Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Mascaró es tonto (y no es un insulto)

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Mascaró es tonto (y no es un insulto)

Escrito por: La Galerna14 septiembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Buenos días. Andamos esta mañana desconcertados, deambulando cual holandeses errantes por estas nuestras portadas del día, perplejos por cómo suceden realmente las cosas frente a las panoplias de rastro, zoco y mercadillo de mercachifles que nos pretenden colocar un día sí y otro también.
Hoy regresa el campeón a la competición más prestigiosa del fútbol mundial y creemos que éste resulta en motivo suficiente para copar cualquier primera plana de la prensa deportiva que se precie de ser precisamente eso, deportiva. Mucho pedimos ya lo sabemos, acostumbrados como estamos a rebotar cual pelotas de pinball en paredes acolchadas, embutidos en camisas de fuerza en el frenopático mediático diario.
El caso es que semanas atrás se celebró el sorteo de la Champions y nos recalentaron las bolas en microondas cual fabada en conserva, alimento básico de estudiantes. Nos vendieron que al Real Madrid le había tocado en suerte, no sólo el reintegro, sino El Gordo, el Niño y el Cuponazo. Por el contrario, el desdichado Barcelona caía en un grupo de alambre espino y centinelas nazis donde abundan oxidados carteles de latón con la leyenda “Achtung”.
Por tanto aquí estamos pellizcándonos por si todo resulta en un mal sueño y finalmente amanecemos abrazados a nuestro osito de peluche.
sport-750
El Barcelona le hizo anoche un siete al todopoderoso Celtic de Glasgow, que acostumbra a andar por la Champions como quien pasea un perro salchicha por el parque, y poco ha faltado para que Mascaró convoque al culerío en Canaletas. “Xavi tenía razón”, apunta Sport, “Messi es el mejor”, proclama con el dogmático tono habitual que le caracteriza. En realidad, más allá del onanismo teñido que se destila en las páginas deportivas del rinconcito, lo que hace Sport es ponernos un balón botando en el área para lanzarnos en plancha y rematarlo con violencia a la red.
Hace pocos días, su columnista Lluis Mascaró se descolgó con un artículo titulado “Cristiano y la estupidez humana”, con más cujons que el caballo de Baldomero Espartero. “El portugués es tonto y no es un insulto”, aclaró en su tribuna el cavernícola Mascaró -no es un insulto, conste, lo decimos porque cada vez que participa en una tertulia en la meseta subraya que se encuentra en la caverna mediática-, ofendido porque CR envió al jardinero de Qatar a recoger amapolas en el desierto. “Chulo, prepotente, niño malcriado”, regurgitó, porque “faltarle al respeto a Xavi es faltarle al respeto al fútbol” y por ende a Messi, principio y fin de todas las cosas, Mesías, Arquitecto Global del Universo, Señor Todopoderoso, Yhavé, Alá, Vishnú, Zeus y Shiva. El Papa Hernández dice que Messi es Dios y quien no acepte el evangelio culé es un hereje que merece fenecer lentamente en la hoguera cual bruja con grano pustuloso en la napia. La verdad es que Mascaró, amén de cavernícola, es tonto y eso tampoco es un insulto. Lo aclaramos de igual forma que él aclara lo suyo. Todo el mundo sabe que esto funciona así: llámale lo que quieras a alguien y acto seguido deja claro que no es un insulto. Todo quedará en orden, por supuesto.
Hoy Mascaró (el tonto, no es un insulto) insiste en el asunto cual pitbull enfurecido que no suelta a su presa. Asegura que el ‘hat-trick’ de Messi anoche es una respuesta inequívoca a “las tonterías” de Cristiano. Es curioso comprobar cómo se propaga el cachondeo tuitero cuando CR7 golea sin piedad al Malmö y ver cómo se suceden las genuflexiones mediáticas cuando los goles los anota Leo ante, insistimos, el todopoderoso Celtic de todos los Santos.
mundodeportivo-750En cualquier caso no sabemos qué es peor. “El rubios de oro” de Mundo Deportivo a hora tan temprana de la mañana nos ha revuelto tanto el desayuno que hasta el culé más acérrimo habrá empapado cierto pijama en sudor frío. Ahí los tienen; ahí están los replicantes Blade Runner del Barça, al que sólo falta unirse Suárez con diamantes en los dientes al estilo hip-hopero de la costa Oeste. A lo mejor todo resulta en una publicidad viral de esas y la MSN acaba en “Cámbiame”, el programa de tu pantalla amiga donde un consejo de horteras muta/trastorna/destruye tu imagen para siempre. Se va Leo Messi y volverá Raffaella Carrá. Lluvia de estrellas, ya saben. Hola, Raffaella.
as-750 marca-750
La meseta sí saluda la verdadera noticia: el retorno del rey a la Champions. Aunque hay maneras y maneras. Es fácil distinguir entre el énfasis de Marca y el tono funcionarial y aburrido de Ouija Today. Hemos visto miles de teletipos sobre la cría en cautividad del centollo iraní en la península ibérica mucho más excitantes que el titular escogido por Relaño. Sin embargo hacemos nuestra parte de una divertida frase de Alfredo en su editorial del dia: “el Barça le hizo un número casi indecente de goles al Celtic, entre un jolgorio de esteladas que ya veremos cómo acaba”.
"Jolgorio de esteladas". Y aún tenemos que escuchar en la barra del bar cuando departimos con ciudadanos blaugranas que no se debe mezclar fútbol y política. Acabáramos.
Nos quedamos por tanto con la primera plana de Marca, por poner el énfasis que merece al regreso del campeón y por subrayar que la goleada culé se produjo después del Alavesazo.
De eso no escribe nuestro amic Mascaró.
Nos referimos a Mascaró el tonto. No es un insulto. Si dijéramos "el gilipollas" a lo peor ya sí lo sería. A menos, claro, que a continuación aclarásemos que no lo es.