en el Bernabéu, su exterior es casi tan característico como el interior. Las torres y la materialidad del hormigón en todos sus elementos de fachada generan una imagen externa muy singular (ver imágenes 3 y 4), lo cual genera cierto debate sobre cómo tratarla en la reforma proyectada. Sobre este aspecto se reflexionará posteriormente.

Imágenes 3 y 4. Fachadas del estadio actual


Análisis del proyecto de reforma

Realizado este pequeño barrido a modo de análisis previo, ya estamos en disposición de comenzar a valorar qué supone el proyecto ganador del nuevo estadio Santiago Bernabéu.

Desde el punto de vista urbano supone toda la mejora sobre el espacio público que el actual no tiene: creación de dos plazas, una paralela a la Castellana (ver imagen 5) y otra en esquina junto a calle Padre Damián (ver imagen 6), apertura de vía peatonal en calle Rafael Salgado y mejora de accesos y de aparcamientos. Estos últimos serán subterráneos y permitirán así aumentar la superficie urbana que se dedica al tránsito peatonal. La plaza principal, que será la que se ubique en la zona del actual centro comercial La Esquina del Bernabéu, será la encargada de gestionar todo el tránsito de lo público a lo privado, de la calle al estadio. El centro comercial será demolido para ganar espacio y abrir al Real Madrid a la ciudad, creándose en este punto la entrada principal al estadio. Una esquina desde la que el Bernabéu pueda contemplarse en todo su esplendor, sin obstáculos. Una lugar desde el que tener una perspectiva completa del templo blanco.

(Imagen 5. Espacio público junto a la Castellana)
(Imagen 6. Espacio público en el actual Centro Comercial La Esquina del Bernabéu)

Si paseamos ahora mismo por los aledaños del Bernabéu tenemos la sensación de que todo ese espacio público es demasiado independiente al estadio. No forman un todo. Pareciera como una simple cesión de suelo urbano que la ciudad hace al club. Ahora, con la reforma, es todo lo contrario. Es el propio club el que regala a Madrid un nuevo lugar donde "hacer ciudad". Un espacio vinculado directamente al Real Madrid y, de hecho, gestionado por la entidad. Si le unimos la nueva imagen exterior obtenemos un regalo en forma de atractivo social e incluso turístico.

Analizado ya el aspecto urbano, pasamos a valorar el edificio en sí. ¿Cómo se valora arquitectónicamente el nuevo diseño del estadio? Este es, sin duda, el punto más controvertido, pues, como se citó al inicio de este texto, no existe una respuesta única. La frase "Todos los caminos llevan a Roma" podría ajustarse a la perfección aquí si la completásemos con un "si la idea se ejecuta de forma coherente". Las cuatro propuestas finalistas en el concurso eran tan distintas como, seguro, válidas.

La idea ganadora, desarrollada por una UTE (Unión Temporal de Empresas) entre el estudio alemán GMT-Architekten y los españoles L35 y Ribas Arquitectos, es la de una envolvente completa, asimétrica, continua e irregular que cubre todo el recinto deportivo. Una nueva piel que genera continuidad en todas sus fachadas pero en la que todas son distintas (ver imágenes 7 y 8). Mismo material, misma imagen pero con matices en su forma en función de la orientación. La forma con la que la cubrición envuelve al estadio es diferente en la parte de la Castellana, en la de Concha Espina, en la de la calle Rafael Salgado y en la Padre Damián.

Imágenes 7 y 8. Vistas exteriores del nuevo estadio

(Se aporta aquí la entrevista realizada por el diario El Confidencial a Tristán López-Chicheri, uno de los arquitectos, en la que habla precisamente de las razones de ser del nuevo diseño)

Además, se trata de una piel permeable de lamas metálicas, lo que permite al edificio respirar y abrirse más o menos según necesidades. Por otro lado, se deja una franja hueca perimetral en el contacto entre la fachada y la cubierta de esta cubrición que le da cierta ligereza. Digamos que la hace menos pesada visualmente.

La imagen exterior resultante es potentísima, especialmente si vemos las imágenes virtuales nocturnas. Visualmente el resultado es espectacular y solo con eso ya compensa cualquier otra crítica. Ya merece la pena. Aunque quizá, y esto es algo a título personal, el diseño no muestra demasiados rasgos identificativos con la imagen del Real Madrid. La crítica que sí puede hacerse a gran parte de los nuevos estadios que se están construyendo hoy día (Wanda Metropolitano, Allianz Arena, Tottenham Stadium, Wembley...) es que no parecen ser un símbolo del club al que representan. En el fono, todos ellos podrían servir como sede para cualquier otro club. Y esa falta de mimetización material del lugar con su huésped se palpa también en el nuevo Bernabéu. En arquitectura tiene especial valor que un edificio esté íntimamente relacionado con el lugar en el que está o, en este caso, con la entidad para la que se construye. Y, como se ha dicho, esta crítica es aplicable a casi cualquier estadio construido en la actualidad.

Sin embargo, sí hay algo muy positivo y valorable en cómo se ha entendido esta nueva piel. Y es que, en lugar de superponerse sobre las fachadas actuales, la cubrición se separa del estadio. Lo envuelve sin tocarlo, en señal de respeto. No pretende competir con él, como queriendo decir: "Dentro está la historia, yo solo quiero protegerla y potenciarla". Un aspecto más actual y más vinculado a la época contemporánea pero que mantiene el pasado dentro. Esa fachada de hormigón tan icónica se conservará en el interior de la envolvente (ver imágenes 9 y 10).

Imágenes 9 y 10. Cubrición metálica envolviendo al edificio sin tocar la fachada actual del estadio

En este punto habrá quien piense que el diseño debería seguir el estilo del estadio actual pero nada más lejos de la realidad. Cuando se reforma, reconstruye o se rehabilita patrimonio (y aquí, servidor se toma la libertad de considerar el Santiago Bernabéu como tal), por ejemplo, se intenta no reproducirlo igual que el original. Alejarse del original y no intentar replicarlo es precisamente lo que permite distinguir lo antiguo de lo nuevo. Lo original de lo añadido. Y aquí, la envolvente exterior es tan distinta a lo que ya existe que servirá para ponerlo en valor. Sin embargo, hay algo en lo que sí se puede tirar una lanza negativa y es la inexistencia de ninguna huella palpable de las carismáticas torres del Bernabéu. Estas van a pasar a mejor vida y son santo y seña del estadio. Al menos de su época reciente, ya que no formaban parte del proyecto original sino que se añadieron tras las reformas de los 80 y 90. Por temas de espacio y remodelación de accesos serán demolidas pero no parece haberse barajado la posibilidad de dibujar en la nueva piel alguna huella de ellas, aunque fuera de forma sutil. En el interior se situarán unas nuevas escaleras en las mismas esquinas de las torres pero apenas existe reflejo de ello en el exterior.

En resumen, podemos catalogar el nuevo Santiago Bernabéu como un proyecto muy potente desde muchos puntos de vista. A nivel social, urbano, visual y de eficiencia es un salto cualitativo indudable, por cómo cambia el enclave urbano, por cómo da un salto de modernidad a algo tan importante para un club como es su estadio y por la imagen global que genera (ver imágenes 11 y 12). Sin necesidad de pensar mucho, lo ves y te impresiona. Y eso ya es suficiente. Como pega, quizá no se trata de un diseño pensado desde lo que simboliza el Real Madrid. Se puede percibir que falta algo que lo identifique inequívocamente pero, como se dijo al principio, en arquitectura no hay una única respuesta correcta.

Imágenes 11 y 12. Imagen exterior nocturna del nuevo estadio

Económicamente podemos intuir la rentabilidad que supondrá el nuevo recinto deportivo (por todos los servicios que añadirá y por cómo mejora los ya existentes) pero, aún así, hay veces que ese debería ser el último de los objetivos. El Real Madrid necesitaba dar un paso al frente en todo lo relacionado con su estadio. Mantenerse en la élite engloba muchos aspectos, no solo deportivos, y la imagen de su marca está en la cúspide de esa pirámide de importancia. El nuevo estadio es, sin duda, un proyecto ganador.

 

Especial reforma del Santiago Bernabéu:

1- Cronología administrativa de la reforma del Bernabéu

2-Análisis arquitectónico del nuevo Santiago Bernabéu

3-Remodelación del Bernabéu: coste, financiación y ventajas

12 comentarios en: Análisis arquitectónico del nuevo Santiago Bernabéu

  1. Lo primero, admitir mi ignorancia en temas arquitectónicos, pero me sigo preguntando lo mismo y espero que el Sr. Pulpillo u otro forero me lo pueda aclarar, teniendo en cuenta que yo deseo el Bernabéu en el mismo lugar, porque de marcharse, el valor de esos terrenos es cero, porque al Madrid, en la épica actual no le van a recalificar nada.
    ¿Se va a mejorar el graderío del siglo pasado y sus accesos?
    ¿Qué ingresos tiene el estadio y cuáles serán los futuros?
    ¿Con la construcción de un nuevo estadio en el mismo lugar, se hubiese dejado espacio para otros usos (comercial y hotelero)? ¿Se ha estudiado esa opción y si de verdad se ganaba espacio, sin perder capacidad?
    Para esto último era necesario, o un traslado a jugar de local a otro estadio (veo imposible al Wanda), o desmontar las gradas por zonas (ya se ha hecho en otros estadios), con la consiguiente molestia para los abonados.
    Por último, ¿era necesaria la cubierta retráctil para dos días de lluvia, o se va a utilizar de forma habitual en invierno o verano, para mantener el Estadio climatizado?

    1. Te contesto a lo que creo saber. Los asientos van a cambiarse por otros nuevos, cambiando además los colores y haciendo una especie de mosaico. Serán mayoritariamente blancos. La capacidad se mantiene, creo que se reducen asientos en algunas partes pero se ganan en otras. La cubierta retráctil imagino que se usará no solo por temas de lluvia sino para lo que dices, manterlo climatizado y paliar un poco el excesivo ruido hacia los edificios cercanos en días de partido. En lo demás que preguntas no te sé responder.

        1. A ver yo:
          Se construye una nueva grada de 2 ó 3.000 asientos para dar mayor espacio al resto manteniendo el aforo.
          Si no recuerdo mal se dijo que el nuevo estadio aumentará los ingresos anuales en 150 millones.
          El nuevo estadio integra en su interior los 60.000m2 creo de espacio comercial de la esquina más los m2 de las oficinas que se fueron a Valdebebas.
          La cubierta retractil la entiendo como la guinda del pastel; no era plan dejar pasar la ocasión de hacerla..

  2. Supongo que en este tema , como en muchos otros, habra tantas opiniones a favor como en contra. Si pretendemos que exista unanimidad de opiniones estamos condenados a no hacer nada y la parálisis sería total.
    Personalmente creo que hay que confiar y esperar que acierten con la opción elegida.

  3. Pues seré muy radical, pero que un directivo del VARsa sea uno de los ganadores de la propuesta del nuevo Bernabeu, me quema la sangre.

    Este tío es capaz de dejar fallos estructurales en el nuevo edificio para que se nos caiga encima.

    Yo que Floren, había exigido a los alemanes que dejasen a Rivas y se buscasen otro arquitecto en España

    Un saludo

  4. Buenas noches, he empezado a leer este caracteristico artículo de Agit-prop, y al llegar a lo que a continuación reproduzco entre paréntesis, he parado dado que no podía dar crédito a lo que leía

    ( Dicho esto, desde el punto de vista urbano, el emplazamiento del estadio tiene ciertas dificultades de acceso. Los que estén leyendo esto y sean asistentes habituales podrán dar fe. Tanto en el tráfico rodado como en el peatonal, los alrededores no son el paradigma de la comodidad (ver imágenes 1 y 2) y este será uno de los puntos fuertes que el proyecto palie. )

    Ya me dirá el redactor del artículo, como, porque el único aparcamiento que hay desaparece, nada que ver con los miles y miles de plazas de aparcamiento que se siguen construyendo en el campo del Atlético, o que hay proyectadas, en la remodelación del Kmapf Nou.
    Actualmente excepto los domingos me resulta una odisea ir al Bernabeu y aparcar, a no ser que vayas dos horas antes o aparques en Colón, pero si usted dice que sin plazas, D. Florentino nos lo va a resolver, pues nada, adelante, como comprenderá despues de leer la chorrada esta, se me han quitado las ganas de leer más.
    Renuncio a preguntar como vamos a competir con el Varcelona con 26000 asientos menos, no sea que salga el Ser Superior y me deje mal. Hay que tomarse las cosas a broma aunque sea Semana Santa
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

    1. Amigo, los aparcamientos quedan subterráneos para no mezclarlos con el tráfico peatonal. Se van a hacer garajes en sótanos bajos la calle.

  5. Yo creo que no construir otro estadio es un error. El Real Madrid necesita un estadio de, como mínimo 100.000 espectadores y a precios populares o al alcance de la mayoría de los bolsillos; llenarlo, lo llena. Me parece muy bien conservar el Viejo Estadio Santiago Bernabéu pero con otro uso, yo lo acondicionaría para potenciar su museo y hacer un parque temático sobre el Real Madrid; si ya es obligatoria su visita para todo turista, imaginaos su repercusión como un auténtico parque temático con distintos usos tanto comerciales, como culturales y deportivos.

  6. Desde mi punto de vista,un club como el Real Madrid, no puede tener un estadio con 82000 localidades, mínimo 100.000 qué es lo que dicen los expertos para que sea rentable,575 millones mas intereses que se va a 700 millones, me parece una pasada para una remodelación.... creo que se equivocan, con el tiempo lo veremos....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

A veces, el trabajo de Kroos parece invisible. Pues @10Kundera ha puesto los focos del Bernabéu sobre él para explicarlo magníficamente en @lagalerna_

https://t.co/ohsgVvfJyY

¿Está Rolex en el negocio de la relojería? Más bien en el del lujo. Pero haría mal si ignorara que vende lujo porque hace relojes.
A cuento de esto de Lurker: «En realidad, el Real Madrid se dedica a la producción de felicidad»
FLOR AND TINO https://t.co/tb94sweqaq @lagalerna_

“El Real Madrid no compite con otros clubes de fútbol, sino con Spielberg, el Circo del Sol y Les Luthiers”.

“Flor and tino”, acaso el mejor artículo hasta la fecha de Federico García Lurker.

https://t.co/x97FaAmSbg

Vía @lagalerna_

Toni Kroos recupera un balón en las costillas del campo https://t.co/JSQ1qyjhYq @lagalerna_

A mí con lo que escribe @delasherasmario me pasa lo que a él con el @realmadrid.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram