Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Rubiales Superstar

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Rubiales Superstar

Escrito por: La Galerna19 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Luis Rubiales lo ha vuelto a hacer. Este hombre va de estrépito en estrépito hasta la catástrofe final. Se ha cargado al seleccionador Robert Moreno después de haber completado este una muy digna fase de clasificación para la Eurocopa, y además el técnico se ha enterado por la prensa. Rubiales destituye seleccionadores de manera compulsiva y (esta vez sí) concitando el rechazo generalizado de la prensa. Decimos “esta vez sí” porque ahora (ay, amigos) no está en escena el Real Madrid para poder echarle la culpa de lo sucedido, tal como pasó cuando, con cajas destempladísimas, se apioló a Lopetegui cuando la selección ya estaba en Rusia para jugar el Mundial.

Sí, Marca, estamos de acuerdo. La selección no puede ser un circo. Pero no recordamos un mensaje de la misma rotundidad cuando sucedió lo de Julen, siendo lo de Julen mucho más grave por la inminencia del campeonato a disputarse. Aquello sí que fue un circo, con sus payasos, sus fieras, sus trapecistas y (sobre todo) con el mismo maestro de ceremonias, un hombre que ha demostrado no tener pulso ni temple ni altura de miras ni grandeza ni clase alguna en su modo de gestionar situaciones de cambio de seleccionador a las que, por lo demás, nadie sino él empuja al combinado nacional. De aquel circo, sin embargo, se culpó al Real Madrid, o al menos se repartieron las culpas, como si el club blanco hubiera atentado contra el equipo de todos los españoles por asegurarse el concurso de un entrenador más allá del Mundial. Qué bien le vino a Rubiales, qué bien le vino a la prensa entonces la posibilidad de culpar al club cuya presunta arrogancia desencadena todos los males que en este mundo han sido, desde las plagas de Egipto al huracán Katrina.

Ved cómo titulaba Marca cuando Rubiales puso, casi literalmente en este caso, a Lopetegui en la frontera.

“Mano de hierro”. Ni circo ni payasos ni fieras ni trapecistas. Tan solo un general severo con mano firme, sin más juicios de valor. La doble vara de medir en ambos escenarios es evidente, con la salvedad de que aquel escenario era mucho más escandaloso que el de hoy. Pero hoy no está por medio el Real Madrid como valvula de escape de todas las iras y frustraciones nacionales.

Claro que lo de Marca no fue nada sangrante en comparación con lo que hicieron otras publicaciones deportivas cuando el Don Limpio de Motril desató su furia rescindidora sobre el entrenador vasco.

A Sport, por lo menos, le reconocemos cierta coherencia en su afán por apoyar a Rubiales, dado que hoy no pueden disimular su alegría ante el retorno de Luis Enrique para sustituir a Moreno, un Luis Enrique a quien, por cierto, y nos duele decirlo, este asunto tampoco deja en demasiado buen lugar.

Si la Federación, como parece, va a anunciar hoy al asturiano como (relativamente) nuevo seleccionador, será porque hay detrás conversaciones en las cuales ello se ha ido gestando, y no parece muy ético por parte de Luis Enrique el habérselas ocultado a quien presuntamente es su amigo, es decir, Robert Moreno, que ha llegado al último partido de la fase de clasificación haciendo gala de una ingenuidad apabullante respecto a lo que se cocía. Es muy probable que Luis Enrique sea un mejor seleccionador para la Eurocopa que Moreno (a quien se priva incluso de la posibilidad de volver al puesto de segundo), pero la gestión de este tema nos resulta completamente infumable por parte de todos los agentes involucrados con la excepción (claro) del propio Moreno.

El resto de portadas del día, lógicamente, comentan el affaire. Os dejamos con ellas y os deseamos un muy productivo día de parón.