Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Venid, atléticos buenos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Venid, atléticos buenos

Escrito por: La Galerna2 febrero, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Cita Marca a toda página a Diego Pablo Simeone para que le escuchemos asegurar que el Atleti está vivo y que nadie lo dude. Está vivo en tanto en cuanto las constantes vitales se mantienen, a Dios Gracias, intactas en todos y cada uno de los miembros de la plantilla. Sin embargo, en lo tocante a sus posibilidades de llegar a la Final de la Copa del Rey, nos van a permitir que contravengamos la orden de Cholo y proclamemos -como decía ayer alguien en Twitter- que el Atleti está en la Copa más acabado que el walkman. Otro tuitero decía que el Atleti ha tirado la Copa para poder centrarse en perder la Final de la Champions, pero no queremos hacer leña del árbol semicaído (nosotros somos como Toni Grande, es decir, que pertenecemos a esa raza de personas que dice todo el rato "Uy, si yo hablara..." mientras no para de rajar contra aquel contra el cual supuestamente se abstiene de hacerlo). Y no queremos hacer leña del árbol semicaído porque precisamente, no nos engañemos, en esta eliminatoria era nuestro árbol, por difícil que resulte elegir, como dicen los británicos, entre una roca y una piedra dura.

Poco, muy poco le queda por hacer al Atleti en esta Copa, y ello es así por múltiples razones, las cuales están a la vista de un modo tan claro que el autor de uno de los dos (excelentes) goles del Barça no tendría que haber jugado por cuanto debería haber sido expulsado en el último partido de la anterior eliminatoria. Crece el número de atléticos que se van dando cuenta de este tipo de cuestiones y comienzan a reconocer (por ejemplo) la imposibilidad metafísica de que un jugador del Barça sea jamás expulsado o de que el penalti que Mascherano comete por partido (uno garantizado, dos en las grandes ocasiones) sea observado por el colegiado de turno. Crece, sí, el número de atléticos que se rinden a la evidencia. Algunos la admiten solo cuando les toca enfrentarse al Barça, muy a regañadientes, y luego vuelven a su leyenda de los robos del Madrid. Otros no lo reconocen ni cuando se miden a los blaugranas, a pesar de que lo que ven sus ojos y las cifras son igualmente elocuentes. Si lo reconociesen, los poros de sus pieles se abrirían y les brotarían del rostro ramas de madroño, como esos desgraciados hombres y mujeres-árbol de los que vemos fotos en la prensa de tanto en tanto. ¿Cómo van a quejarse ellos de algo que les perjudica cuando el quejarse podría no solo beneficiarles sino, de rebote, beneficiar también al Madrid?

Con todo, hay atléticos admirables que están saliendo del armario para reconocer abiertamente que el Madrid está a años luz de ser el equipo del régimen, cargo que ostenta su rival del rinconcito por derecho propio, representando el Madrid la némesis del favorito y por tanto el enemigo a batir. En La Galerna tenemos un enorme respeto por las minorías y acogemos con cariño a todos los indios que tengan el coraje de reconocer públicamente su condición de indignados con los favoritismos del Barça.

-¿Cómo pueden estos de La Galerna hablar así cuando al Barça acaban de birlarle un gol fantasma como una casa en el Villamarín?- dirán nuestros amados amigos culés (los tenemos).

Fallas del sistema. Lo que hay que mirar no es ese error grosero del linier. Lo que hay que mirar es cuánto tiempo va a estar en la nevera ese juez de línea mientras todavía se celebra en las altas esferas federativas y arbitrales el arbitraje del último Clásico. ¡Viva Villar, viva Schez. Arminio y viva la Copa, que es lo mejor que se la ha ocurrido hoy a Relaño.

Mientras la Ouija celebra la Copa, así, en abstracto, la prensa catalana celebra la cuasi-clasificación. Hacen bien. Van seguramente a jugar la Final de Copa y van seguramente a ganarla, lo que por supuesto viene garantizado en similar medida por la extraordinaria calidad de sus jugadores (en particular de sus delanteros) y por esa red que se extiende para amortiguar cualquier caída al vacío, red que por ende les llena de confianza y les hace aún mejores como futbolistas. ¿Cómo no vas a ganar casi siempre cuando eres muy bueno y además vas para los setenta partidos sin penaltis en contra ni jugadores propios expulsados, lo cual te provee de la tranquilidad suficiente como para ser aún mejor?

Nos queda hoy el gran consuelo de saber que la enfermería del Madrid se va desalojando (también nos lo cuenta Ouija Daily), pero no nos gusta, la verdad, saber que el Barça va a ganar otra Copa. No nos gusta, sobre todo, por una razón: porque para ganar esa Copa el Barça debe primero jugar la Final, y eso es lo que más pereza da. Esa es la palabra: pereza. Obras en el Bernabéu, críticas por las obras en el Bernabéu, preparación de la pitada al himno y al Rey, libertad de expresión, esteladas, prohibición de las esteladas, revocación de la prohibición de las esteladas, pitada efectiva al himno y el Rey, escándalo al respecto, escándalo ante el escándalo.

Qué flojera, por Dios. Pero en fin. Es lo que tiene la rutina, y es lo que tiene también (no nos engañemos) el haber caído ante el Celta. Proclamamos solemnemente que es la última vez que nos quejamos de ello. Pero chicos (y nos referimos ahora a nuestros muchachos), sabemos que lo intentasteis, pero ¿cómo nos dejáis de nuevo a la intemperie copera, a merced de este ciclo infernal?