Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Francotirador Rodríguez

Francotirador Rodríguez

Escrito por: Quillo Barrios29 julio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Chris Kyle fue francotirador del ejército de los Estados Unidos en Irak. Una auténtica leyenda en su profesión. Clint Eastwood trasladó su figura al cine con Bradley Cooper como protagonista. En ella buscó hacer hincapié en la parte emocional de Kyle y los conflictos internos que vivió. Lo libre que se sentía disparando y lo complicada que era para él la vida en familia. Aburrida, monótona. Sin la adrenalina de las balas.

Fuera de todo ello, Kyle era el mejor en su trabajo. Infalible. En su libro apunta que mató a 250 personas en Irak, dejando a mucha distancia las 106 de Adelbert Waldron en Vietnam. Cuenta, incluso, que una de las bajas llegó tras un disparo a dos kilómetros de distancia. Su pulso, firme, solo se agitaba cuando estaba lejos de la acción. En 2013 fue asesinado. No fue en Irak, lugar en el que tantas veces coqueteó con la muerte, sino en Texas.

En el recuerdo de los estadounidenses queda la figura de un hombre que lo dio todo por su país. Un hombre que dudó la primera vez que empuñó el rifle, pero que nunca se arrepintió de lo que hizo, ya que, tal y como afirma en el libro, era su deber.

Utilizo a Chris Kyle en este artículo porque, salvando las distancias y las lecturas morales, me recuerda a James Rodríguez. Francotiradores brillantes. Hombres, cada uno en lo suyo, con una facilidad extraordinaria para poner la bala -o el balón- donde previamente pusieron el ojo.

jreal

En ‘American Sniper’, la película de Clint Eastwood sobre Kyle, se puede observar al protagonista respirando profundamente antes de desatar la tormenta. Comprimiendo el silencio para que lo único que se escuche sea la paz previa al momento en el que todo cambia. James, mientras tanto, mira fijamente su objetivo, tranquilo, sabiendo que en sus botas guarda más talento y fútbol del que el rival, en este caso el portero, pueda detener.

Ante el Inter de Milán, el colombiano puso en la escuadra un balón que estaba tan lejos que muchos solo aspiran a mandarlo al corazón del área esperando que pase algo. Lo hizo como el que lanza un par de calcetines al cajón. Esa insultante facilidad lo convierte en un jugador diferente. Y no solo con las faltas, que las domina a la perfección. Su letal zurda también inventa centros laterales cuyo veneno penetra indomable esperando que un rematador ponga el punto y final. Por si eso fuera poco, entre líneas funciona como un reloj. Milimétrico, preciso. Sin dudas.

Hace tiempo escribí que el Real Madrid debía girar en torno a James Rodríguez y Gareth Bale. Reconozco que sé poco de fútbol, o mejor dicho nada. Cuando digo esto me acuerdo de Richard Dees, que suele avisar en ‘El Radio’ de lo poco que entiende del deporte rey. Lo hago, lo de reconocer que entiendo poco o nada de esto, para que nadie piense que las letras aquí escritas tienen un trasfondo lógico.

Simplemente veo las virtudes de James y entiendo que el Real Madrid necesita esa pausa y determinación dentro del vértigo que supone mandar el balón a los de arriba. El ex del Mónaco, al igual que Kyle, te garantiza serenidad en los momentos de zozobra. Y lo hace con la naturalidad que solo tienen aquellos que se sienten los mejores en lo suyo. Y James, en lo suyo, es el número uno. Y en lo de construir autopistas, también. Pero eso ya es otro cantar.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

11 comentarios en: Francotirador Rodríguez

  1. James es un excelente jugador con un excelente futuro en el Madrid, pero esa falta quiero verla en una final de la champions, no en un partido intrascendente.