Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Paint it black

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Paint it black

Escrito por: La Galerna9 abril, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

¿Qué hacen ahí leyendo esto como si tal cosa cuando lo que toca es recalcular el eje de rotación de la Tierra? ¿Cómo pueden ustedes tomarse este domingo como si fuera homologable a cualquier otro domingo? ¿Cómo se les ocurre seguir con sus rutinas en lugar de abastecerse de agua y alimentos no perecederos en cantidades industriales y tirarse al monte, buscar un fortín, un refugio, un búnker donde guarecerse de la segura venida del Apocalipsis? ¿No notan extrañas subidas de las mareas? ¿No perciben un viciado aroma metálico en el aire? Ayer, ocho de abril del año 2017 de nuestra era, expulsaron del campo a un jugador del Barcelona y semejante acontecimiento solo puede significar algo terrible, el fin de la Historia, la apertura del séptimo sello, la resurrección de los muertos, qué sabemos.

Mundo Deportivo Portada Mazazo 09.04.17Sport Portada Imperdonable 09.04.17Vean el rostro desencajado de Camacho en las portadas catalanas. No es lo que quisieran destacar Mundo Deportivo y Sport, pero es lo que realmente acelera el pulso y hiela la sangre. Camacho parece saber que a partir de ese momento terrible ya nada volverá a ser igual. El centrocampista del Málaga ha presenciado el punto de inflexión y sus facciones se retuercen anunciando el desastre. Camacho ha llegado a saber y lo que sabe no puede ser bueno. Ese árbitro, innombrable para los restos, ha obrado para el Maligno y ya estamos todos corruptos, ennegrecidos, sucios en el alma por la expulsión del hijo del padre de Neymar Jr. Su expulsión es nuestra expulsión definitiva del Paraíso. Hemos caído del todo, oh, Señor. Solo queda esperar. Ya se oyen las trompetas.

Horas antes ya había señales de la condena. El Madrid empataba con el Atleti y cierto madridismo ya se estaba poniendo cadenas y capirotes para salir en doliente procesión. Aquello no se podía consentir, la Liga la habíamos tirado por el sumidero de unos últimos minutos indolentes, Zidane no valía para esta empresa, Keylor se ponía a arreglar el fax, la BBC pedía la jubilación, por su culpa, por su culpa, por su gran culpa. Ya lo dice bien claro Mundo Deportivo: "Griezmann atemoriza al Bernabéu". Paint it black, que cantaban los Rolling Stones. Nevermore, que no para de decir el cuervo de Poe.

Marca Portada Míchel 09.04.17As Portada Míchel 09.04.17Pero el Maligno es avieso, y lo que tan solo parecía la condena acostumbrada de un madridismo que tal vez confunda la búsqueda de la excelencia con un constante miércoles de ceniza pronto se convirtió en la exaltación de una Liga que, vía Míchel -el que suena- parece ahora más cerca de la Cibeles que de Canaletas. Tremendo giro de los acontecimientos. El demonio sí que juega a los dados con el universo y con nosotros. Aparente alivio y festejo madridista. Loas a Míchel y a su Málaga. Keylor puede dejar el fax hasta nueva ocasión, seguro bien próxima. La BBC tal vez aún nos valga para un último servicio. Volvemos a ver cierto brillo en la sonrisa de Zidane.

Pero todo es un ardid, un truco, la enésima tentación en la que los flojos de espíritu caerán (caeremos) como moscas en la miel. El diablo se viste de Míchel para atraernos y volver a creer en esta Liga, pero todo ya da igual. Las personas más informadas saben que el Madrid cayó ayer y que siempre puede volver a caer. El derbi se jugó bien, con un amplio dominio y con suficientes ocasiones de gol, pero ay, basta el empate final en unos minutos muy mejorables para que todo sea mirado bajo ese cristal tan clarividente de color negro. A veces parece que el Madrid viste de blanco tan solo para contrarrestar la negrura circundante. Puede que ganemos la Liga, pero qué significaría ese detalle en un mundo desquiciado donde se puede expulsar a un jugador del Barcelona. Llora sangre La Moreneta. Los niños no quieren vivir en ese mundo. Lobo Carrasco lo sabe bien porque Lobo Carrasco lo sabe todo. Solo nos queda arrepentirnos de nuestro empate, de nuestra posibilidad de ganar la Liga, de nuestro vestir de blanco...

Así que de rodillas y contritos. Escapularios, luto y portadas de Sport. Llegará el día en que le piten un penalti a Mascherano y ya será demasiado tarde.