Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El Manifiesto Leo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El Manifiesto Leo

Escrito por: La Galerna5 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Amanece que no es poco ya es decir mucho si nos referimos a Can Barça dados los negros nubarrones rosarinos que se ciernen sobre el club de los valors por pirómana cortesía de su director deportivo. Decía el gran José Luis Cuerda que los tontos de antes gritábamos menos y pocas veces resultó más cierta esta máxima en estos días procaces y locuaces en los que cualquier sandez alcanza una categoría viral digna de coronavirus de Wuhan.

Algo así le ha sucedido a Eric Abidal, tan discreto corriendo la banda del Campo Nuevo en pantalón corto como verborreico en su despacho con traje y corbata. Tiene mérito lo suyo. Y no sólo por los sonoros epítetos, entre tsunamis y puñetazos, que le dedica una ínclita prensa deportiva en llamas por la mañana, que hoy arde en la meseta casi tanto como en la Masía

Fue el Sport quién sentó  a Kamikaze Abidal ante un micrófono presto al harakiri, pero lo cierto es que no queremos quitarle méritos a Abi, que se atrevió con todo. Desde Messi a Xavi pasando por el Txingurri. Y no sólo eso. ¿Habían leído alguna vez un manuscrito de tan profundo calado literario, metafísico y filosófico del puño y letra de Lionel Messi? Nosotros, pobres mortales, que soñábamos con escuchar una oración subordinada con palabras esdrújulas del astro  argentino, nos desayunamos de golpe y porrazo con el Manifiesto Leo, pergamino histórico que ha de ocupar ya su lugar en los ágoras del mundo y en las bibliotecas (municipales) de Alejandría. La petulancia y la cascada de Abidal obraron el milagro de mostrar al mundo un Messi literato, capaz de encandenar 13 líneas de amor y una canción desesperada en instagram para contestar al bueno de Abi.

No esperen un sesudo ensayo o una antología de poesías y sonetos de Lionel. Seguimos hablando de Leo. Pero desde luego 13 líneas son más que suficientes para que lo de Abi parezca un accidente y popes del culerío como Jota Jordi o el Lobo Carrasco pasen la noche en vela entre aullidos y pesadillas pensando en que la siniestra posibilidad de que Messi aplique el artículo 155 de su contrato y dejé su barcelonismo de cuna bien arropadito entre los ceros de su cuenta bancaria mientras ficha por algún equipo de Miami.

Hay quien dice que esto no lo arregla ni una quincuagésima renovación de contrato.

El bueno de Abi se debío de sentir estupendo el día que recibió al reportero de Sport porque no dejó títere con cabeza. Afirmó que algunos futbolistas no trabajaban bien con Valverde y que ya desde El Clásico andaban pensando en darle boleto. Dice que su olfato de exjugador le advirtió de todo. De todo salvo de la enésima vía de agua que ha abierto en ese Holandés Errante a la deriva - y no nos referimos a Cruyff-  que es hoy el caótico FC Barcelona.

Abi se vino arriba. No sólo envió este torpedo a la línea de flotación de un vestuario en el que tan pronto te organizan una copa Davis como una timba de póquer, sino que se atrevió a mancillar, incuso, la sacrosanta figura de Hernández, el jardinero catarí de los valors edición Emiratos. Vino a decir que si tiene una oferta del Barça que la enseñe, que no la veo, como aquel señor barbudo capitalino que dudaba ante las cámaras de la existencia de la boina contaminante de Madrid. Sin duda a Nobita la digievolución del Pokemon Abi se le ha ido de las manos.

¿Por qué que será lo siguiente?

¿Defecar en la calva de Sant Pep Guardiola de Santpedor, quizás?

Sacrilegio

O puñetazo mediante, el caso es que la bronca entre Abi y Lio ha eclipsado las otras noticias culés del día, como el juicio contra Umtiti por destrozar su antigua casa de alquiler de Sant Just Devern por reventar, entre otras cosas, los grifos, el parquet y la piscina, cuando  nosotros pensábamos que Umtiti lo único que destrozaba era el eje de la defensa del Barcelona.

El que debe andar destrozado es el bueno de Ousman Dembelé, después de una nueva grave lesión en su tendón de Aquiles. Desde La Galerna le deseamos una pronta recuperación y celebramos que nadie recurra a mofas con muletas, sillas de ruedas, palos de golf o Prosickitos para cachondearse de la desgracia del chaval.

Pasad un buen día.

 

PD:  Animo culé que no todo son malas noticias.

Abi celebra el fichaje de Trincao. "Saldrá barato" dice.

No lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que SuperAgente Mendes ha "trincao" siete kilos con el fichaje.

Este Abi es un campeón.