Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Messi acepta jugar menos. Y renovar más

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Messi acepta jugar menos. Y renovar más

Escrito por: La Galerna7 diciembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El refranero español es tan extenso en sabiduría que sus máximas son capaces de desgranar una misma situación, protagonizada por pajarracos similares, desde distintas metáforas brillantes. Ya saben ustedes que a quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija. Que una hueste de plumillas travestidos en aizkolaris enajenados por sobredosis de txakoli talen el bosque entero es lo de menos.

Viene a ser como lo de arrimar el ascua a tu sardina, o acercarse al sol que más calienta, aunque existen casos en que tu sardina está churruscadita y la del resto de comensales parece sushi.

Otras veces los otros acaban anaranajados como Donald Trump y otros lucen moreno Iniesta.

En definitiva, un lector parpadea y pasa de buscar buenos árboles y buenas sombras cobijadoras a hacer leña del árbol caído y viceversa. Tal es la desfachatez de nuestros ínclitos rotativos deportivos de la capital del Reino.

Que tal día como hoy The Hernia Chronicle salude a Cristiano con un titular mayestático que alude al dorado de sus botas en forma de goles o que la Ouija afirme rotunda que habemus Cristiano (¡y banquillo!) sencillamente, y apelando de nuevo al refranero popular, es como mear y no echar gota.

¿Pero no habíamos quedado en que Cristiano apuntaba ya al rincón del jubilado?

¡Pero si hoy recoge el Balón de Oro a las faldas de la Torre Eiffel, como el propio Relaño anuncia desde su púlpito!

Ya lo dijo Zizou. Quedan seis messis de competición y a ver si resulta que más de uno se come no uno, sino dos o tres pastelitos de Belén.

Ahora incluso hay banquillo, aunque Freddy suspire un malicioso “¡Pepe!” en su exigente editorial madridista de cada día, frente a sus amables y empalagosos pontificados para con el Atleti que fue incapaz de doblegar al Qarabag.

¿Hoy habemus banqullo y no toca hablar de James, Odegaard o Morata, y de la desastrosa planificación deportiva de un equipo que ha ganado tres de las últimas cuatro Champions?

Hoy hay que vender periódicos a los cuatro merengones que aún compran As y Marca y que incluso lo leen sin caer en la tentación de envolver un bocata de sardinas y, cómo no, arrimarlo al ascua más incandescente.

Casi nos encabrona menos el delirio diario de los rotativos deportivos de Matrix. Ellos van de frente, no engañan a nadie, ni lo pretenden. Te cuentan sus rollos y se los creen. Son divertidos. Incluso insisten otra vez con Coutinho, que ayer enchufó tres al Spartak pero suspira por compartir piscina con Jordi Alba.

Criaturitas. Son entrañables.

Como tierno nos resulta Messi cuando se prodiga en titulares.

Dice Leo que ha aprendido a jugar menos.

Y a renovar más. Añadimos.