Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La dignidad de Vallejo

La dignidad de Vallejo

Escrito por: Pepe Kollins6 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La alegría que provocó entre sus compañeros y en el propio Zinedine Zidane, el gol de Jesús Vallejo ayer contra el Villareal, es una señal inequívoca de la consideración de la que goza el zaragozano en el vestuario. Era el tercer partido que disputaba el central en Liga esta temporada, si no tenemos en cuenta los dos minutos que disputó en marzo contra el Valladolid. El partido de vuelta contra el Melilla, en Copa del rey, y la visita del CSKA al Bernabéu, en Champions, completan todo el curso del jugador este año, un total de 452 minutos.

Era la primera vez, desde que aterrizó en el club blanco, hace dos temporadas, que Vallejo jugaba 90 minutos tres semanas seguidas. En estos tres partidos hemos visto a un jugador que ha sorprendido por su solvencia. A pesar de la jugada del penalti en Vallecas, cuya interpretación está sujeta a muchas comillas, Vallejo se ha mostrado sumamente rápido, anticipándose con frecuencia al defensor y sacando la pelota con mucho criterio. Por si fuera poco, ayer culminó su actuación con un gol, que puede resultar anecdótico por lo inusual, pero que es reflejo de la activación de un jugador que prosigue la jugada y va a por el rechace. No todos pueden decir lo mismo.

Esas condiciones fueron las que le hicieron destacar como uno de los mejores defensores de la Bundesliga durante su cesión en el Eintracht de Frankfurt. En Alemania Vallejo sumó siete meses ininterrumpidos como titular, en los que pudo disputar más de veinte partidos seguidos. A mediados de febrero volvió a lesionarse. Era la misma circunstancia que había vivido, el año anterior, en el Real Zaragoza.

 

 

Estamos, por tanto, ante un caso de un jugador que ha sufrido en los últimos cuatro años un historial de lesiones preocupante, que no solo ha frenado su progresión, sino que, incluso, ha ido in crescendo.

Pero sería interesante detenerse en este punto para resaltar la dignidad con la que Jesús Vallejo ha afrontado esta adversidad. Pocas circunstancias resultan tan descorazonadoras como disfrutar de un don para practicar la disciplina que te gusta y verte impedido para llevarla a cabo. Son muchos los casos que hemos visto de jugadores que han visto truncado su sueño a causa de las lesiones. Sorprende, en esas ocasiones, la frivolidad y hasta la crueldad con la que no pocos aficionados e, incluso, algunos medios de comunicación tratan estas situaciones. Woodgate, Metzelder o Prosinecki son algunos de los casos que han sido objeto de burla y hasta de crítica por curiosamente padecer una desgracia que les ha apartado de aquello que más anhelaban.

La generalización, una de las distorsiones más frecuentes en el mundo del fútbol, provoca que el delantero que no marca en cinco partidos haya perdido sus facultades a ojos del resto, que el portero que encadena varios errores se haya convertido en un coladero y también que el futbolista que se lesiona varias temporadas sea “de cristal”. Pero lo cierto es que son muchos los casos en los que se han conseguido revertir estas dinámicas a pesar de la sentencia irrevocable de quienes presumían que resultaba imposible.

 

 

El caso en cuestión, la propensión a lesionarse, sobre todo por lo que se refiere a lesiones musculares, puede tener una casuística muy amplia. El propio Messi, en sus primeros años como profesional, sufría de esta tendencia hasta el punto de que se llegó a considerar que tendría que limitar sus actuaciones a lo largo del año. Un cambio en la alimentación resultó decisivo para que dejase de romperse. De Varane se dijo, hace años, que no podría llevar a cabo una carrera profesional con normalidad, hecho que, como es evidente, tampoco se ha cumplido. Arjen Robben, otro jugador al que se dio por incapacitado, jugó entre su club y la selección casi 400 partidos en 10 años tras fichar por el Bayern de Munich. La dieta, la salud dental o el estrés, son algunos de los muchos factores que pueden influir en la reincidencia de este tipo de lesiones.

Cuando ello sucede, lo más importante, amén de detectar el problema, es que la persona muestre en las recaídas una gran fortaleza mental. De ser así, ese futbolista, con toda seguridad, asimilará la adversidad como un factor que le haga crecer.

Lo más probable es que tras el fichaje de Éder Militao, Jesús Vallejo salga cedido el año que viene. Es el mejor escenario para el joven central maño que, con todavía 22 años, ahora necesita, ante todo, sumar minutos que afiancen su estado físico. En un futuro, Vallejo podrá volver al Real Madrid para ser el central que todo el mundo esperábamos. No obstante, su paso por el equipo blanco no puede ser considerado baldío. Su humildad a la hora de encajar la adversidad y su tesón irreductible, serán un bagaje que cobrará valor en un futuro para él y que debería cobrarlo también, como ejemplo, en el presente para el resto de sus compañeros.

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna. Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx

8 comentarios en: La dignidad de Vallejo

  1. Vallejo y 10 más..Me parece un central inmenso mejor que Nacho me lo quedaba seguro..aunque no olvidemos el VARza y la mafia anti Madridista...desde 2004 nos tienen rodeados e infiltrado en nuestra casa