Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Florentino Pérez y la foto

Florentino Pérez y la foto

Escrito por: Fred Gwynne14 febrero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando sonó el despertador, Florentino Pérez ya estaba despierto. La noche había sido larga, muy larga, y la había pasado prácticamente en vela. Le había costado mucho tomar la decisión y no fue hasta el amanecer cuando, gracias al sol y a una vieja fotografía, tuvo claro lo que tenía que hacer.

Se levantó, se acercó a la pared, descolgó el marco y pensativo se puso a mirarla. Ser presidente del Real Madrid no era nada fácil. En días como aquel hubiese preferido ser un simple socio, con su abono, sus tardes de domingo en el Bernabéu y la tranquilidad de dormir de un tirón. Suspiró, volvió a dejar la fotografía en su lugar y se fue hacia la ducha con paso decidido.

Diez minutos después, desayunando, estuvo a punto de llamar a varios miembros de confianza de su junta directiva pero decidió no hacerlo. Aquello era algo personal, algo que prefería no comentar a nadie.

A las 8 en punto de la mañana telefoneó a su jefe de prensa. Después de hablar con él, fue hacia su despacho y comenzó a escribir un corto discurso. Tardó menos de quince minutos en hacerlo y al final, cuando lo estaba releyendo, hizo una bola con él y lo tiró a la papelera. Sabía que para lo que tenia que decir no le hacía falta ningún papel.

La noticia cogió por sorpresa a todas las redacciones. Nadie se la esperaba. El Real Madrid había comunicado en su web oficial que Florentino Pérez comparecería ante los medios a las doce del mediodía. Faltaban menos de cuatro horas y las especulaciones empezaron a surgir sin que nadie supiese a ciencia cierta cuál era el motivo del comunicado.

La mayoría de los medios, ante el buen trabajo de Zidane y la imposibilidad de nuevos fichajes, empezó a deslizar que iba a anunciar algún nuevo patrocinio. Unos pocos apostaron por una especie de lanzamiento oficial de Real Madrid TV y los menos se entretuvieron en sus tertulias mañaneras anunciando su dimisión. Lo único que sabían todos, y en lo que todos estaban de acuerdo después de decenas de llamadas, era que esta vez nadie sabía nada. Absolutamente nada.

A las doce del mediodía la sala de prensa era un hervidero, la expectación era máxima y los rumores rebotaban entre todos los medios como las carambolas en el billar. Puntual, con un traje azul y una discreta corbata rayada, apareció Florentino Pérez y se encaminó al estrado.

-Buenos días a todos y bienvenidos al estadio Santiago Bernabéu. Como bien saben todos ustedes una de las señas de identidad del Real Madrid a lo largo de su larga y exitosa historia ha sido el señorío. Este club ha dado muestras de ello en incontables ocasiones y precisamente por ello comparezco hoy ante ustedes para comunicarles que la final de la Copa del Rey no se va a celebrar en nuestro estadio porque a la gran mayoría de los madridistas NO NOS SALE DE NUESTROS SEÑORIALES COJONES. Que tengan ustedes un buen día.

bernabeu di stefano brindando

Aquella noche Florentino durmió de un tirón. Cuando despertó el sol se filtraba por la ventana y una rendija de luz bañaba la fotografía que le había infundido el valor suficiente para su comparecencia. Se levantó de la cama, se acercó a la pared donde estaba y la contempló una vez más. Era una vieja foto en blanco y negro que le había regalado su mujer. Una foto que reunía la historia del mejor equipo del mundo. En ella se veía a unos sonrientes Santiago Bernabéu y Di Stéfano brindando. Entonces, Florentino fue hasta su bodega, cogió la mejor botella de champán que tenía, la abrió, se puso una copa y volvió a su habitación. Se situó delante de la foto, sonrió y alzó la copa.

- Por ustedes. Y por nuestro señorío.

Soy un hombre hecho a mí mismo. El problema es que me sobraron algunas piezas. SOL O CONTIGO. Persigo playas.

5 comentarios en: Florentino Pérez y la foto