Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Karim, ¿por qué no me callas siempre?

Karim, ¿por qué no me callas siempre?

Escrito por: Daniel Calle8 noviembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Debo reconocer que no me gusta Benzema. Nunca me ha gustado. Y, humildemente, no pienso que sea por no entender esta nueva figura de delantero moderno en el que al jugador más adelantado de un equipo no se le exige marcar goles.

A Karim le reconozco varias cosas: su supervivencia año tras año en el Real Madrid pese a tanto pitido del Bernabéu, su adaptación a tantísimos entrenadores con esquemas de juegos diferentes o su papel siempre secundario al estar a la sombra de Cristiano. No es fácil vivir siempre así. Y también le admiro y le agradezco sus obras de arte en algún momento importante, teniendo como punto álgido aquella noche de mayo de 2017 en la que dejó su nombre para siempre en el último baile del Vicente Calderón.

Benzema es diferente. Jugador clave en todos estos años de éxitos, siempre ha tenido ese halo de futbolista especial. El francés es capaz de hacer lo mejor, como ayer ante el Viktoria Plzen, y lo peor, como la apatía que demuestra en muchas fases del juego y la temporada y que tanto desespera al Bernabéu. Y por eso nunca me ha llegado.

Cuando Karim marcó el primer gol este miércoles en Champions el primer pensamiento que le vino a un crítico con él fue: ¿por qué no me callas así la boca siempre? Y ese es su problema, su irregularidad. Su problema (sí, problema) es que tiene tanta calidad que él mismo la dosifica. Lejos de ser un futbolista consistente, el francés saca su genialidad por fascículos. Cuando quiere o, más a su favor, cuando puede. Como Curro Romero.

Entiendo que Benzema no es un robot, que no siempre puede estar bien, que no siempre puede tirar a un defensa con un movimiento de cadera. Pero no es de recibo que nos deje boquiabiertos con exquisiteces como la que se inventó ante el Viktoria Plzen y después se pase cinco partidos ausente.

Su inicio de temporada fue esperanzador. Tres partidos excelentes liderando a un Madrid todavía traumatizado por el verano tan movido, pero después vino la nada. Hizo tres encuentros buenos y se diluyó. Y así jamás podrá convencer a los que intentamos ser convencidos.

A Benzema mucha vez le achaqué sus fallos. A pocos delanteros he visto fallar ocasiones tan claras que acabaron notándose en el resultado. Y eso no tiene justificación de modernidad o antigüedad. La desesperación era real. Pero aseguro que ese nunca fue mi motivo de 'hateo'. Son, precisamente, cosas como lo que hizo en la República Checa las que me hacen alejarme más de él.

"¿No crees que el hecho de que vengas a picarme, una vez cada diez partidos, por una buena actuación de Benzema me da a mí la razón más que a ti?"

No se trata siempre de coger un balón, meterse en el área y marcar. No siempre es regatear y recortar. Es humano. Se trata de no hacerlo una vez cada diez partidos. Se trata de no dormirse durante gran parte de la temporada y de dar la cara cuando peor van las cosas.

Benzema ha demostrado que es capaz de hacer genialidades que levantan a cualquiera. Conozco aficionados de otros equipos que se derriten con Karim. Acepto que no sea un '9' tal y como lo hemos entendido siempre, pero... ¿habilita eso su bajo nivel en muchos partidos en una temporada? ¿Puede vivir de las rentas un futbolista tan titular como él?

Cuando hizo su jugada fantástica en Plzen, mi whatsapp se llenó de  mensajes. Saben de mis críticas a Benzema y querían cobrarse la venganza. Y lo entiendo, así va (afortunadamente) esto. Pero mi respuesta fue rápida. "¿No crees que el hecho de que vengas a picarme, una vez cada diez partidos, por una buena actuación de Benzema me da a mí la razón más que a ti?", les dije

Ojalá se llenara siempre mi whatsapp. Pero vuelvo a la pregunta que me hice cuando veía celebrar al francés su obra de arte en Champions: ¿por qué esto no lo haces siempre, Karim? A mí, al menos, me callarías la boca. Y tengo ganas de que sea siempre así.

Periodista. Un extremeño en Madrid. Fundador y exdirector de Capital Deporte. Estuve en El Español Deportes y comencé en El Mundo. Ahora colaboro en Ok Diario. Y en La Galerna. @DanielCalleCh
<