Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¡CENSURA! (Tebas y la Nueva Pirenaica)

¡CENSURA! (Tebas y la Nueva Pirenaica)

Escrito por: Fred Gwynne3 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Simón y José estaban en silencio, sentados al lado de la radio, tapados con una manta. Habían apagado las luces y bajado el volumen al mínimo. Era una actividad prohibida, perseguida.

-Habla Radio España Independiente, estación Pirenaica. Compañeros, amigos, gracias a vuestra incansable lucha lo hemos conseguido: tenemos dos tomas nítidas del penalti, una frontal y otra lateral. Mañana se filtrarán a toda la prensa internacional.

-¿Has oído? Dos tomas nítidas -dijo con voz trémula Simón a la vez que apretaba con fuerza el hombro de José.

-No puede ser -contestó José abrazándose a su hermano.

-Es lo que ha dicho, una frontal y otra lateral. Y nítidas.

-¡Dios!

Hubo un tiempo, durante la dictadura de Franco, en el que mi abuelo se pasaba horas y horas moviendo el dial de la radio para encontrar “La Pirenaica”, una emisora clandestina de oposición al régimen, que emitía desde diferentes lugares de Europa para burlar el monopolio de los informativos que detentaba Radio Nacional de España. La Pirenaica (Radio España Independiente era su nombre oficial) nunca emitía desde el mismo dial, ya que el régimen interfería la frecuencia con diferentes pitidos, sonidos y ruidos de fondo que hacían imposible su escucha.

Hoy, muchas décadas más tarde, debido a la férrea censura de Tebas, unos cuantos locos, rozando el delito, arriesgando sus vidas virtuales y luchando por la libertad del Madridismo, son la “Nueva Pirenaica”.

-¿La has pillado?

-Enterita, tengo la imagen enterita. Se ve a Busquets cayendo desmayado al suelo sin que le toque nadie.

-Vale, perfecto, quedamos en el sitio de costumbre. Ten mucho cuidado.

-Descuida. Tengo siete cuentas diferentes y una cápsula de cianuro en la muela del juicio, no me pillarán.

Mi abuelo movía el dial y nosotros movemos rápidamente las imágenes antes de que la censura acabe con ellas. Van de mano en mano, de pantalla en pantalla, de móvil en móvil, como la fruta prohibida, como vegetarianos cortando jamón. Cualquier imagen que Tebas considere no adecuada para su negocio la elimina. A lo Franco. Tebas ha creado una nueva “Junta Superior de Censura balompédica” para preservar los valores morales, supervisar los partidos, conceder los permisos de césped (aquí suele delegar en el subcomisario Xavi Hernández), otorgar la licencia de exhibición y calificar los encuentros por edades. Una “Junta Superior” que en su delirio está convirtiendo los partidos en un despropósito, un nuevo y gigantesco “Mogambo” que tarde o temprano convertirá su adulterio con Roures en un ridículo incesto a la vista de todo el mundo.

Con Tebas volvemos a “1984”, a una sociedad orwelliana en el que el “Ministerio del Fútbol” ha sustituido al “Ministerio de la Verdad”.

-¿Has conseguido llegar?

-No, me han detenido y cacheado, pero he conseguido pasar una captura en el doble fondo del balón.

-Vale, con eso será suficiente, aviso a la imprenta. En unas horas tendremos miles de imágenes con la multicopista.

-Y octavillas, si sacamos “la vietnamita” hay que aprovecharla. Llenaremos los campos con octavillas de las patadas de Suárez.

Al paso que vamos tendremos que cruzar la frontera e ir a Hendaya o Perpiñán para contemplar las imágenes prohibidas. Nos reuniremos en esquinas, bajo la lluvia, con chubasqueros negros. Hablaremos bajito, nos pasaremos las imágenes como si traficásemos con droga y haremos cola, con la capucha subida, para ver “El último tango en París” y “La lujuriosa caída de Jordi Alba”.

Para contemplar pancartas del tipo “Sólo las dictaduras encarcelan a los líderes políticos” no hará falta viajar, se emitirán semanalmente en el Camp Nou. Sin censura.

-Aquí la tienes, es la imagen secuestrada del penalti, el plano definitivo, trágatela.

-¿Tragarla?

-Sí, nos vigilan, estamos cercados, no queda otro remedio.

-Vale, quedamos mañana en la rad…

-¡CORRE! ¡CORRE! ¡NOS HAN DESCUBIERTO!

Soy un hombre hecho a mí mismo. El problema es que me sobraron algunas piezas. SOL O CONTIGO. Persigo playas.

16 comentarios en: ¡CENSURA! (Tebas y la Nueva Pirenaica)