Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Juego de Tronos

Juego de Tronos

Escrito por: Antonio Valderrama18 junio, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Ha empezado otra Eurocopa y eso sólo nos dice una cosa, que nos hacemos viejos. Además esta vez se solapa en el tiempo con la Copa América, lo cual es un fastidio porque pocas veces como ahora podremos ver un cambio de época a tiempo real como el que va a tener lugar este verano en el fútbol mundial a los dos lados del Atlántico.

Cristiano Ronaldo y Leo Messi, los dos mejores jugadores de la Historia y los nombres que han marcado el siglo XXI de este juego, disputarán su último gran torneo de selecciones, a menos que la monomanía de CR7 diga otra cosa y lo tengamos pateando dunas en Arabia hasta la próxima Copa del Mundo. Sin embargo, la nueva hornada de supertalentos generacionales está más que lista ya para representar ante el mundo la escena del relevo. De todos los nuevos príncipes que aspiran a ser los reyes del fútbol, los tres más importantes son del Madrid.

Mbappé

Nunca había sentido semejante desapego y apatía con respecto a la selección española de fútbol. En esta Eurocopa no es que me dé pereza España, es que directamente quiero que pierda. Basta con saber que san Morata, bueno y mártir, es el capitán para ya saberlo todo: como querer ir a la Luna en bicicleta. La frialdad es la última etapa de lo que ha sido un proceso gradual desde el Mundial de Sudáfrica, pero con el equipo que dirige De la Fuente me es imposible no ya identificarme sino siquiera simpatizar.

De todos los nuevos príncipes que aspiran a ser los reyes del fútbol, los tres más importantes son del Madrid

No voy a repetirme, ya otras veces escribí aquí mis razones, pero todas se podrían resumir en la cuestión Brahim, el desprecio más grande a una persona que yo haya visto en el fútbol de selecciones y en particular en España, y mira que hemos visto unos cuantos. Más que de los españoles, la selección ha terminado siendo el puerto de abrigo de los periodistas deportivos, el lumpen de la profesión, y una terminal mediática del nihilismo social imperante.

Brahim con Marruecos

De pequeño sentía una conexión enfermiza con el equipo nacional porque el Madrid me hacía soñar y trascender y en cambio con España todo era puro sufrimiento. No del agonismo heroico que toda la Creación agranda, no, sino del padecimiento atrozmente vulgar del que los aficionados del Atlético de Madrid han hecho toda una filosofía. Era para mí una ambivalencia lacerante porque, al fin y al cabo, ¡yo era español! Tenía que ir con mi país y así me sentía obligado, y al final de las humillantes decepciones y tras cada derrota cargada de victimismo y de excusas me atormentaba una vergüenza interior tremenda.

En el fondo yo sabía que comportarse así no era de hombres y estaba mal porque con el Madrid las cosas funcionaban de otra manera. La derrota en el Madrid es una herida en carne viva que se lava cruelmente con vinagre y luego se cauteriza con fuego, y eso lo aprenden los niños desde el principio, entendiendo que no existe la habitación de las disculpas. Curiosamente, con el ciclo triunfal de la selección, que ya me pilló talludito, aquel cerrojo moral y mental se rompió y me liberé poco a poco de la cargante necesidad patriotérica de apoyar contranatura a un combinado federativo cada vez más orgánicamente antimadridista, por demás.

Los chavales van con Alemania por Kroos o con Francia por Mbappé y las consideraciones identitarias puramente nacionales les tocan un pie

Observo también algo que para el chaval que yo fui resulta inconcebible, y es que los chiquillos hoy no sienten por lo general la menor vinculación con España ni con la selección. Antropológicamente es digno de anotarse y de ser estudiado. Yo creo que forma parte de un fenómeno mayor, más profundo, un reflejo de la tendencia global del fútbol a convertirse en un juego de nombres y no de equipos. Es decir, que las identificaciones colectivas están perdiendo imperceptiblemente peso con respecto a las individuales, un poco como está pasando en todos los demás órdenes en Occidente.

Los chavales van con Alemania por Kroos o con Francia por Mbappé y las consideraciones identitarias puramente nacionales les tocan un pie. En todo caso yo creo que es mejor así y que en eso salen ganando con respecto a los que somos de otras generaciones, porque si al fin y al cabo la patria es pagar el IRPF y el IVA, ¿no es mejor sentirse más cerca de atletas apolíneos ideales como Cristiano que a otros como Pedri?

Kroos con Alemania en la Eurocopa 2024

La verdad es que con la edad las cosas sí que se ven de otra manera. A uno le quedan cada vez menos reservas de energía para pasarlo mal. Personalmente, entre los fines de semana penando con cada visita a domicilio en la Liga española, las eliminatorias de enero en Copa y las tragedias griegas de abril y mayo en Europa, el Madrid me las gasta todas.

En esta Eurocopa me simpatiza Inglaterra y es la primera vez que me pasa en la vida. La culpa la tiene Bellingham, que es El Ungido. Parece mentira pero por fin, con Jude, todo eso que los ingleses cuentan de sí mismos se cumple. Si después del año que ha culminado en su debut con el Madrid Bellingham destruye el malditismo ancestral de los pross podría incluso retirarse con veinte años pues, ¿qué otra cosa le faltaría? ¿Acaso el Balón de Oro? Mucho me temo que la maquinaria de publicidad y propaganda anglosajona conseguiría arrebatárselo a Vinícius en caso de que a Bellingham le diera por liquidar el loserismo inveterado de la selección inglesa.

La Eurocopa de Alemania confronta dos espacios temporales del fútbol: Kroos, Modric, Nacho y Cristiano frente a Bellingham o Mbappé: todos han jugado, juegan o jugarán en el Madrid, lo que constata el monstruoso dominio estratégico de la visión florentinista en los últimos diez años

La Eurocopa de Alemania confronta dos espacios temporales del fútbol, uno declinante, que buscará su canto del cisne, y uno joven y pleno de vigor que buscará fundar definitivamente su nuevo orden. Kroos, Modric, Nacho y Cristiano frente a Bellingham o Mbappé: todos han jugado, juegan o jugarán en el Madrid, lo que constata el monstruoso dominio estratégico de la visión florentinista en los últimos diez años. Podemos hablar ya de la Era Florentino después de Wembley si además nos acordamos de que, por ejemplo, por los campos alemanes también estará correteando Arda Güler, otro que apesta a playmaker del futuro que tira para atrás. En España han empezado jugando, qué menos, también Carvajal y Nacho, los máximos exponentes de la última gran quinta de la cantera madridista. Serán los puntales de un equipo alicorto y vulgar, digo yo, aunque cualquiera sabe qué truco de magia nos puede deparar el equipo técnico de la federación más corrupta de Occidente. Todo el mundo se hace lenguas siempre de La Masía y ahora con tantos futbolistas replicantes, ídolos de la horizontalidad, como hay en la roja es fácil perder la perspectiva, pero entre Gavi, Pedri y Cubarsí no hacen una pierna de Dani Carvajal, que tiene 32 años y seis Copas de Europa.

 

Getty Images.

Foto del avatar
Madridista de infantería. Practico el anarcomadridismo en mis horas de esparcimiento. Soy el central al que siempre mandan a rematar melones en los descuentos. En Twitter podrán encontrarme como @fantantonio

5 comentarios en: Juego de Tronos

  1. Gran Valderrama, describiendo el tortuoso laberinto moral de una selección que nos sustituyó el sentimiento de culpa endémica por un horizonte de corrupción galopante y antimadridista.

    Ahora ya, liberados, sí podemos decirle a esta eviterna selección eso de...¡aquel que no te conozca, que te compre!

    ¡Hala Madrid!

  2. Primero de todo, mi absoluta devoción por su forma de escribir, su estilo preciso y su concreción. Sin embargo hoy tengo que decir que su artículo destila un excesivo aire eufórico pro madridista. No todo lo que es Real Madrid es maravilloso ni todo lo que lo no lo es resulta nauseabundo. Es un discurso simplista y complaciente, algo que no suele ir con nuestro estilo mucho más autocrítico y perfeccionista. Es evidente que estamos viviendo una temporada histórica como también lo es que el fútbol es caprichoso y suele burlarse de aquellos que se creen superiores per se. No hace tanto el FCB ganaba liga y Supercopa y estaba inaugurando una nueva era y no hace mucho el City nos metía 4 en un partido en el que no dimos ni dos pases seguidos, Kroos incluido. Está bien constatar que somos los mejores y que se están haciendo las cosas muy bien, pero esto es fútbol, un juego, y sólo gana uno, y me parece que presumir en exceso o denostar a los rivales no es muy madridista que se diga. Aquí se gana y se pierde todos los años, es una lección de vida. Preparémonos para lo peor y disfrutemos cuando llegue lo mejor. La humildad y la contención son mensajes mucho más atractivos y sugerentes que los prejuicios o la hipérbole.

    1. Para mí, no hay ningún exceso en el artículo.

      Hoy por hoy, absolutamente todo en el madridismo es maravilloso. Querer buscar algo que no lo sea sólo porque tiene que haber algo que haga que no lo sea, o para no resultar excesivo en el relato de lo apabullante que está resultando el desempeño de la institución a todos los niveles, me parece una chorrada en los tiempos que corren.

      "Lo que no es el Madrid", en la España actual, en casi cualquier institución que te eches a la cara es dificilisimo no encontrar corrupción; es más: el Madrid pone de manifiesto el puñetero contraste con la forma tipo de hacer las cosas desde el punto de vista institucional en España..

      Pero es que además, el artículo no habla del Madrid y "lo que no es el Madrid" así en plan random, sino concretamente de la pocilga nauseabunda, sí, nauseabunda, en que se ha convertido la Federación con la connivencia de demasiada gente. Nauseabunda. Maloliente. No le llega al Madrid ni a las suelas.

      Poner esto de manifiesto no es ni excesivo ni maniqueo ni prepotente; es la pura realidad. Es decir que el rey está desnudo, y si no lo dijéramos al menos los madridistas, hablarían las piedras. Bastante relato de superioridad moral falsa y demostradamente tramposa hemos tenido que aguantar los madridistas durante demasiado tiempo como para que encima no podamos sacar pecho de lo absolutamente machacador que está siendo el devenir de los acontecimientos a nuestro favor, y lo que te rondaré, morena. Anda que no les queda por tragar.

      Así que, siga así, Don Antonio, y La Galerna en general, oasis de sensatez, digan las cosas por su nombre, y no dejen de contrastar el esplendor con la podredumbre.

  3. Magno, soberbio, excelso artículo.
    Dices: "no es que me dé pereza España, es que directamente quiero que pierda."
    Debo ser mayor, porque con Clemente se inició mi desapego, pues se cargó a la "Quinta del Buitre", intenté reengancharme con Del Bosque, pero la herida seguía abierta. Ya con el vomitivo y nauseabundo Luis Enrique, me apunté a la frase que te copié al principio.
    Ahora con la corrupta representación de la Federación, definitivamente quiero, como tú, que directamente pierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🎂Cumple 33 años el hombre que le enseñó a Bellingham lo que significaba «chilena», el hombre tranquilo que no flaqueará jamás ante un penalti decisivo, el gran @Lucasvazquez91

¡Felicidades!

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram