Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
2-2: El milagro imposible de ganar una Liga

2-2: El milagro imposible de ganar una Liga

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon6 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En ocasiones resulta imposible hacer una crónica dejando al margen el aspecto arbitral. Su influencia no sólo se materializa en las ocasiones en las que que interviene de forma errónea, sino que esos lances tienen un impacto emocional que afecta al desarrollo del juego. Analizar el juego en estas ocasiones, sin hacer alusión a los errores del trencilla, depara un análisis parcial, incompleto.

El Madrid, durante la primera parte, demostró que perdió la liga de forma justa y algo negligente, pero que es mejor. Mucho mejor. El baño blanco en terreno blaugrana tras jugarse la vida el martes demostró que este equipo es casi imbatible cuando se fija un objetivo a corto plazo. Ramos y Varane mandaban sobre Suárez y Messi; Modric y Kroos imponían su clase en el centro del campo, y la BBC amenazaba continuamente. Las líneas de pase diagonales -las buenas en este juego- eran constantes. La superioridad, manifiesta.

El gol de Suárez, que vino tras una jugada aislada muy bien trenzada por el Barcelona, no hacía justicia al marcador, pero pronto Cristiano dio la réplica (12 goles en el Camp Nou) tras una bonita jugada colectiva que silenció el campo barcelonista.

La tensión era importante, especialmente en los jugadores azulgranas, que parecían tener la mente en Kiev más que los propios madridistas. La justa expulsión de Sergi Roberto, un jugador poco dado a estas acciones, fue una buena muestra de ello.

Todo parecía indicar que la segunda parte sería también un monólogo blanco, pero Hernández Hernández, el mismo que tantas veces ha perjudicado al Madrid frente al Barcelona, no vio una clara falta de Suárez sobre Varane que precedió de forma inmediata el gol de Messi.

El Madrid se desconectó, sabedor de lo perjudicado que había resultado, y vinieron los mejores momentos del Barcelona. El Madrid, poco a poco se repuso, y logró igualar tras un gran pase de Asensio y mejor definición de Gareth Bale. De ahí hasta el final volvió la superioridad blanca, pero Hernández Hernández obvió un penalti clamoroso a Marcelo que el resto de la humanidad reconoció.

Empate intrascendente en esta ocasión, pero de nuevo parece evidente que el Madrid no es el único responsable de que ganar la liga se haya convertido en todo un milagro.

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM