Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Coutinho o la moto 

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Coutinho o la moto 

Escrito por: La Galerna3 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Este señor tan sonriente que ven en la portada de Sport es Coutinho. A fin de ganar la Champions se fue del Liverpool, que acaba de ganar la Champions sin él. Es un señor sonriente, sí, porque es natural de Brasil, un país donde acaso el único que no sonría sea su Jefe de Estado. Pero solo por eso. Por lo demás, en el terreno estrictamente deportivo, no es que tenga excesivas razones para la sonrisa.

Tampoco el club que le paga tiene, para ser sinceros, excesivas razones paga sonreír por y con Coutinho. Costó 170 millones de nada. Si cuatro Champions y no sé cuántas cosas más después Bale sigue siendo el enemigo público número uno de la prensa madrileña, ¿qué lugar entre los enemigos de la prensa catalana debería ocupar Coutinho, que ha costado muchísimo más que Bale y solo se le ha visto esa (muy loable) sonrisa sin motivo?

Nos informa (?) Sport de que el Barça tiene prevista una salida para la comprometida situación de su estrella (?), y esa salida no es otra que el PSG. Colocar al PSG un jugador fracasado viene a ser como vender la moto al tío rico y ocioso que las colecciona. Resulta que ahora el tío rico no está precisamente ocioso sino que se tambalea entre problemas. No parece el momento de molestarle. Te acercas a pedirle que se haga cargo de un problema tuyo y lo mismo te encarga que mates a alguien, como les pasaba a Ewan McGregor y Collin Farrell con su tío millonario en aquella película de Woody Allen.

El caso es que Coutinho no ha ganado la Champions con su nuevo equipo, como pretendía, pero sí ha logrado que la escuadra en la que militaba antes se proclame campeona. ¿Cómo? Pues precisamente a base de costar 170 millones, dinero que el Liverpool ingresó en sus arcas, procedentes de las del Barcelona, para con él adquirir puntales como Allison, Fabino y Van Dijk. Todos ellos flamantísimos nuevos campeones de Europa. Es verdadera gratitud la que se tiene por Coutinho a orillas del Mersey.

Atención, sin embargo, porque el Barça tiene más paquetes que encasquetar al pariente adinerado.

Oye, emir. Que mira, que no solamente te dejo a Coutinho a precio de liquidación sino que por muy poco más te llevas en la bolsa a Rakitic y Dembélé. ¿Dónde va a estar mejor el letal (?) extremo que en un sitio donde le pongan todos los acentos en su sitio? En cuanto a Rakitic, no se nos ocurre ninguna razón especial por la que tenga que ir a jugar a París, sobre todo porque allí no hay Feria de Sevilla ni nada, mucho menos cuando palmas, pero el hecho es que más vale al croata ir haciendo la maleta y descargando en Spotify la discografía completa de Edith Piaf.

Por lo demás, se nos informa (??) también en el diario de Godó, grande de España, de que Guardiola ha defendido a Valverde. “El Barça sigue fiel a su estilo”, ha espetado Pep, demostrando una vez más que en este mundo que vivimos se puede decir prácticamente cualquier cosa mientras no te traicione el rictus. Si por estilo se entiende mantenerse tan lejos de una Final de Champions como Santiago Abascal de las activistas #metoo, puede ser que el de Santpedor dé en la diana.

A orillas del Mersey, ya que antes estábamos por allí, reina Salah, quien al término de la Final del Wanda (¿habéis leído la crónica de Fred Gwynne?) dejó abierta una incógnita sobre su futuro. Sostenía Alberto Cosín en estas mismas páginas que es el que nos conviene, que es el hombre, que todo pasa por el egipcio. Mariano, de momento, no parece estar muy por la labor de cederle el número siete, como se ve en la portada de Marca. Que venga quien tenga que venir, hermanos. El mundo seguirá girando y el Real Madrid (con o sin Mariano, con o sin Salah pero con vosotros) os querrá con locura.

Pasad un buen día.