Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El caso Benzema

El caso Benzema

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon6 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Imputado es el estado de aquel a quien se atribuye la comisión de un delito o la participación en un acto delictivo. Es a partir del momento en el que el sujeto está imputado cuando se comienza a investigar si el mismo ha incurrido en el hipotético delito. Por tanto, estar imputado no convierte a nadie en responsable de un delito. Simplemente, la imputación confirma que sobre el mismo recaen sospechas de su participación en un hecho delictivo.

Esta pequeña explicación técnica resulta especialmente necesaria ante la condena anticipada de la que ha sido víctima Karim Benzema por parte de demasiada gente. Cabe recordar que el francés no debe tener ningún privilegio del que no disfrute el ciudadano medio, pero tampoco sus derechos se deben ver conculcados por el hecho de ser un estrella del fútbol mundial. Karim Benzema ya ha sido condenado por muchos mediante encuestas dirigidas que han parecido ignorar de forma interesada su derecho a la presunción de inocencia. En caso de ser absuelto, habrá sido víctima de un daño difícilmente reparable.

Dicho todo esto, no podemos negar ciertas evidencias. Karim Benzema parece llevar de serie, adheridos como garrapatas, ciertos problemas recurrentes con la ley. Sus infracciones de conducción le han puesto en diversos aprietos. Hace relativamente poco resultó absuelto de un delito de carácter sexual, pero su imagen pública quedó muy dañada. Parece que las compañías de Karim no son las ideales para llevar una vida tranquila alejada de los problemas legales que le acechan. Quizá el mejor consejo que podría recibir Karim de sus seres queridos es que sepa protegerse de estas compañías que parecen íntimamente ligadas al presunto delito por el que ha sido imputado.

benzema

Reconocido todo esto, parece complicado imaginar a Benzema como el extorsionador de su compañero de selección Valbuena quien, por cierto, recientemente ha publicado como imagen de perfil de Facebook una foto con Karim. En la presunta extorsión que se le imputa, la motivación económica (150.000 euros) parece carecer de la entidad suficiente como para que un millonario se complique la vida amenazando a un compañero de selección.

Parece que la imputación tiene como punto de partida una llamada de Karim en la que aconseja a Valbuena que acceda al pago de la referida cantidad para evitar la difusión de un vídeo de carácter erótico. Otras informaciones apuntan a que el madridista, en otra conversación, le recomendó desatender la amenaza en base a que su familia era ya conocedora del víde, por ser su propia esposa la protagonista del mismo. Parece evidente la implicación de Karim con el presunto delito. La clave será dirimir la intencionalidad de su actos. Paradójicamente Benzema no saldrá indiferente a esta investigación: o será condenado por extorsión o por contra resultara absuelto por su intencionalidad de ayudar a Valbuena. Sea lo que sea, como jurista confío en que la justicia francesa esclarecerá los hechos, y Benzema tendrá la resolución que merezca.

Desde luego, nunca promoveré que se le espere a la puerta de un juzgado para aplaudirle o abuchearle. No participaré en juicios anticipados sin pruebas y de carácter sumarísimo. En ese sentido, el comunicado del club ha estado a la altura de lo que representa: apoyo hacia la versión del jugador, pero respeto a la acción de la justicia y huida de teorías conspiratorias con tintes victimistas y manos negras. En eso también somos diferentes.

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

8 comentarios en: El caso Benzema

  1. Es, desgraciadamente, una nefasta característica de muchos de los habitantes de nuestra España: opinar, desde la más absoluta desinformación, sobre cualquier tema que surja si, además, tiene el morbo añadido de sexo o relación con la justicia. Característica que, en los últimos 10 o 15 años, se ha asentado, con ánimo de permanecer indefinidamente, en muchos periodistas cuya relación con la búsqueda de la verosimilitud de una noticia es pura coinciden