Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La exageración azulgrana de la prensa española

La exageración azulgrana de la prensa española

Escrito por: Pepe Kollins21 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Es probable que más de una vez en su vida hayan topado con la típica persona que no hace más que regodearse en sí mismo. Aquel que se pasa el día pregonando lo bien que lo hace todo, que de cualquier cosa que se hable él tiene más o mejor. En el fondo esa actitud no obedece más que a lo contrario, a una carencia o, cuando menos, a una sensación de la misma. Ya dice el refranero: “dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

Un síndrome parecido ha reflejado el FC Barcelona a lo largo de su historia. No, no pretendo ser tan necio como para insinuar que el Barça es un club que destaque por sus carencias. Al revés, es una institución con un palmarés de primer nivel, jugadores históricos y, por tanto, una dimensión a la altura de la que, por lógica, tiene que disponer el máximo rival del Real Madrid. En cambio, esa circunstancia no ha servido para que en el seno de dicha entidad siempre haya destacado una sensación de insatisfacción que le ha abocado a pregonar su preponderancia en cualquier cosa: tenemos el estadio más grande, el club con más socios, la entidad con más secciones, más balones de oro o simplemente somos "mes que un club".

Todo más y mejor, menos aquello que realmente importa, como evidenció en su día Josep Lluís Núñez, negando la cruda realidad, mediante una frase antológica, antes de Wembley: “ganar copas de Europa no tiene que ser tan importante cuando nosotros somos el mejor club del mundo y no tenemos ninguna”.

Esta tendencia a la hipérbole sostenida ha sido por tanto consustancial al FC. Barcelona y quizás por ascendencia, también, a esa corriente mediática - de la Ciudad Condal pero también de Madrid -, que tiende a percibir lo azulgrana con mejores ojos, desde el tiki taka, el gol de Iniesta pero, sobre todo, desde Florentino Pérez.

En la última semana hemos tenido tres casos que constatan esta inercia a la hipérbole:

1)ANSU FATI

Luis de la Fuente, seleccionador español del combinado sub 21, respondía así ante la insistencia de los periodistas por centrar la rueda de prensa en el canterano del Barça: “Me sorprende que se hable de Ansu Fati para la absoluta… todavía no ha hecho nada. Ha jugado 157 minutos en primera división”. Unas declaraciones que dejaron atónitos a unos periodistas que pensarían que poco deben importar, entonces, los minutos si Ansu Fati, siendo unos de los mejores futbolistas del mundo, apenas ha jugado un ratito profesionalmente. Pero ahí estaba el técnico de la sub 21 para bajar a la tierra a aquellos a los que hemos llegado a leer o escuchar manifestaciones como: “los defensores ya saben qué clase de jugador es Ansu Fati”, “tampoco vamos a descubrir a estas alturas a Ansu Fati” y como rémate, de boca de Carlos Martinez, “Lo de Ansu Fati ya no es una historia de cuento sino de leyenda”.

2)LEANDRO BOLMARO

Ansu Fati tiene ahora una réplica en la sección de baloncesto que es el argentino Bolmaro. Un base de 19 años al que obviamente han tardado cinco minutos en bautizar como el “Leo Messi de la canasta”. Cuesta encontrar un texto referido al canterano del Palau sin que se mencione el del canterano del Camp Nou. ¿Similitudes? Son argentinos… y por ahora nada más. Pero resulta imposible hacer esa comparación y no tender a lo superlativo: “Mates, asistencias, tapones... otro show de Bolmaro, el Leo Messi del baloncesto” que titulaba Marca hace unos días o un vídeo de la ACB que destacaba en Twitter: “el argentino no deja de deslumbrar: 7 puntos, dos asistencias y un taponazo para Leandro Bolmaro”. Y es que el joven jugador azulgrana promedia 4 puntos, 1 rebote, 1 asistencia y 3 de valoración… en los seis partidos que ha jugado. Pero qué importarán esos números cuando uno es el Messi del baloncesto. ¿No?

3)EL PENALTI DE LEO MESSI

La tercera exageración azulgrana de la semana refiere al propio Messi, el del fútbol, no el del baloncesto. En este caso a un penalti lanzado por parte del rosarino con la selección argentina en un amistoso disputado contra Uruguay. La ejecución del disparo es calificada por la cadena DAZN España como “una genialidad”.

https://twitter.com/DAZN_ES/status/1196537543807901697

Obviamente muchas de las cosas que hace Messi, objetivamente, merecen ese calificativo. ¿Pero qué hizo en esta ocasión? Pues lanzar un penalti de forma suave por el centro. Sin parábola. Simplemente el portero dio dos pasos a su izquierda cuando Messi comenzaba la carrera y el delantero aprovechó para chutar por el centro. ¿En qué consiste la genialidad? Podríamos deducir que en el hecho de que lo metió, dado el pobre porcentaje del argentino en la pena máxima, pero más bien intuimos que se trata de que la genialidad precede a Messi, del mismo modo que en el caso de Bolmaro el asombro precede a sus acciones o el mito de Ansu Fati a los minutos que todavía no ha jugado.  La necesidad de sobredimensionar hasta el absurdo situaciones de normalidad. Una tradición azulgrana que hace tiempo fue asumida por gran parte de los medios de comunicación de toda España.

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx