Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Sancionen a Luis Suárez

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Sancionen a Luis Suárez

Escrito por: La Galerna14 agosto, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Nos vais a perdonar por no hablar, en este 'Portanálisis', del atraco -uno más- que sufrió el Real Madrid en el Camp Nou. Tampoco vamos a hablar del baño que el equipo de Zidane le dio al Barcelona, al que incluso marcó estando en inferioridad numérica -sensación que se repite año tras año-. Y no, no vamos a rellenar estas líneas comentando la injusta expulsión sufrida por Cristiano Ronaldo. Hoy no. Hoy las portadas aparecerán aquí, pero será algo testimonial. Estamos cansados. Estamos hartos. El día en el que la prensa madrileña destaca la exhibición merengue y la catalana llora por la mediocridad de su equipo y pide que se castigue a Cristiano porque le tienen más respeto y miedo que asco, nosotros pedimos, porque alguien tiene que hacerlo, que sancionen de una vez a Luis Suárez.

Aterrizó en España poco menos que como un mártir tras haber mordido a Chiellini en una acción que dio la vuelta al mundo. Aseguró que no volvería a hacer algo así, que estaba arrepentido. Nos lo llegamos a creer, pero no. Luis Suárez es tan buen delantero como pésimo deportista. Agrede, finge, presiona a los árbitros -hay una imagen dantesca ayer juntando su cabeza con la del colegiado-, los insulta. En el Clásico de ida de la Supercopa de España, el uruguayo ofreció un recital de gestos y acciones que deberían ser castigadas con dureza por parte de los comités, esos que viven en un verano permanente.

Insultó al juez de línea que cubría el ataque del Barcelona, se tiró dentro del área simulando un penalti que sólo el árbitro vio, intentó agredir a Sergio Ramos soltando la pierna en una acción en la que el camero se llevó limpiamente el balón, se encaró con el colegiado hasta el punto de juntar su cabeza como si fuera el macarra del barrio, se libró de una amarilla que sí vio Van Persie en su día por algo bastante más suave. Todo esto, repetimos, en la misma noche en la que en Barcelona piden que se castigue a Cristiano tras una expulsión injusta.

Se hacen muchos chistes con los mil y un penaltis de Mascherano que se quedan en el limbo o de las magistrales actuaciones teatrales de Busquets, pero ya es hora de frenar a Luis Suárez con una sanción ejemplar. Es agotador ver, partido tras partido, la libertad con la que se pasea por el campo sin que ningún árbitro sea capaz de medirle por el mismo rasero que al resto de futbolistas. No puede ser que anoche el Real Madrid estuviera cerca de no ganar porque Bengoetxea se convierte en cómplice del uruguayo y no sólo le regala un penalti, sino que le libra de la expulsión. No se puede permitir.

¿Qué diferencia hay entre empujar a un árbitro por una injusta decisión o amedrentarle gritándole en su misma cara? ¿Por qué Suárez puede agredir, tirarse en el área, insultar a los jueces de línea y que no pase nada? ¿Dónde está el límite para un futbolista reincidente y peligroso? ¿Nadie se da cuenta que el uruguayo es el peor deportista de La Liga? Hablen de Cristiano, que es lo que vende, pero sancionen, de una vez, a Luis Suárez. Y que sea antes de que se le vaya definitivamente de las manos.