Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Paul Pogba y Al Khelaïfi no son Kant y Hume

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Paul Pogba y Al Khelaïfi no son Kant y Hume

Escrito por: La Galerna17 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Decía Ortega que la claridad es la cortesía del filósofo. No queda claro si cabe exigir a los filósofos que sean corteses, como tampoco lo está si para el resto de profesiones (desde tornero a sexador de pollos, pasando por community manager) es la claridad una virtud de equivalente rango y condición, asociada o no a las buenas maneras. No sabemos, por ejemplo, si la profesión de jeque es como la de filósofo y si comporta (o no) la gentileza obligada de la claridad. Caso de serlo, Al Khelaïfi ha sido ligeramente maleducado. Sus últimas declaraciones son ambiguas, poco claras, y tienen a medio planeta fútbol especulando sin desmayo.

“No quiero comportamientos de estrellas; hay que trabajar más, y el que no esté de acuerdo, ciao”.

Tiene gracia porque el madridismo tuitero estuvo revuelto el día de ayer tras interpretar que Al Khelaïfi se refería a Mbappé, y que con estas palabras estaba abriendo la puerta de salida a Kylian dirección Valdebebas. Pero es lo que tiene la falta de claridad: resulta que en Can Barça lo que se ha interpretado de estas palabras es que el jeque abría la puerta a Neymar, y en dirección a Barcelona. Al Khelaïfi no será Kant ni Hume, pero si no empieza a ser más transparente, como en aras de la cortesía deben según Ortega serlo los filósofos, va a hacer al lector de Sport (si lo hubiera) la proverbial picha un lío.

Es mucho lo que no sabe el lector de Sport, en el improbable caso de existir. No sabe si el jeque abre la puerta a Neymar para el Barça, a Mbappé para el Madrid, a Neymar para el Madrid (ya nos dijo Ramón Álvarez de Mon que no, gracias) o incluso a Mbappé para el Barça (suponiendo que las maltrechas arcas que esta dejando Bartomeu con tanto Coutinho y Dembélé lo permitieran). Pero es que el lector de Sport tampoco sabe si el Barça quiere a Neymar ni si debe quererle, tantas y tan mareantes son las idas y venidas del rotativo al respecto: que si sí porque Neymar quiere, que si no porque Neymar no quiere, que si sí porque conviene, que si no porque se fue traicioneramente. De existir, el lector de Sport está hecho un mar de dudas neymarescas. Esta cosa críptica de Al Khelaïfi no ayuda en nada. ¿A quién se refiere usted, señor jeque? Aváncenos algo más, no nos deje así.

En cuanto a la posibilidad de que se refiriese a Mbappé, y a la eventualidad de permitirle fichar por el Madrid, sólo podemos decir que sería muy cruel el haber abierto esa espita de esperanza sin que ésta tuviera una base sólida. Hágase, por Dios, si realmente fuera viable.

El problema, claro, es que si se refiere a Neymar es altamente improbable que se refiera también a alguien más. Si Neymar sale del PSG, no creemos que lo haga también el lagarto. Bonito puzzle para las horas ociosas del verano.

Otro a quien cabría pedir más claridad es Pogba, que viene a la portada de Ouija Daily con su característica expresión de malote y unas declaraciones tan esperanzadoras como a la postre enigmáticas. “Es el momento para un nuevo desafío”. Pogba no es tampoco Wittgenstein ni Heidegger, pero a lo mejor haría bien en atender el consejo para filósofos de Ortega. ¿A qué desafió se refiere? Bien es cierto que no hace falta ser un genio para leer en las palabras de Pogba más allá de la literalidad. A lo mejor el desafío al que se refiere Pogba es el mismo que en este verano fascinante se plantea llevar a cabo Florentino Pérez, que parece decidido a reeditar la mejor versión del galacticismo más triunfante.

Y nosotros lo celebramos.

Os dejamos las otras dos portadas del día, con nuestra felicitación para un gran madridista como Fernando Alonso.

Pasad un gran día.

31 comentarios en: Paul Pogba y Al Khelaïfi no son Kant y Hume